Del duelo entre Noemí Jordana y Silvia Domínguez, las bases del Spar y la Avenida, depende en gran parte el desenlace del título. Ortega y Xavi Fernández les han dedicado una atención especial en los dos primeros partidos

Noemí Jordana es el timón del Spar CITYLIFT Girona y, el día que se retire, el club y la afición se darán cuenta de cómo de bien acostumbrados los tenía la base de Torelló. Es una jugadora capaz de decidir por sí misma, de generar, de leer la situación más favorable y, a los 36 años, de jugar los 45 minutos de partido y prórroga de una final de liga y fue decisiva para ganar en el tiempo añadido. Ella y seis compañeras más tienen la liga en las manos, pero Noe seguro que tiene el partido en la cabeza, bien dibujado.

El problema es que enfrente no hay cualquier jugadora. Silvia Domínguez es siete años más joven, pero su palmarés es impresionante, tanto en el ámbito de selecciones (campeona de Europa) como de clubes. Ha sido en los mejores de Europa, incluido el Ros Casares y el Ekaterimburgo, y así no es extraño que en casa coleccione trofeos: tres Euroligas -es la única jugadora que las ha ganado de forma consecutiva con tres equipos diferentes- , seis ligas, tres copas, una supercopa de Europa y una FEB.

Dos fuera de serie

En cualquier caso, Jordana y Domínguez son las dos mejores bases de la Liga Femenina. Suman 30 temporadas como profesionales -y algunos partidos como júniors-, aunque con trayectorias diferentes. Jordana es, con diferencia, la jugadora con más partidos en competiciones FEB. El de hoy será el que hace 530 en 18 temporadas como senior. Silvia Domínguez acreditará 268, repartidos en nueve temporadas como senior y dos de junior.

De lo que salga de su cabeza y de sus manos dependerá muchísimo el desenlace de la liga. Los dos entrenadores lo saben. Por eso Ortega castiga a Jordana cambiándole la defensora. Por eso Xavi Fernández protege a su directora de juego repartiendo el desgaste de subir la pelota contra la presión del Avenida. Y por eso mismo el técnico gerundense se sacó de la manga una defensa mixta (cuatro en zona e individual con Domínguez) en el segundo partido.

Jordana y Domínguez no han coincidido en una misma plantilla, pero sí han jugado en un mismo club, el Ros Casares. La Montgatina, un solo año, pero le sirvió para hacer el triplete (Euroliga, liga y copa) justamente con Roberto Íñiguez. Jordana se estuvo seis temporadas en dos etapas y en la segunda coincidió con Carmen Lluveras, que, como manager del club, también fichó Silvia Domínguez y que explica cómo las ve ahora, ante el reto de tener una final en las manos.

"Experiencia definitiva"

Lluveras entiende que los equipos donde ha jugado Domínguez le dan "una experiencia que es definitiva". "Son muchos años en equipos de altísimo nivel europeo, muchos años, y este recorrido le da una sabiduría que se traduce en ausencia de dudas. Su oficio hace que ofensivamente sepa leer las ventajas, llevar el balón en el lugar más conveniente y tener poder de decisión por sí misma cuando el equipo se lo pide. La experiencia le da esta superioridad. "Por contraste," Noemí Jordana no tiene el plus de la altísima competición de su rival y no ha trabajado con jugadoras del mismo nivel, y eso es importante ".

La entrenadora catalana, pero, apunta una diferencia en el entorno - "Domínguez tiene más equipo a su alrededor" - y una característica que más tarde contrastará con Jordana: "Es más decisiva por su incidencia en el juego colectivo que no por ella misma. "

"Una killer"

"A Liga Femenina, Noemí Jordana juega con suficiencia. Domínguez tiene peso en la Euroliga, pero la LLF hacía años que no la disputaba. En cambio, Noe se siente la reina, gobierna, manda, domina todos los elementos de la competición, rivales arbitrajes, entrenadores. Lo tiene todo en la cabeza ", afirma Lluveras. "Antes de la final me dijo:« Carmen, tengo un plan, y si nos sale bien, la liga será nuestra »", revela.

En cambio, "el Uni va justo de efectivos", constata Lluveras. "Me gustaría ver el duelo entre ambas con diez jugadoras por banda", añade.

"Jordana es más killer, en momentos decisivos es más capaz de definir, más capaz de anotar el triple ganador que Silvia Domínguez, que no lo tiene tanto porque en los últimos equipos en los que ha estado no ha tenido ese rol", remata Lluveras .


Toni Romero
foto. Eduard Galán
lesportiudecatalunya.cat

Google Translate