Perfumerías Avenida cae, 69-62, em Estambul y será en Würzburg el miércoles donde se dispute otro partido para la Historia y donde deberá remontar los siete puntos que practicamente se dejó en el último minuto.

El primer capítulo de la semifinal entre Galatasaray y Perfumerías Avenida fue en muchos aspectos tal y como se esperaba. Tenso, intenso, con dos equipos intentando imponer su estilo defensivo y buscando aprovechar el error del rival, precipitado por momentos y con esas situaciones dudosas que en competiciones europeas suelen resolverse a favor del equipo de casa siempre en momentos delicados de los encuentros.

 
El duelo tuvo una apertura igualada, casi como si ambos equipos estuvieran tanteando el terreno y comprobando si lo que esperaban y sabían del rival era lo que se iban a encontrar. Alternativas en el marcador con un Avenida que se puso por delante nada más iniciarse el duelo y recuperó el mando tras una canasta de Moss justo antes del final del cuarto que finalmente acabó 18-18. Avenida atacaba bien el rebote ofensivo, principalmente con Nicholls y frenaba a su rival cuando conseguía que llegara en estático, principamente porque su porcentaje en los tiros de tres era muy bajo.

Después de un triple de Mestdagh al poco de arrancar el segundo parcial y un par de protestas de las jugadoras turcas a los colegiados comenzó a variar un poco el sino del duelo. Galatasaray mostraba que es también en defensa, sobre todo sobre las líneas de pase, donde tiene un evidente punto fuerte. Varios robos de balón le permitieron atacar en transiciones rápidas y después de un triple de Alben y una falta antideportiva de Gil sobre la base lograba irse cinco arriba a cinco del descanso.

Avenida sufría en los 1x1 y en las ayudas sobre todo por las apariciones centelleantes de una Epoupa capaz de convertirse en un dolor de cabeza. Con cuatro puntos seguidos de Petronyte el equipo turco alcanzaba su máxima renta, 34-25, lo que obligaba a Ortega a pedir tiempo muerto y parar el partido. El equipo salmantino logró sujetar el arreón de su rival entonces gracias a dos acciones bajo el aro de Robinson aunque esa reacción se vio algo frenada después de que Silvia Domínguez tuviera que marcharse al banquillo tras recibir un fuerte golpe allí donde se los lleva todos este año, la nariz.

Después de esa acción llegó el descanso, con Galatasaray seis arriba, 36-30, y las cartas de ambos ya puestas sobre la mesa.

Avenida había conseguido superar la defensa turca cuando era capaz de atacar con cabeza fría, alargando la posesión sin enredarse, y su problema atrás se manifestaba si Galatasaray podía correr porque en caso contrario sus porcentajes bajaban de forma notable. Elonu, con seis puntos consecutivos, capitaneó el ataque en las primeras acciones ofensivas tras la reanudación para ajustar de nuevo el marcador.

Volvía la igualdad, los minutos en los que a un triple de Robinson  respondía Alben con otra y volvía a dar réplica Moss. Galatasaray daba la dirección a Epoupa, liberando a Alben para buscar lanzamientos y trabajaba para forzar los errores de Avenida en situaciones como saques de fondo o banda Se mantenía por delante, siempre con rentas cortas aunque cuatro o cinco puntos en una eliminatoria así pueden acabar siendo los vitales y así, con 53-48, se entró en la resolución final.

Parcial abierto con un triple de Mestdagh y una canasta de dos de Djublevic. Intercambio de golpes que mantuvo a Galatasaray aun por delante, 57-55, antes de que Maljkovic pidiera un tiempo muerto que le vino bien a su equipo que se mantuvo al frente después de desaprovechar Moss dos ataques con lanzamientos precipitados. Aire que Avenida dio a su rival que además en un visto y no visto sumó un parcial de 6-0 que le permitía rozar su máxima ventaja. De la nada habían sacado petróleo aunque es un equipo tan revolucionado que justo después cometía un antideportiva que daba la oportunidad a Avenida de sumar, 63-58. Se pudo acercar más de no errar Nicholls un par de tiros libres y de no anular los árbitros por pasos inexistentes una canasta de Robinson aunque así se entró a 2'30" del final.

Ahí aparecieron dos jugadoras de la experiencia de Robinson y Silvia Domínguez para asistir la segunda y anotar la primera en dos ataques consecuivos que dejaban a Avenida, 63-62, a dos del final. Se habían jugado bien esos minutos pero se entró mal en el último, con una pérdida de saque de fondo que favoreció dos tiros libres de Galatasaray y la posibilidad de que se fuera cinco arriba. Otra regalo que no desaprovecharon y que obligaba a Avenida a intentar anotar en esos 30 segundos para intentar quedar en la mejor situación posible. No fue así, incluso se complicó más y de un partido que Avenida tuvo para ganar acabó yéndose con sabor amargo y siete puntos que levantar para poder pensar en la final.

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO