Perfumerías Avenida, bloqueado ofensivamente en el segundo tiempo y con casi nula poca presencia interior, cede ante la defensa de Girona y la exhibición de Mendi y la presencia física de Coulibaly (55-68).

 

Desde que Perfumerías Avenida se convirtió hace ya más de dos décadas en uno de los equipos más relevantes del baloncesto nacional, los diferentes proyectos han ido encontrado de manera sucesiva diferentes némesis. Rivalidades que cuanto más se enconan -en el mejor de los sentidos del término-, más valor permiten dar a la victoria y más justifican el ansia de revancha en caso contrario. En esa competencia en la que se ha ido encontrando de forma sucesiva con UB Barça, Ros Casares, Rivas, desde hace unos años el que ocupa la otra esquina el ring es Spar Citylift Girona frente a quien ya se han vivido capítulos que han permitido que lleguemos a hablar de 'clásico'.

Son los favoritos a todo y ahora más igualados que nunca después de que el equipo gerundés le discutiera y ganara el título liguero a Avenida el año pasado y esta campaña haya mantenido el bloque reforzándolo para disputar la Euroliga.

Perfumerías Avenida aspira esta campaña a recuperar ese cetro aunque es consciente que será un duelo con momentos para ambos -en la Supercopa la moneda cayó del lado gerundés-, en el que su renovada plantilla deberá saber sacar lecciones de todo lo que vaya pasando para cuando llegue el momento de la verdad. Duelos entre Avenida y Girona hemos visto de todos los colores, con más o menos calidad, más o menos ajustados -casi siempre parejos-, con más o menos peso mental pero en todos pasa algo y todos importan en el momento y para el futuro. En el que los medía en Würzburg se ofrecía la oportunidad de alcanzar el liderato en solitario para uno u otro y también la ocasión para minar la confianza del adversario, generarle ciertas dudas para lo venidero.

Tan silenciosa y efectiva como jugó en Avenida, tan silenciosa como se marchó, así se presentó Elonu en el partido para inaugurar el marcador a favor de Girona con un triple a los ocho segundos. Puntos a los que respondió Loyd en un inicio de partido que ya empezó a mil revoluciones y en el que Avenida encontró resultado en la apuesta de Ortega de situar a Hof de inicio. La holandesa comenzó sacando una falta de ataque a Coulibaly, sumó dos puntos y cogió un rebote ofensivo en apenas tres mnutos de juego.

El talento ofensivo de los dos equipos encontraba fórmulas ante defensas agresivas que llevaban, por ejemplo, a Palau al banco con dos faltas. Loyd y Hayes capitalizaban la resolución de los ataques de Avenida aunque mayor protagonismo aun tenía Mendi en filas gerundense con 11 de 15 puntos a falta de un minuto para el final del cuarto cuando Coulibaly, que se las había tenido tiesas con Hayes y Akhator, se iba al banco con un golpe en la nariz.

Cazorla estrenó segundo cuarto con un triple y pudo coger su máxima renta Avenida pero el tiro bajo el aro de Gil no entró y cada error, y más si se gasta un segundo en lamentarlo, penaliza porque el contraataque fue inmediato y Elonu puso el 21-18. Tiempo muerto inmediato de Ortega que completaba rotaciones para ir regresando poco a poco al quinteto inicial. Loyd mantenía pulso anotador con Mendi y Elonu y Hayes, que recibía de lo lindo nada más iniciar cualquier acción hacia aro, ponía la máxima 27-20 y respondía Palau desde 6,75.

Coulibaly al banquillo con la tercera falta, provocada por una de nuevo hiperactiva Hayes en instantes en los que las ganas por abrir un poco la brecha por parte de unas y de recortar el marcador por parte de otras -y de paso no tener que bregar mucho con las defensas-, llevaba el duelo a una sucesión de ataques precipitados en uno y otro aro. Un ritmo endemoniado en busca del descanso en un partido que ya se podía ver no iría a demasiados puntos, 29-25.

Se habían fallado varias canastas más o menos fáciles bajo aro pero más allá de eso no perder la compostura defensiva y conseguir encontrar más un interior donde Hof era la más destacada por sensaciones pero faltaban puntos que aliviaran al exterior eran retos a intentar cumplir por Avenida en la reanudación. La realidad es que los dos equipos comenzaron fallones, al equipo salmantino se le volvieron a ir varias acciones bajo canasta y tampoco Girona encontraba ataques claros aunque sí empataba el duelo. Paraba el duelo Ortega porque si algo no le gusta es la anarquía en el juego y el error a este equipo a veces le lleva a equivocarse en la toma de decisiones. Por eso unos segundos de pausa no vienen mal.

Un triple de Palau, con frescura tras los minutos en el banquillo en el segundo cuarto y el descanso, ponía a Girona por primera vez por delante después de la canasta inicial y los intentos siguientes de Loyd y Domínguez no entraban de manera que en cinco minutos las charras se mantenían en solo dos puntos anotados y su rival cogía sus primeras ventajas.

Partidos así pasan por esos momentos de jugadoras y al que tuvo Palau le sucedió providencial y espectacular triple de Samuelson para poner el empate a 34 y reanimar al equipo y a la grada. Puntos que caían a cuentagotas en uno y otro lado con el problema ya serio a estas alturas para las locales que no encontraban producción en su interior porque ni Akhator ni Vitola se metían en partido.

Duelo que con máxima igualdad quedaba para resolverse en el último cuarto, 37-39. Si Girona se había quedado en nueve puntos en el segundo parcial, era Avenida el que ahora se había quedado en ocho, dos canastas en juego y el resto desde el tiro libre. Buena culpa de ello la tenía la defensa de Mendi sobre Domínguez porque por ahí empezaba a cortocircuitarse todo. Coulibaly mandaba en la zona sin oposición y Girona se iba seis arriba, situación alivió Vitola con un triple.

En Avenida, con Hayes y Loyd desaparecidas tras el descanso, la única que a esas alturas parecía encontrar el camino al aro era Samuelson pero se fue al banquillo y en cambio enfrente las dos jugadoras que habían empezado a decidir el choque, Coulibaly y Mendi -numeros impresionantes para acabar con un 7 de 11 desde el triple-, llevaban a Girona a la máxima del duelo, 45-55, a 4'36" para el final.

Una distancia que entre las dos protagonistas del segundo tiempo aumentaban antes del último intento de Ortega por variar la situación con su tiempo muerto. Un canto del cisne que entonaba el equipo de la mano de Silvia Domínguez, protagonista de cinco puntos consecutivos para entrar en los dos últimos minutos con 51-60.

Un imposible ante un Girona al que le sobra experiencia en el plantel que ha reunido y exprimió a sus jugadoras más importantes sin pensar en la minutada para atar un choque que define al nuevo líder y deja claro a Avenida que necesita poner más cara en el asador para doblegar a su antagonista.


PERFUMERÍAS AVENIDA (18+11+8+16): Silvia Domínguez (9), Jewell Loyd (10), Tiffany Hayes (13), Laura Gil (2), Emese Hof (6) -cinco inicial-, Evelyn Akhator (0), Kristine Vitola (5), Maite Cazorla (3), Andrea Vilaró (-) y Karlie Samuelson (7).


SPAR CITYLIFT GIRONA (16+9+14+29): Adaora Elonu (9), Laia Palau (6), Magaly Mendi (27), María Araujo (0), Naignouama Coulibaly (14) -cinco inicial-, Tijana Andusic (4), Roso Buch (2), Helena Oma (0) y Brittney Sykes (6).

 

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (Alejandro López)