La Copa del Mundo Femenina de 2018 en Tenerife va cogiendo forma. A menos de diez meses para su celebración (tendrá lugar del 22 al 30 de septiembre) se van definiendo varios aspectos que todavía quedan por concretar, entre ellos el escenario del sorteo de los grupos, un acto que acogerá finalmente el lagunero Teatro Leal el próximo 6 de febrero. Así lo decidieron ayer los representantes de la FIBA (Predrag Bogosavljev, director de eventos, y Fabian Hoeppe, manager sport&competition) y de la Federación Española que se encuentran en la isla ultimando detalles, y que quedaron encantados con las prestaciones del recinto lagunero. Consideran que tanto su aforo, para unas 500 personas, como el resto de instalaciones se ajustan a las necesidades de un encuentro de tal envergadura. José Antonio Montero, vicepresidente de la Española, explicó que faltaba cerrar con la FIBA el horario del sorteo, pero que muy posiblemente sería por la tarde, y que podría ser ofrecido en directo por Televisión Española. Se espera la presencia de los seleccionadores de los equipos nacionales clasificados para el evento, además de representantes de la FIBA y otras organizaciones.

La del Teatro Leal fue una de las paradas realizadas ayer por la comitiva cestista que vela por el correcto desarrollo de esta Copa del Mundo. La jornada de ayer, la segunda de las tres previstas, arrancó en el Pabellón Quico Cabrera de Santa Cruz, donde los dirigentes baloncestistas se reunieron con los técnicos del Organismo Autónomo de Deportes capitalino, así como con los arquitectos que supervisarán las obras de remozado a llevar a cabo en el polideportivo chicharrero. A continuación hubo visita al Pabellón Santiago Martín, que albergará los partidos más importantes de esta Copa del Mundo. Allí, Bogosavljev y compañía, estuvieron acompañado por el consejero delegado de la empresa pública Ideco, Eusebio Díaz, y técnicos responsables de la instalación deportiva, entre ellos su gerente Jesús Álvarez. La ronda de visitas a pabellones también incluyó una supervisión del Miguel Ángel Díaz Molina de Puerto de la Cruz (al que se le cambiará la superficie de juego), así como al Basilio Labrador de Los Realejos. Ambos servirán como entrenamiento para buena parte de las selecciones participantes.

Al margen de las canchas de juego también se testó la calidad de las instalaciones hoteles, tanto en Santa Cruz y La Laguna como en Puerto de la Cruz. Para hoy están previstas varias reuniones que servirán para definir todo lo concerniente a la seguridad y, sobre todo, como puesta en común de los detalles observados en estos días de visita, si bien en el seno de la Federación Española existe total tranquilidad sobre que todo saldrá según está estipulado.

laopinion.es