En el 2014 fue nombrada la mejor jugadora del mundo sub17 y un año después, la FIBA la entronizó como la mejor jugadora joven de Europa. La ovetense Ángela Salvadores, una de las grandes promesas del baloncesto español, atraviesa ahora una etapa de transición, la adaptación al baloncesto profesional. Tras su breve paso por la mítica Universidad de Duke y tras desvincularse también del Perfumerías Avenida de Salamanca, Salvadores ha optado por viajar hasta Hungría. La próxima temporada militará en el Uniqa Sopron, junto al también entrenador español Roberto Iñiguez.

Hace tres años sorprendió al orbe baloncestístico. En la final del Mundial Sub17 anotó 40 puntos ante Estados Unidos en un partido para enmarcar. Tres años después, la ovetense, llamada por algunos la Petrovic española, ha dado un nuevo salto en su carrera. Será la primera experiencia profesional en el extranjero para la joven jugadora asturiana de 20 años. «Estoy muy contenta con la oportunidad y el reto» que supone su fichaje por el conjunto magiar, que mostró especial interés en su incorporación. «Es cierto que me decidió el hecho de que pusieran mucho empeño en mi fichaje», ha afirmado Salvadores, que ha distinguido entre su prematura marcha de la Universidad de Duke en Estados Unidos y la situación que ahora se ha repetido en Salamanca «porque son casos diferentes, ya que en la universidad tenía minutos y el respeto del equipo y simplemente quería iniciar ya la vida profesional».

Su llegada al Uniqa Sopron húngaro coincidirá con la de su compañera, la pívot internacional serbia Jelena Milovanovic, así como con el entrenador español Roberto Iñiguez que tras sus etapas en Turquía y Rusia, se pone al frente de un proyecto «que tiene muy buena pinta y es ambicioso», ha señalado la jugadora.

Precisamente el entrenador con el que coincidirá también ha supuesto un aliciente para Ángela Salvadores, del que espera «aprender lo máximo, porque es una motivación extra y un plus el poder seguir creciendo como jugadora al lado de un técnico con su prestigio internacional», ha dicho.

La jugadora internacional, que disfruta de un descanso en León antes de concentrarse con la selección española sub-20 con vistas al Europeo de Portugal, ha reconocido que ha dado «un salto importante como jugadora» en su primera campaña en el equipo charro. La asturiana ha cumplido «un sueño» tras lograr con el conjunto salmantino un triplete histórico en la entidad, además de debutar en la Euroliga.

«Ha sido un gran año, en el que he aprendido muchísimo y en el que he podido disfrutar de un triplete -Liga, Copa de la Reina y Supercopa- histórico en el club, aunque era el objetivo ambicioso que nos habíamos marcado para esta temporada en un club que siempre tiene el gen ganador», ha dicho.

Para Ángela Salvadores ha sido su segunda experiencia en la Liga Femenina 1, tras su debut hace dos temporadas con el Rivas madrileño, antes de que probara, sin que fuera provechosa la experiencia, en el baloncesto estadounidense con la Universidad de Duke.

«No ha tenido nada que ver el año en Rivas con el que he disputado con Perfumerías Avenida, donde es un lujo compartir pista con jugadoras increíbles por su potencial y de las que se aprende en cada momento», asegura.

Su papel ha sido secundario dentro del triple campeón, después de disputar 25 encuentros en la competiciones nacionales, con unos promedios de casi 13 minutos por partido y 3,6 puntos.

En esta temporada, el técnico, Miguel Ángel Ortega, le ha encomendado la función de base, junto con la internacional Silvia Domínguez, después de que la joven jugadora siempre hubiera actuado como escolta, aunque ha reconocido haberse adaptado perfectamente a su nuevo papel donde incluso se ha encontrado «muy cómoda».

De cara al verano, la jugadora formada en el CB Aros de León volverá a la selección española júnior tras su ausencia el pasado verano a causa de una lesión en el tobillo y será una de las grandes bazas del equipo sub-20 que buscará el título en Matosinhos (Portugal).

Su palmarés hasta ahora en categorías inferiores, de las que se despedirá después de este europeo, es para enmarcar con 3 oros -dos en sub-16 y otro en categoría sub-18-, además de una medalla de plata en sub-17 y un bronce en sub-18.

Juan M. Arribas
lavozdegalicia.es