Ha vuelto a Girona para «disfrutar de cada minuto en la pista» jugando junto a Laia Palau y compañía


La biografía de Magali Mendy (Orly, 1990) no acaba de entrar en los parámetros habituales en el deporte de élite francés. El actual escolta del Spar CITYLIFT Girona empezó muy tarde a jugar al baloncesto y, sin pasar por los centros de formación (INSEP) de donde salen la mayoría de estrellas de Francia, se ha cocinado una carrera a fuego lento que tiene su punto de inflexión cuando hace dos temporadas llegó a Fontajau con 27 años y sin haber podido debutar aún en la Primera División de su país. Un buen año en Girona y Mendy se vio jugando la Euroliga con uno de los mejores equipos de Francia (Villeneuve) y estrenándose con la selección absoluta, con la que no descarta jugar los Juegos Olímpicos de Tokio. Antes, sin embargo, ha vuelto a Girona para «disfrutar de cada minuto en la pista» jugando junto a Laia Palau y compañía, repetir experiencia en la Euroliga y luchar para ganar las finales que se le escaparon en su primera temporada en Uni.

Su carrera es un poco atípica. Debuta en la Primera División de su país y la selección francesa con 28 años, después de explotar aquí en Girona.
La temporada pasada jugué por primera vez con el equipo nacional, en la Euroliga ... Creo que antes no había sido mi momento, pero este terminó llegando. He hecho mi trayecto hasta aquí con buenos momentos y otros más complicados, pero nunca me rendí y, aunque sea más tarde, los frutos del trabajo duro acaban llegando en su momento.

Ve su historia como un ejemplo para los más jóvenes?
No lo sé. Mi historia es diferente y he trabajado duro para llegar hasta aquí, pero es mi historia. Es bonita, pero no sé si debe servir de ejemplo para más gente. Yo estoy feliz de haber llegado hasta aquí, disfruto ser dónde estoy ahora y sigo trabajando. Este verano hice un campus, pero más que para que mi historia fuera un ejemplo fue para explicar un poco como trabajo, como me cuido físicamente, el esfuerzo necesario para llegar hasta aquí ...

Hace unos años se imaginaba aquí, jugando la Euroliga?
No, claro que no. Ni lo soñaba, yo quería llegar un día a jugar en un equipo de la Primera División francesa, pero nunca pensé que llegaría a jugar en la Euroliga o con el equipo nacional. Lo veía imposible ...

De hecho empezó tarde a jugar al baloncesto.
Sí, hasta hacia los 20 años no me puse del todo. No pasé por el INSEP para formarme como jugadora. Antes hacía atletismo, pero mis amigas jugaban a baloncesto y me acabé decantando por jugar yo también.

Dónde sitúa el momento clave de su carrera?
Aquí en Girona. En mi primera etapa en el club. Sin lugar a dudas. Yo venía de la Segunda División francesa y un equipo que jugaba la Eurocup se interesó por mí. Había hecho una buena temporada con el Porvenir Chartes y equipos españoles y franceses parecía que se interesaban por mí, pero fue una sorpresa que un equipo de Eurocup de la Liga española me quisiera. Venir aquí en Girona hizo que mi carrera fuera adelante.

Este verano tuvo claro que tenía que volver. Estaba convencida de que era la mejor decisión?
Girona era una muy buena opción para mí porque me permitía continuar jugando en la Euroliga. La temporada pasada, con el Villeneuve, jugué por primera vez esta competición y la quería continuar jugando. Volver a Girona a luchar por la Liga y jugar la Euroliga era la mejor opción.

Y qué pensaba cuando veía que el club fichaba Petrovic, Sikes, Elonu ... en un equipo donde ya había Palau o Nuria Martínez?
Dije «ohhh!». Quedé sorprendida, nunca había jugado en un equipo con jugadoras de este nivel. Me dije a mí misma que quería disfrutar de jugar en el mismo equipo que ellas. Y lo estoy haciendo, cada día cuando comparto minutos en la pista con jugadoras como Laia.

De momento, el equipo está ganando muchos partidos y usted está jugando bien. Satisfecha del inicio de temporada?
Sí, naturalmente. En la Liga no hemos perdido ningún partido, pero sí dos fuera de casa en la Euroliga, donde ganamos el último aquí en casa. De momento nos están pasando muchas cosas buenas.

Victoria en la pista del Avenida siendo el MVP de la jornada. El domingo fue un día especial?
Fue un día especial porque fue la primera vez que ganaba en Salamanca. Siempre había perdido allí. Lo más importante fue que ganamos, lo cierto es que fue un día con muchas cosas buenas.

Ve el Uni ganando finales esta temporada?
Trabajamos para intentarlo. No es fácil porque hay buenos equipos y tenemos que ir paso a paso. Primero vendrá la Copa de la Reina y después el play-off de Liga. Ahora lo más importante es trabajar para llegar en las mejores condiciones posibles en los momentos decisivos de la temporada.

En la Euroliga es más complicado ganar partidos ...
Sí, por supuesto. Los rivales son muchos y no es fácil ganar partidos, sobre todo fuera de casa, pero sí lo podemos hacer. Contra el Sopron ya vimos que es posible, pero para ganar la Euroliga hay que jugar juntas como equipo y muy concentradas durante los 40 minutos del partido. Cada posesión es muy importante y cualquier error te castiga mucho. No puedes jugar bien sólo unos minutos del partido.

El año pasado fue convocada por primera vez con Francia pero se acabó quedando fuera del Europeo. Ahora ve posible ir a los Juegos Olímpicos.
Está claro que lo veo posible. Estoy en la lista para los próximos partidos y eso quiere decir que es posible. Ir a unos Juegos es con el que sueñan todas las jugadoras.

Esto de los Juegos sí que no se lo imaginó, ¿verdad?
No, no ... Si no me imaginaba jugar en la Euroliga o con el equipo nacional, ir a unos Juegos ya era un sueño demasiado grande. Pero está claro que todo es posible.

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO