Aunque ya con dos jornadas previas en la mochila como primera toma de contacto, el Nissan Al-Qázeres inició ayer oficialmente el nuevo curso, el cuarto consecutivo en la élite del baloncesto español, con el primer entrenamiento a las órdenes del nuevo cuerpo técnico liderado por el entrenador Ricardo Vasconcelos.

Todas las integrantes del plantel, incluida Jannie Simms, quien fue la última en llegar este pasado fin de semana, se ejercitaron ayer sobre el parqué. Paula Ginzo, que pudo vestirse de corto para entrenar, lo hizo al margen de sus compañeras y con trabajo específico, pues aún está en proceso de recuperación tras la operación a la que se sometió hace dos meses y medio para evitar molestias en su pie derecho. Dependerá de su evolución si puede o no estar lista para la jornada inaugural del día 28 de septiembre en Zaragoza frente al Gernika: «Ya corro, salto y hago muchas cosas. A ver si puedo empezar la temporada. Si no, cuanto antes», explicó ante los medios de comunicación.

La pívot del equipo verde y amarillo asegura que, aunque aún es pronto para hablar de sinergias grupales, la plantilla ha congeniado a la perfección con el cuerpo técnico y augura que el grupo dará batalla: «Es un equipo joven y todas estamos dispuestas a aportar nuestro granito de arena para dar nuestra mejor versión. Tenemos ilusión y ganas de currar».

Ese trabajo, según el entrenador, Ricardo Vasconcelos, tendrá un punto de partida muy definido; la defensa. El técnico portugués vaticina que la pretemporada servirá «para meter la filosofía que queremos implementar». Esta no será otra que una defensa muy disciplinada para luego correr la pista. «Será un baloncesto alegre que va a gustar a la grada». Del mismo modo, Vasconcelos aboga por una suerte de retroalimentación de energía que vaya de la pista al graderío y a la inversa, pues en su forma de entender el baloncesto considera que los aficionados pueden hacer el papel de una sexta jugadora.

En esta primera sesión oficial las integrantes de la primera plantilla estuvieron acompañadas por algunas canteranas. Una política que el cuerpo técnico quiere extender al resto de la temporada con el objetivo de que las jugadoras de la casa puedan ir empapándose de conocimientos baloncestísticos al lado de compañeras de primer nivel.

Por su parte, quien seguirá vinculado una temporada más al Al-Qázeres es Jesús Sánchez. Quien iniciase la pasada campaña como entrenador del primer equipo será el encargado de coordinar todo el ámbito deportivo del club desde la cantera al equipo sénior, donde ayudará al cuerpo técnico en labores de gestión. El técnico de la casa logró clasificar la pasada temporada al Al-Qázeres para jugar la fase final de la Copa de la Reina para, posteriormente, guiar al equipo de Primera Nacional al título liguero de su grupo.

La primera prueba de pretemporada será el domingo en Málaga ante el Unicaja, de Liga Femenina 2.

J. Cepeda
foto: L. Cordero
hoy.es