prometegirona

 

EL PRIMER CUARTO LASTRÓ A CAMPUS PROMETE ANTE UNI GIRONA

El Campus Promete cosechó esta noche una dolorosa victoria por 69-92 ante el Spar Citylift Girona, actual campeón de Liga Femenina. El conjunto catalán tan sólo necesitó de un brillante primer cuarto (10-35) en el que logró una ventaja de 25 puntos que dosificaría hasta el final del encuentro impidiendo al conjunto riojano reengancharse al partido. La nota positiva del encuentro la dejan los más de 950 aficionados que abarrotaron el C.D.M. Lobete y los primeros minutos de la capitana logroñesa Naiara Galilea (3 en total) esta temporada en la competición tras superar una lesión de rodilla.

El Campus Promete saltó a la cancha con Juana Molina, Ana-Marija Begić, Marta Tudanca, Jazz Covington y Azania Stewart, un quintento con músculo cuyo objetivo era frenar a un Spar Citylift Girona con un poderoso juego interior, pero que llegaba con tan sólo ocho jugadoras.
Las visitantes comenzaron con un 0-4 en los primeros segundos gracias a una rápida e inspirada Adrijana Knezevic (4 puntos), que lideraba el ataque de las suyasmotivada por su regreso a Logroño. A pesar de haber disputado un encuentro de Euroliga el pasado miércoles, las catalanas lograban imponer un juego basado en transiciones eléctricasen la zona y, con un acierto del 70% de cara al aro, en el ecuador del primer cuarto se ponían 13 puntos por encima (4-17).


La tónica del partido se mantenía durante los primeros diez minutos y, a pesar de las embestidas de Azania Stewart, muy activa desde el inicio del encuentro (6 puntos), se llegó al término del cuarto con una diferencia de 25tantos a favor de las visitantes (10-35), un lastre demasiado pesado para afrontar el resto del encuentro.

Las sensaciones se repetían en el segundo cuarto, en el que las de Andreu Bou seguían concediendo muchos huecos en defensa ante un rival que apenas cometía errores y que no dudaba en lanzar a canasta ante la más mínima posibilidad, donde destacaba Chrissy Given con 20 puntos.
A pesar de que el porcentaje de tiro del Campus Promete seguía siendo muy bajo (40% frente al 58% de las visitantes) y se cometían demasiadas imprecisiones y pérdidas, las riojanas lograban una racha de 8-0 en el ecuador del cuarto que despertaba a los cerca de 1.000 aficionados que se congregaron en el C.D.M. Lobete para ver el encuentro ante el actual campeón. Con la grada animando, las de Bou lograban limar tímidamente la diferencia y hacerse con el segundo cuarto (20-14) para congelar el electrónico antes del descanso en 30-49, una diferencia aún demasiado grande para soñar con la remontada.

Tras el descanso las riojanas salían con energía y en apenas dos minutos lograban un parcial de 6-2 para encender a la afición local, pero las visitantes no estaban disputas a ceder su amplia ventaja y volvían a conseguir canastas fáciles a través de Knezevic (12 puntos), Coulibaly (17 puntos) y Given (22 puntos), principalmente.

A falta de dos minutos y medio para finalizar el cuarto el Campus Promete lograba un parcial de 7-0 (47-66) tras un triple de Paula Estebas (7 puntos) que ponía en pie al pabellón, pero el dominio de las gerundenses se mantenía y se llegaba a los últimos diez minutos de juego con 49-72.
Con un Spar Citylift Girona que no daba ninguna tregua a las riojanas y que dosificando la abultada renta lograda en el primer cuarto se llegó al término del encuentro con 69-92 en el marcador. Una dolorosa derrota de las riojanas ante su afición, #Los1000deLobete, que tuvieron como única alegría la reaparición de la base y capitana Naiara Galilea, que aún no había debutado esta temporada en Liga Femenina tras ser intervenida de su rodilla el pasado verano.La riojana jugó más de ocho minutos (8’ 28”) y logró 3 puntos.
Mejor jugadora del partido

Naignouma Coulibay fue nombrada MVP del encuentro con 32 puntos de valoración, gracias a 19 puntos anotados, 12 rebotes capturados y 2 asistencias.
Por parte del Campus Promete, destacó Paula Estebas con 10 puntos anotados y 7 asistencias, lo que se tradujo en 12 puntos de valoración.

Campus Promete: 69 (10 + 20 + 19 + 20): Ana-Marija Begić (2), Naiara Galilea (3), Amaya Gastaminza (9), Oumoul Thiam (1), Elena Salcedo (0), Paula Estebas (10), Juana Molina (3), Jazz Covington (11), Azania Stewart (12), Isabel Benito (0 ), Marta Tudanca (9) y Leslie Knight (9).

Spar Citylift Girona: 92 (35 + 14 + 23 + 20):Chrissy Givens(28), Noemí Jordana (1), Adrijana Knezevic (12), Lina Pikciute (7), Vita Kuktiene (10), Tayler Mingo (8), Naignouma Coulibaly (19) e Italee Lucas (7).


Próximo encuentro (17ª jornada de Liga Femenina): C.B. Conquero Huelva Wagen– Campus Promete (22 de enero a las 21:00 horas).

Alejandro Toraño
CAMPUS PROMETE

 

 

 

YA SE PUEDEN MIRAR AL ESPEJO

 

El Spar CITYLIFT Girona hunde el Promete en un primer cuarto perfecto (10-35) y certifica la vuelta a la normalidad (74-51)
Givens y Coulibaly ejecutan en ataque pero el equipo ya arraiga en defensa y saca provecho en la transición


El Spar CITYLIFT Girona vuelve a ser un equipo que se reconoce. Ayer, sin ningún complejo, hizo lo que no había conseguido en los dos últimos meses: hundir al rival en los primeros diez minutos. Triturarlo desde todas las posiciones, no darle aire con la pelota y, luego, mantenerlo a raya hasta el minuto 40. Sí, era el Campus Promete y no el Castors Braine, pero el Uni también había perdido en Las Palmas y había sufrido lo que no está escrito en Madrid, dos equipos no muy mejores que el Promete. Y hoy, por fin llega Spanou.

Tormenta de 10 minutos

Hacía tiempo que el Uni no completaba un primer cuarto como el de ayer. Pletórico de acierto (14/20 tiros de campo) y castigando bien las pérdidas del rival (8) no le hizo falta una defensa extrema -pero sí muy activa y inteligente- para colapsar el Promete un ataque tras la otro y llevar el partido a su terreno. Llegó un momento en que parecía que el Promete imploraba no tener que atacar. Y al otro lado, los dos tiempos muertos de Andreu Bou no sirvieron para contener Givens, que, como un cuchillo afilado, rompía la defensa local yendo de fuera hacia dentro (12 puntos). Pero no era ella sola. Pikciute tuvo una entrada positiva en ataque, Knezevic (con un punto de motivación extra para jugar en el que fue su pabellón) era el elemento diferencial detrás y con Coulibaly se terminó uno de los pocos argumentos de las locales, el rebote de ataque.

El 10-35 en 10 minutos lo dice todo. 25 puntos de ventaja debían permitir una tarde plácida a las de Ortega. Fue así, a pesar del 11-2 de salida del segundo cuarto (21-37), para que se defendió con criterio y cuando había transición Givens continuaba anotando (20 puntos y 24 de valoración al descanso). Con dos referencias claras en ataque (Givens y Coulibaly) ya no había que confiar en los puntos de Jordana, al que Andreu Bou dedicó una atención especial buscando el colapso del Uni en ataque. No fue.

Aunque defender mejor el cinco contra cinco en el segundo cuarto, el Promete nunca hizo olor a remontada. Estaba limitando las pérdidas y Knight continuaba sumando pero la tercera falta de Stewart (21-37, 14 ') era un condicionante. El Uni no se gastó inútilmente defendiendo siempre a toda la pista pero cuando lo hizo el Promete sufrió y, a pesar de anotar 20 puntos en el segundo cuarto, seguía sin haber partido.

Veinte puntos de confort

Ni unos buenos momentos de Covington (36-53) terminaron de hacer cosquillas. El Promete flotaba descaradamente Knezevic pero llegaban soluciones de la serbia y de las otras, aunque Givens encontraba menos carriles para penetrar. Pero la diferencia estaba oscilando siempre en torno a los 20 puntos, excepto después de un tiempo muerto de Buey (37-60), cuando se redujo a 15 (47-62) con el Promete sumando de tres en tres (2 +1 de Covington y triple de Estebas). Covington hizo la tercera, Bou no la sentó y Coulibaly le forzó la cuarta. La maliense fue la solución para volver a los 25 de renta (47-72) con una exhibición de fuerza para monopolizar el rebote, fuera detrás o delante (6 puntos seguidos), y un tapón salvaje que remató ella misma anotando en transición.

El último cuarto sobró. De hecho, sólo sirvió para que el Promete pusiera las 12 jugadoras en pista. Porque nada cambió. Las locales, venga fallar. El Uni, venga anotar con Givens y Coulibaly y venga rebotear con la pívot africana. Con 49-78, Bou pidió un tiempo muerto en el que el Uni decidió que no haría más sangre (58-78) pese a perder una oportunidad de oro de anotar 100 puntos por primera vez. Pero el miércoles llega la AGU Spor en Fontajau y los excesos se pagan. Todo salió tan redondo que incluso Mingo remató el partido con un triple. Hacía un mes que no anota ningún

Toni Romero
lesportiudecatalunya.cat