Si la noticia de la vuelta de Silvia Domínguez a Perfumerías Avenida fue acogida con alegría por los aficionados del club salmantino, su rendimiento después de finalizada la primera vuelta de la Liga y recién comenzada la segunda de la Euroliga ha superado casi cualquier expectativa previa porque incluso ha dado más de lo que se esperaba, no tanto por su capacidad como por si se tenía en cuenta que venía de vivir un año 'raro' en la más que 'extraña' gestión de plantilla de Ekatirunburg.

Silvia se fue hace unos años de Avenida como una gran jugadora, capaz de manejar el 'show time' como pocas, pero su mayor virtud en su vuelta es que ha sabido asumir el papel de líder cuando el equipo más lo necesitaba.

Avenida apostó sobre seguro con ella en cuanto a dirección y calidad de juego pero además ha encontrado en la capitana personalidad para echarse al vestuario a la espalda en los momentos 'más grises'. En los intangibles es la 'reina' indiscutible y la muestra clara de ello es que al preguntar cualquiera de sus compañeras quién es la pieza fundamental del equipo y hay unanimidad al señalar a la catalana. Silvia es el 'pegamento' de este Avenida.

Su juego mantiene el toque 'deluxe' que enamoró a Würzburg desde el primer día pero es que además en los números su relevancia también es significativa. Silvia es la tercera jugadora más valorada del equipo después de los trece encuentros que ha disputado en Liga. Quinta máxima anotadora y, por supuesto, mejor asistente. Comparando sus números respecto a su última temporada en la anterior etapa en Avenida -temporada 2011-12-, destaca la mejora significativa en sus porcentajes de tiro. En lanzamientos de dos ha pasado de un 31,4% a un 52,2% y en tiros triples de un 31% a un 55% -es la segunda mejor en porcentaje de la Liga por detrás de Gemelos-. Como asistente calca las 4,2 por partido y su valoración media ha subido más de dos puntos porcentuales.

SU RECAMBIO, SOLVENTADO
Aunque físicamente también es clara su evolución y parece no agotarse nunca, una de las dudas que se plantearon en el desarrollo de la primera vuelta fue cómo conseguir darle descanso durante los partidos sin que su ausencia se notara. Antes de comenzar la Liga ese problema no parecía que fuera a existir porque en el puesto de base había dos jugadoras más pero con la llegada de los partidos cada vez que Domínguez iba al banquillo el juego se resentía de forma notable.

La salida de Cristina Pedrals y Mariona Ortiz abría la puerta a una posible incorporación al base pero Alberto Miranda miró dentro del vestuario y encontró la solución en Jacki Gemelos que en su papel de 'multiusos' ha sabido adaptarse cuando ha sido necesario a ese puesto de 'uno'. No es Domínguez pero tiene inteligencia y visión de juego para resolver con solvencia la papeleta así que, hoy por hoy, el fichaje de una base no es prioritario para el club.

Teresa Sánchez
tribunasalamanca.com