La pívot griega ha destacado en los dos primeros partidos de la serie contra Perfumerías Avenida, tapando en el juego interior las bajas de Pikciute y Ibekwe, y recuperando el buen nivel que había exhibido a principio de curso antes de lesionarse en la mano

En el primer tramo de temporada, cuando las lesiones, los cambios y el desgaste de la doble competición aún no había dejado sin aliento al equipo que entonces entrenaba Miguel Ángel Ortega, Artemis Spanou era una de las piezas más destacadas del Spar CITYLIFT Girona. Chelsea Gray acaparaba muchos elogios, pero el talento y la voluntad de la joven ala pívot griega, apenas es su segunda temporada profesional, no pasó desapercibida para nadie. Hasta lesionarse jugando con su selección en el mes de noviembre, curiosamente la misma semana que Gray marchaba en Turquía, Artemis Spanou era la segunda máxima anotadora del equipo después de la estadounidense.

Puntos, capacidad para jugar de cara a canasta, buena actitud en la lucha por el rebote ... En su último partido de liga antes de lesionarse, en la pista del Gernika, había subido hasta los 27 de valoración y, sólo tres días antes, había hecho 11 puntos y 11 rebotes contra el poderoso Ekaterinburg. Spanou estaba destacando hasta que un dedo roto la apartó tres meses de las pistas, le cortó el ritmo, y, sobre todo, le sacó una confianza en su juego, que le ha costado volver a reencontrarse. «Ha sido una temporada complicada, con muchos cambios, y yo he tenido el problema de la lesión, pero ahora estoy bien, estoy con confianza y siento que también tengo la del entrenador», explica la jugadora griega de 23 años formada en la universidad norteamericana de Robert Morris.


Tras dejar atrás la lesión, Artemis Spanou, que no llegó a tiempo para la Copa ni para los últimos partidos de la Euroliga, no vuelve a jugar hasta el primer partido de Xavi Fernández en el banquillo (derrota ante el Gipuzkoa) pero aunque el nuevo técnico le da confianza desde el primer día, 28 minutos contra las vascas, Artemis parecía lejos del nivel que tenía antes de lesionarse. Probaba muchas cosas, especialmente en ataque, y terminaba antes ofuscada porque no le acababan de entrar los tiros. La llegada de Ify Ibekwe parecía que aún le quedaría más protagonismo, pero llegada la hora de la verdad y con Pikciute y Ibekwe lesionadas, la mejor Artemis Spanou ha asomado a la final. El domingo, en la agónica victoria ante Perfumerías Avenida para alargar la final, la pívot griega se hizo enorme dentro de la zona para capturar dieciséis rebotes contra pivotes muchos más grandes y altas que ella como Ndour, Jedda, Kobryn o Vitola.
«Fue un partido especial. Remontando, jugando todas juntas con mucha confianza en nuestras posibilidades y que, una vez acabas y? Gua? Ñas, dices: esto es verdaderamente un equipo », dice Spanou que, sin embargo, diferencia claramente lo que pasó el domingo con el partido de este sábado en Salamanca en el que se decidirá el título: «claro que podemos volver a ganar. Es otro partido. Diferente de los demás, los mismos equipos, los mismos cuerpos técnicos, pero un partido diferente. Uno nuevo y ganar la Liga allí en Salamanca sería un gran éxito. Claro que sí y, para mí y para el equipo, la mejor manera de cerrar la temporada ».


Miguel Ángel Ortega siempre había tenido muchas buenas palabras para Artemis Spanou. La capacidad de trabajo de la pívot griega, no es raro verla en el pabellón de Fontajau en días que el equipo tiene fiesta, gustaba mucho al actual técnico del Perfumerías Avenida y ella tampoco ve con malos ojos los meses que trabajó junto al entrenador del Hospitatet. «Trabajé bien con Miguel y ahora también con Xavi, los dos me han ayudado mucho a crecer y me han dado confianza. Es verdad que son dos entrenadores diferentes, pero yo les estoy agradecida a los dos porque, a pesar de los problemas con la lesión, esta temporada he crecido mucho como jugadora y he mejorado físicamente y tácticamente ».


Dos entrenadores, Miguel Ángel Ortega y Xavi Fernández, que se están viendo las caras en esta final de Liga en un duelo de estilos. Mientras Ortega sigue confiando en la presión y aumentar la intensidad física de los partidos con una rotación de diez jugadoras, Fernández ha sorprendido con la zona del partido de Salamanca y con el «box and one» sobre Silvia Domínguez en el segundo en Fontajau. Artemis Spanou río a la pregunta de si habrá más «sorpresas» para el sábado: «Ya lo veremos, hoy nos hemos empezado a entrenar para preparar el partido y veremos qué podemos hacer». Pase lo que pase, título o no, Artemis Spanou terminará su primera temporada en Girona feliz porque «a pesar de la lesión he jugado muchos minutos en un gran club, me he estrenado en la Euroliga y, además de como jugadora también he crecido como persona. Ganar la Liga ya sería un gran final de temporada ». Y? El año próximo? «No sé, todavía no hemos empezado a hablar, primero tenemos que jugar la final y después ya habrá tiempo de hablar».


PROMOCIONANDO LA "BANYOLAS DRAGON BOAST FEST"
El próximo 7 de mayo, el lago de Banyoles será el escenario del «Banyoles Dragon Boat Fest», modalidad del piragüismo que proviene de antiguas tradiciones chinas con la figura del dragón como símbolo, y ayer las jugadoras del Uni promocionaron el festival fotografiándose dentro de una de estas curiosas embarcaciones en el exterior de Fontajau. De cara a la próxima temporada las jugadoras del Uni probarán las embarcaciones, pero aquella vez ya dentro del agua

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
Google Translate