Casi seis semanas después de sufrir la rotura del tendón semimembranoso de su pierna derecha y con el alta médica ya en el bolsillo, Ana Suárez lleva varias jornadas aumentando progresivamente el ritmo de trabajo para recuperar cuanto antes su nivel físico y poder ayudar al equipo en esta decisiva recta final del campeonato.

La jugadora todavía no se ejercita a pleno ritmo con el resto de sus compañeras, pero formará parte de la delegación departamental que en la jornada de hoy partirá hacia tierras canarias. Allí se medirá, mañana a las siete –hora insular– al Gran Canaria en un partido clave en sus aspiraciones para acceder al play-off por el título.

La idea es que, en función de cuáles sean sus sensaciones en las horas previas y de cómo trascurra el partido, pueda participar algunos minutos si fuese necesario. En cualquier caso, y teniendo en cuenta que el nivel competitivo del equipo en las últimas jornadas ha sido muy elevado a pesar de su ausencia –ganó tres de los cinco partidos en los que ella no estuvo–, tanto la jugadora como el cuerpo técnico prefieren no apurar los plazos ni forzar su reaparición para evitar una posible recaída. La consigna es clara: es mejor esperar una semana más y que Ana Suárez esté al cien por cien y no arriesgarse a que se precipite en su regreso.

Desde que se lesionó el 28 de enero en la recta final del partido ante el Cadì La Seu, Ana Suárez se volcó en un proceso de rehabilitación que resultó más lento de lo esperado y durante el que se sometió a dos infiltraciones con factores de crecimiento, además de a intensas sesiones de fisioterapia, magnetoterapia, tratamiento láser...

El equipo departamental emprende esta noche a las 21.00 horas su desplazamiento a Gran Canaria, un viaje exigente en el que el club quiere minimizar al máximo el cansancio


diariodeferrol.com