Hace tiempo que a Lino López se le agotaron las palabras para calificar la temporada que está haciendo su equipo y describir lo que la plantilla está viviendo este año. “Cuando la dinámica y la inercia es tan buena, al final salen partidos como este”, proclama el técnico en alusión a la última victoria del Star Center Uni Ferrol, la duodécima de su cuenta, la que lo acerca un poco más a ese anhelado play-off por el título. Un triunfo ante el Araski que lleva el sello de calidad de un equipo que “nunca se rinde” y con una capacidad inusitada para superar todos los obstáculos que encuentra en su camino.


“Físicamente nos estaba costando mucho, porque hay muchas jugadoras que llevan más de 35 minutos de media en los últimos partidos; no éramos capaces de defender a Roundtree... Fue el único momento en el que dio la sensación de que realmente estábamos muertas. Cualquier equipo habría bajado los brazos”, reconoce el preparador, pero un cambio defensivo que emparejó a Barbee con la que estaba siendo la auténtica pesadilla para el Star Center cambió totalmente el panorama y “el equipo volvió a meterse en el partido de una forma increíble, con tiros que antes no nos habían entrado, con situaciones que no nos estaban saliendo”.
Dar un giro tan radical a un partido en el último aliento solo es posible “cuando un equipo tiene la confianza que nosotros tenemos en lo que estamos haciendo”, constata el preparador.

 

Superación
Pocos apostaban por él al inicio de temporada, menos si cabe tras la “espantada” de Podkowa a horas de empezar la competición; muchos torcieron el gesto cuando Lyon dijo también adiós de forma precipitada en Navidad y los más escépticos vaticinaron que le iba a costar ganar algún partido cuando Ana Suárez se lesionó. De eso hace ya cinco semanas y las departamentales han vencido tres de los cinco encuentros que jugaron en liga, a punto estuvieron de meterse en las semifinales de la Copa y han revalorizado sus opciones de acceder al play-off.
Por ahora, con la permanencia ya asegurada, Lino López ya no rehúsa hablar de esa posibilidad de acabar entre los seis primeros. Lo hace, eso sí, con la prudencia que lo caracteríza –“son cuatro, pero nosotros tenemos que ir partido a partido y ahora mismo centrarnos solo en recuperarnos lo mejor posible de este”– pero también con determinación –“aunque parezca increíble, solo podemos pensar en eso”– y cierto orgullo.


El orgullo de quien ha ligado su trayectoria deportiva al club de su ciudad: “Hay que pensar quiénes somos, lo que es este club y que hace muy poco aquí, en Esteiro éramos cuatro amigos y familiares. Ahora, ver cómo ha crecido, la masa social, el apoyo que tenemos, cómo vive la gente los partidos... a mí me hace especial ilusión. Ser de Ferrol y estar viviendo esto es un privilegio”, sentencia.


Un mínimo paréntesis para la euforia antes de retomar el discurso cabal que pone el acento sobre el próximo partido, con Gran Canaria como rival. Un duelo “a vida o muerte” para el cuadro insular, que lucha por mantener la categoría. Ello le conferirá un plus de dificultad a una contienda ante la que Lino López se muestra comedidamente optimista: “Ya hemos visto lo que confían las jugadoras en sí mismas y cómo creen que somos capaces de cualquier cosa”.

diariodeferrol.com
foto: Virginia Algora LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO