Marina Ramón, Lucía Alonso y Celia Gallego recordarán toda su vida la experiencia que a través del baloncesto les hizo en su día ampliar fronteras haciendo las maletas a otros países convirtiéndose en embajadores del deporte leonés como anteriormente hicieron otros jugadores. Compaginando estudios con el deporte de la canasta todos ellos siguen los pasos que en su día también tuvieron como protagonistas a Jorge Calvo, Riol, Ángela Salvadores, De Prada, Lucía Pablos o Javier Múgica por citar algunos ejemplos en un deporte como el baloncesto.

Estados Unidos en la mayor parte de los casos pero también en países como Irlanda han visto como la calidad de estos cinco protagonistas les ha llevado no sólo a ser uno más en sus equipos sino a convertirse en referentes. Es el caso de Marina Ramón. La jugadora berciana que en España formó parte del 6,25 de Ponferrada, Perfumerías Avenica y Rivas Ecópolis donde conquistó el título de Liga, daba el salto al baloncesto norteamericano hace unos años. Primero en la Newman University desde donde pasó a la De Anza y en 2016, tras una brillante campaña, a las Queens de Nueva York donde hace unas fechas se convertía en esencial para la clasificación de su equipo para el playoff por el título de la NCAA II después de una fase regular, fase regional y playoff brillante. Marina no pudo levantar el trofeo de campeona pero demostró que cuenta con galones y calidad para seguir haciendo historia para las Queens.

Aunque sólo lleva este curso en la liga universitaria, otra jugadora leonesa también está demmostrando de lo que es capaz: Lucía Alonso. La jugadora formada en el Aros León (club del que han salido otras baloncestistas viajeras como Lucía Pablos) recalaba después de convertirse con sus 18 años en uno de los pilares del club que entrena Moses en las Wildcats de Arizona. Con la plata en el Europeo U18 y el bronce en el Mundial 3x3 de la misma categoría al cuello Lucía afrontaba una primera temporada exigente y también intensa que esta base ha saldado de manera más que notoria disputando casi una treintena de encuentros con promediso cercanos a los seis puhntos y cuatro asistencias por partido. Y eso a pesar de su condición de novata y también de ser una de las más jóvenes de la plantilla.

El talento del baloncesto femenino leonés lo completa en la actualidad Celia Gallego que hace casi tres años hacía las maletas cambiando la elástica de la Universidad de León por el college Southern de Maryland en la NJCAA. Su gran rendimiento la llevaba a la Washington Adventist University donde esta leonesa formada en la cantera de Divina Pastora desde donde pasó al Aros y posteriormente al Baloncesto Femenino León antes de probar por el baloncesto americano.

M.Á. Tranca
diariodeleon.es