Mann Filter se acerca a la Copa de S.M. La Reina tras vencer ayer a Uni Girona en Fontajau

DEL AGOTAMIENTO A LA FRUSTRACIÓN

El pasado 12 de noviembre, hace apenas un mes, todo el mundo se reía en Fontajau. Y eso que el Uni acababa de perder otro partido en la Euroliga. El resultado no importaba. El equipo de Miguel Ángel Ortega había puesto contra las cuerdas al equipo más poderoso de Europa, el Ekaterimburgo, que sólo había podido salir vivo de Fontajau gracias a una genial actuación de una de las mejores jugadoras de la historia, Diana Taurasi, y después de que Noemí Jordana no anotara un triple que hubiera llevado el partido a la prórroga. Ayer, cuatro semanas después, nadie sonreía en Fontajau. Una de las que más sonreía, el día del Ekaterimburgo ya cada entrenamiento, es ahora en Turquía (Chelsea) y aunque «sin Messi también debemos ganar partidos» en el Uni se le ha hecho de noche desde la marcha de la estadounidense. Hoy, incluso, hay dudas razonables de que el actual campeón de liga juegue la próxima edición de la Copa, dependerá de donde sea la sede y los averages que haya después del próximo fin de semana en el que el equipo gerundense juega en Salamanca, y lo que es peor: Después de dos derrotas consecutivas en liga hay la duda si el equipo de Miguel Ángel Ortega está más cansado, que lo está, y mucho, o está directamente ofuscado.


Ayer, contra el Mann Filter, el Spar CITYLIFT Girona perdió la oportunidad de clasificarse directamente para la Copa con una derrota (54-59) que hace por ella misma y por las sensaciones de impotencia de un equipo que, trabaja y trabaja, pero ha dejado de tener alegría. El cansancio pasa factura ganado y, por ejemplo, Noemí Jordana que venía de hacer un partido sensacional miércoles contra el Bourges de Céline Dumerc ayer no anotó ni un solo punto en 36 minutos, se comió más de una jugada en defensa y no pareció nada cómoda con todo ello. Y una Jordana con mala cara, como la que hacía al final del partido, siempre es la peor noticia para uno. Además, incluso, que el rostro de desesperación de un Miguel Ángel Ortega que en pocas semanas ha pasado de dirigir un equipo que ilusionaba a uno que sufre mucho. Y de agotamiento de Jordana o la desesperanza Ortega al bloqueo por ofuscamiento hay poco camino a recorrer.


Contra un Mann Filter que, incluso ahora se ve con sus opciones de ir a la Copa, el Uni fue siempre a batzagades. Con más corazón que argumentos. Los momentos de buena defensa acababan para solucionar los problemas para anotar de un equipo con poca amenaza exterior y escaso talento en las manos de sus interiores (ayer esl 22 rebotes ofensivos se tradujeron en pocos puntos). La línea exterior - Jordana, Mingo y Knezevic- apenas descansa y la mayor parte de su producción anotadora llegó del corazón de Knezevic que, a pesar de no anotar nunca desde más de cuatro metros y medio, se las ingenió para aportar . Especialmente al inicio de la segunda mitad cuando el Mann Filter se puso 10 puntos arriba, gracias a dos triples seguidos de Ocete y Moschen. La reacción llegó con la grapa de Knezevic, los tiros de Mieloszynska y, sobre todo, el poder físico de Coulibaly dentro de la zona. La pívot de Malí era imparable para las interiores locales, pero, aunque parece que el partido del acabaría decantando, sus 19 puntos y 19 puntos no tuvieron premio porque llegó literalmente fundida al final del partido. Viendo que Coulibaly dominaba en la zona, Ortega no supo encontrar el momento para hacerla descansar y se olvidó de Piciute. La lituana, que sólo había jugado un minuto en el tercer cuarto, volvió a entrar en el partido a treinta segundos del final con todo resuelto. Una alra cara que era un poema. En medio, el uno había secado rápidamente la renta de 10 puntos del Mann Filter inicio del tercero pero, a pesar de llegar ponerse por delante, fue desfalleciendo a medida que Coulibaly iba teniendo más problemas para saltar. Al final ya casi para ir de un lado a otro de la pista. A tres minutos del final, Zlatanova ponía las aragonesas ocho puntos por delante (50-58). El uno estaba mucho y el club empezaban a sacar la calculadora para estudiar las opciones de ir a la Copa.

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat

 

 

 

MANN FILTER SUEÑA CON LA COPA TRAS VENCER EN GERONA

 

Sin ningún complejo y con toda la ambición posible el Mann Filter dio un golpe sobre la mesa de la Liga Femenina. Se impuso en Fontajau, la pista del segundo clasificado, y se aúpa al cuarto puesto, que da acceso a la Copa de la Reina, a falta de una sola jornada para el final de la primera vuelta. Los 14 puntos de Zlatanova y los 10 de Ferrari auparon al Mann Filter en un partido de alternativas que se decidió al final (54-59) y ahora las aragonesas se jugarán su presencia en la Copa en casa frente al Conquero. La cita, el próximo sábado a las 19.00 horas.

El equipo de Víctor Lapeña comenzó muy centrado en el partido y pronto tomó ventaja en el marcador (0-5 y 4-10), pero el Girona, un equipo de Euroliga, logró un parcial de 11-0 para darle la vuelta al marcador (15-12 al final del primer cuarto). El Mann Filter dominó el segundo cuarto y llegó al descanso con ventaja (29-33) con una canasta final de Esparcia y a pesar de que sus tres pívots contaban ya con tres personales cometidas.

En el tercer cuarto, el conjunto aragonés logró aumentar su ventaja hasta los ocho puntos (31-39), pero Girona no sacó la bandera blanca y volvió a darle la vuelta al resultado. La defensa aragonesa acabó siendo clave para batir al segundo clasificado de la Liga Femenina, ya que en los últimos diez minutos el Mann Filter solo permitió ocho puntos al conjunto rival, que sumó así su segunda derrota consecutiva. Para el Mann Filter, en cambio, supuso la cuarta victoria seguida en una racha que le ha permitido meterse de lleno en la lucha por clasificarse para la Copa de la Reina. "Quiero felicitar a todos por la tenacidad y lucha de este equipo y desear que sigamos haciendo de nuestro trabajo un placer diario", dijo Víctor Lapeña tras el partido.

elperiodicodearagon.com