No fue el partido más lucido del curso, pero la noche de ayer se recordará años y años, y no sólo en Girona. Con la suficiencia que le daba el +23 hace una semana en Lyon, el Spar CITYLIFT rubricó el pase a las semifinales de la Eurocopa, un hito jamás alcanzada por la entidad, pero tampoco por ningún otro equipo catalán femenino en ninguna competición continental.

Historia con mayúsculas que se paladear a pie de pista y en las gradas, y que se puede agrandar más, porque una vez se llega hasta aquí, nadie tiene suficiente. El equipo tampoco, que la próxima semana iniciará la semifinal contra el BLMA francés, con la ida el jueves en Fontajau. Antes, sin embargo, toca la visita a Salamanca del domingo. Dos citas para continuar pensando en grande.

De menos a más

Que las francesas se plantaran en Girona sin cuatro piezas de peso (Dos Santos, Clark, Allemand y Sacko) no significaba que llegaran rendidas. Dejaron bien claro en la puesta en escena, con acierto y sacando jugo del tono contemplativo con que el equipo saltó a la pista (5-13, 5 '). La grapa de Nuria Martínez desde la primera línea encomendó el resto y en el Asvel se le achicó la cesta. Tanto, que anotó un único baloncesto en juego el resto del primer cuarto, y de rebote de ataque. El Spar CITYLIFT había frenado el golpe, si bien cerró el primer parcial detrás (14-18) al no aprovechar su dominio en el rebote de ataque, sobre todo de Gabby Williams.

Las de Èric Surís no localizaban la consistencia y, a trompicones, no hacían camino. Al contrario. El técnico tuvo que detenerse por segunda vez el partido viendo que el rival le penalizaba los errores y los desajustes defensivos (14-25, 13 '). Pareció, con dos acciones seguidas en la zona (Colhado y Hampton), que se deshace de esta atonía, pero los problemas se acumulaban. Las defensas alternativas del Asvel la incomodaban -y no la ayudaba el desacierto desde el arco- y le reaparecieron los problemas para contener el rebote defensivo. Todo ello llevó a un -12 (20-32, 17 '), que generó inquietud, en una fase en la que se estaba muy atascado. Pero, apretó los dientes y pudo llegar al descanso con un 26-32. Una bendición, tal como se desarrollaba el partido.

El paso por los vestuarios fue reconstituyente. El equipo salió con otro aire, más enérgico, y el rival dio un paso atrás. Incapaz de encontrar situaciones cerca de canasta, el Asvel tuvo que buscar puntos de fuera y ya no estaba tan fino, ni disponía de segundas opciones. Aquí, la aportación de Gabby Williams fue muy valiosa. Esto le abrió vía hacia la verticalidad y, cuando añadir también el acierto desde el exterior (5 triples en el tercer cuarto), no sólo se puso por primera vez delante, sino que literalmente arrollar las visitantes (46-39, 28 '), para delirio de los aficionados que se dieron cita en Fontajau. El ritmo y la tensión competitiva decayeron en el último cuarto, con las francesas ya conscientes de que no había nada que hacer en la eliminatoria. Las gerundenses aceleraron en el tramo final, con el trabajo de Bea Sánchez, para situarse con un +10 (61-51, 39 '), que dio paso a la entrada de Aina Martín y Julia Soler como colofón.

 

Autobús para ir a Montpellier

Consciente del momento histórico que se le presenta al club, el Spar CITYLIFT ha decidido organizar un autobús para acompañar al equipo en la vuelta de la semifinal contra el BLMA, que se disputará dentro de dos semanas, en un horario y día aún por definir. La proximidad del desplazamiento a Montpellier, a unos 245 kilómetros de distancia -unas dos horas y media en coche-, lo ha propiciado. "Sería bonito que pudiera venir mucha gente nuestra en la vuelta para intentar hacerla aún más grande", expresó Eric Surís en la sala de prensa. Ayer, de hecho, había representantes del club francés en las gradas de Fontajau para espiar y tomar notas del juego gerundense. El técnico también resaltó el papel imprescindible de la afición en las noches europeas de este año: "No hemos tenido un camino de rosas. Hemos tenido eliminatorias muy duras y nos han empujado a superarlas. Han creado un rescoldo, una química con el equipo que cuesta más de ver en la Liga Femenina. "En las tres eliminatorias, la asistencia en Fontajau no ha bajado de los 2.000 espectadores y, en las dos últimas, contra el Szekszárd y ayer, se llegó a las 3.000. Una cifra similar a la que presumiblemente será la próxima semana, en el partido de ida.

Jordi Prat
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)

foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO