La estadounidense Brittany Brown se convirtió en el sexto refuerzo del Embutidos Pajariel Bembibre para su sexta campaña en la Liga Femenina. Aunque contamos con excelentes referencias suyas a nivel deportivo, queremos conocerla personalmente. Nos habla de sus expectativas de cara a su primera experiencia lejos de su país.


Corría el 7 de junio cuando Embutidos Pajariel Bembibre, inmerso en plena vorágine de fichajes, anunciaba la incorporación de su segunda jugadora extracomunitaria. Tras confirmar la llegada de la pívot canadiense Quinn Dornstauder, oficializaba el fichaje de la escolta estadounidense Brittany Brown, que había jugado durante las cuatro temporadas anteriores en la Liga Universitaria de Estados Unidos (NCAA), concretamente en las filas de la Universidad de Florida State.  
Ahora, a sus 21 años, la rookie norteamericana llega a España después de ser una jugadora importante durante su trayectoria universitaria. Además, recientemente participó en el training camp de Los Ángeles Sparks, donde coincidió con su nueva compañera Quinn Dornstauder. Durante su etapa formativa compartió equipo con jugadoras españolas tan importantes como las campeonas del Eurobasket Leticia Romero, que jugará la próxima campaña en el USK Praga; y María Conde, fichada por SPAR Citylift Girona. También jugó con Iho López, que disputa, precisamente junto a María Conde, el Campeonato de Europa U20.
El hecho de haber jugado junto a estas tres jugadoras en su periplo universitario, según explica, ha sido importante para elegir la Liga Femenina en su primera experiencia overseas. “Es uno de los mejores campeonatos para empezar a competir por su nivel de juego. Han tenido grandes actuaciones en competiciones internacionales durante los últimos años”, recuerda la escolta, conocedora de la trayectoria de su nuevo equipo durante las últimas temporadas en la máxima categoría del baloncesto femenino nacional. “Han culminado todas sus campañas con éxito”, certifica.

“Trataré de conseguir cosas importantes”                                       
De hecho, asegura que “para mi primera experiencia fuera de mi país, busco una competición en la que pueda enfrentarme a algunas de las mejores jugadoras del mundo. Trataré de conseguir cosas importantes con mi equipo”, agrega la exjugadora de Florida State, “encantada -incide- con la posibilidad de conocer otra cultura, otro idioma y lo más importante: crear nuevas relaciones y amistades que pueda guardarme para el resto de mi vida”. Considera, asimismo, que “jugar en Bembibre es un paso enorme en mi carrera porque tengo la intención de llegar a lo más alto. Me aportará experiencia para competir con un alto nivel de exigencia durante esta temporada”, argumenta.
En resumen, Brittany cruzará el charco y llegará a Bembibre con ambición y ganas de demostrar la calidad que atesora. "Mi nueva afición verá a una jugadora que se exprimirá por el equipo cada día que compita. Aportará liderazgo, trabajo de equipo, consistencia, comunicación y esfuerzo”, añade la escolta de Florida, que se describe como “una amante del baloncesto. Soy muy competitiva, trabajaré duro para ser una buena compañera dentro y fuera de la cancha. Aportaré chispa para nuestro equipo”, resume.


Su pasado, muy unido a su familia
Acerca de su etapa universitaria, Brown afirma que “el mejor recuerdo de mi carrera fue competir en el Campeonato Nacional con mi universidad en la NCAA, cuando llegamos el Elite Eight. También el día que me ofrecieron la posibilidad de empezar mi carrera profesional en Bembibre”, comenta la exterior estadounidense, que recuerda, asimismo, que “empecé a jugar a los siete años. Mis padres son entrenadores en el instituto en deportes como fútbol americano, béisbol y baloncesto. Yo estaba siempre con ellos y me introdujeron en el mundo del deporte. Inmediatamente me enamoré del baloncesto, decidí dar un paso al frente y esto es lo que quiero hacer en mi vida”, concreta.
Sobre su vida familiar, Brown señala que “procedo de Fort Walton Beach, un pueblo pequeño de Florida. Tiene muy buen clima y playas”, especifica la estadounidense, que cree que “no mucha gente sabe dónde está porque es una región muy pequeña. He vivido allí toda mi vida y mi familia vive allí también”, precisa la norteamericana, que considera que sus seres queridos son una parte esencial de su vida: “Mi familia es mi mundo”.
Explica Brittany que “vivo con mis padres, Don y Stephanie; una hermana pequeña, Gabby; y un hermano pequeño, Jayce. Soy muy hogareña y siempre estoy con ellos. También con mis abuelos, que viven a una hora y media de nosotros y vamos a verlos cada poco tiempo”, concluye una jugadora de la que se espera que cause buena impresión no sólo en el Bembibre Arena, sino también en toda la Liga Femenina

Norberto De La Mata
CB BEMBIBRE