Perfumerías Avenida pagó el desgaste de la última semana en Bourges y cedió, 69-63, aunque salva el 'average' para tener aun todas las opciones que maneja en la mano en la última jornada ante Nadezhda. Será tercero si gana e incluso si pierde y también lo hace Bourges.

Pocas veces esta temporada, seguramente ninguna, Perfumerías Avenida volverá a iniciar un encuentro con un quinteto totalmente novedoso formado, con una combinación de las que seguramente fueran las jugadoras más frescas después de la intensa semana. Miloglav en la dirección y un interior con Gil y Milovanovic. Empezaron bien las de Ortega con un 0-5 a su favor pero pronto se empezó a vislumbrar un gran problema bajo los aros donde una acción detrás de otra Bourges conseguía sacar segundas opciones para acabar anotando.

De hecho tras dos rebotes ofensivos consecutivos del equipo galo, y pese a que el marcador era ajustado 11-8, el técnico del equipo salmantino pidió su primer tiempo seguro que para dar un toque de atención sobre lo que hacer para cerrar mejor el aro. Poco después ya empezó a echar mano de la caballería dando entrada de un golpe a De Souza, Elonu y Silvia Domínguez porque no era plan de dar alas al +6 local en el que Johannes empezaba a martillear desde el exterior y situaba tras un triple y un robo la máxima hasta entonces, 21-12. El otro problema de Avenida es que estaba poco preciso en el pase y se multiplicaban las pérdidas, al final del parcial 25-16.

Lo cierto es que el problema estaba atrás, con la defensa llegando centésimas tarde y el rebote, pero tampoco en ataque funcionaba todo y en especial se escapaban varios lanzamientos exteriores bien intentados pero que no encontraban aro. Mientras Avenida erraba, su rival atacaba con facilidad y se marchaba más en el marcador, por encima de los diez puntos lo que obligaba a Ortega a pedir otro tiempo muerto. Sin demasiadas instrucciones, como entendiendo que sus jugadoras, aunque erráticas, no daban para más en ese momento.

Sí corrigió y apostó por introducir defensas alternativas que unido a la aparición de Elonu y De Souza en el último tramo de cuarto permitió a Avenida situarse a siete puntos, que fueron nueve al descanso por culpa de un balón que no se le quedó muerto a Alexander bajo el aro para poner el 37-28.

El equipo seguía en partido, aunque forzado por el marcador y por sus propias limitaciones que se hacían evidentes en el inicio del tercer parcial. Un quiero y no llego, mantiéndose siempre en esa distancia de diez puntos pese a que eran varios los lanzamientos bajo el aro a los que les faltaba la precisión justa para entrar. Bourges se manejaba bien con esa renta e incluso se iba trece arriba antes de que Ortega pidiera otro tiempo muerto para pedir a sus jugadoras intentar penetraciones y darles el aliento posible para seguir intentándolo.

Lo hacían pese a encontrarse con triples del rival sobre la bocina pero es que esas alturas ya había que pelear sí o sí por el basket average. Bourges encontraba en el 6,75 su gran aliado en ese cuarto para mantener esa ventaja holgada que le garantizaba el partido y ponía en riesgo para Avenida su segundo objetivo. Con otro acierto cerró Tanqueray el cuarto, 56-43.

Eran diez minutos para jugar con la cabeza más que con las piernas. Diez minutos para jugar con el marcador y a ello se puso Perfumerías Avenida que empezó a aprovechar a Erika De Souza en la zona. Sus puntos y un triple de Silvia Domínguez a cuatro minutos del final y con diez abajo le dieron un nuevo soplo de aire al desgastado equipo salmantino que aun tuvo fuerzas para situarse a cinco, 64-59 antes del tiempo muerto local.

Quiso volver a marcharse Bourges y perseveró Avenida en unos últimos instantes defensivos en los que se volvieron a meter a seis puntos que fue la desventaja final.

tribunasalamanca.com