Spar CITYLIFT Girona consiguió el domingo su cuarta victoria en la pista del Perfumerías Avenida, repitiendo los éxitos de los primeros partidos de las finales de 2015 y de 2019, y de la primera vez, en octubre de 2014, con Ramón Jordana en el banquillo

 

El 15 de octubre de 2014, en la primera jornada de Liga de aquella temporada, el Spar CITYLIFT Girona se llevó la victoria de Salamanca por un 56-64 que fue tanto una jarra de agua fría para el Perfumerías Avenida como una sorpresa para la gente del Uni. «Cuando en la tarde me llamaron para decirme que Chambers tenía fiebre y que era duda pensé que saldríamos bien escaldados», reconocía al día siguiente el entonces, y aún ahora, director deportivo del club, Pedro Puig. Una victoria que el Uni, con Ramon Jordana estrenándose en el banquillo en un partido de Liga, consiguió con sólo ocho jugadoras porque, al ser miércoles, Eva Bou y IHO López no habían podido viajar por temas laborales y de estudios , y con la estadounidense Brittany Chambers febril por una infección. De las ocho, una, Elia Ros, jugó menos de 3 minutos, y Jael Freixanet aún no 10. Con esta escasa rotación y 20 puntos de Vanessa Jedda y 20 más de Ify Ibekwe, el Uni fue capaz de asaltar por primera vez el Würzburg: 56-64 contra un Avenida que tenía Marta Xargay, Shay Murphy, Angel Robinson o Marta Fernández.

Noe Jordana, Anna Carbó y Vita Kuktiene eran las tres otras jugadoras de aquel equipo, que, con la victoria en Salamanca, rompió el mito de la imposibilidad de ganar en la pista del Perfumerías Avenida. El club gerundense no lo había conseguido nunca en sus primeras seis temporadas en la élite y, desde entonces, sólo lo ha repetido tres veces más. Una, esa misma Liga, cuando, ya con Roberto Iñiguez de técnico ganó allí el inicio de una final que el Uni culminaría con el título de Liga del día de San Jorge; y en sus dos últimas visitas. Es decir, el pasado 2 de mayo con otra victoria que acabaría transformándose, tres días más tarde, en el segundo título de liga de la historia; y anteayer, domingo, con el MVP de la jornada, Magali Mendy, liderando un 55-68 que dejó helado un Miguel Ángel Ortega que, durante su primera etapa en la Avenida, logró que volviera a parecer que una victoria gerundense en Salamanca era poco menos que una misión imposible.

El resultado más amplio que ha conseguido el Spar CITYLIFT Girona al Würzburg fue en su segunda victoria. Un 70-85 en el primer partido de la final de 2015 con las veteranas Jordana y Kuktiene destrozando a golpe de triple una defensa zonal que el entonces técnico del Avenida, Alberto Miranda, mantuvo muchos minutos para protegerse de Jedda y Ibekwe cerca del aro.

La temporada siguiente, la que Ortega comenzó en el banquillo del Uni y la terminó en la Avenida, abrió una sequía de victorias de Girona en Salamanca. Xavi Fernández, en la final de aquel curso, y después ya Eric Surís hicieron rozar la victoria en varias oportunidades pero nunca terminó de caer. Hasta, seguramente, cuando menos gente se le esperaba, en el primer partido de la final de la temporada pasada. El Uni llegaba a la lucha por el título ya sin Nadia Colhado y muy desgastado tras una temporada dura llegando a las semifinales y después de revolver su estilo de juego al perder la pívot brasileña y, antes, Shay Murphy. Y llegó a Salamanca y golpeó muy fuerte la Avenida con un primer cuarto que dejaría las castellanas sin capacidad de respuesta (7-24). Al final, 64-70 con 24 puntos de Keisha Hampton que dejaría el Uni a tocar de su segundo título de Liga. Aquella fue la penúltima visita del Spar CITYLIFT Girona en Salamanca, la última fue la del domingo. Dos victorias consecutivas en una pista donde, hasta ese 15 de octubre de 2014, ganar parecía casi una utopía.

 

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)