La puesta de largo de Cadí la Seu, aunque fuese en un amistoso sin trascendencia alguna ante un segunda división francesa, fue de aquello más esperanzador. El equipo que prepara Bernat Canut superó el primer test de pretemporada con muy buena nota y dejando grandes sensaciones. El contundente 49-85 final ante el Toulouse Metropole Basket en un partido disputado en la también localidad francesa de Pamiers fue lo de menos. Lo más importante era el rodaje. Y la actitud con la que se mostraron tanto las jugadoras que acaban de llegar a la Seu d’Urgell como aquellas que continúan del pasado curso. La intensidad con la que jugaron las catalanas fue encomiable y el nivel de acierto espectacular: un 60% en tiros de campo. Daba igual que fueran lanzamientos de dos o intentos triples.

 

Caitlyn Ramirez y Nogaye Lo ofrecieron un buen recital en la pintura -y saliendo de ella la americana (18 puntos y nueve rebotes), autora de la primera canasta del equipo, casualmente una diana desde más allá de 6,75- dónde el Toulouse tenía una de sus mejores elementos, Omou Touré. Pero no solo Ramirez y Lo estuvieron a un grandísimo nivel por las alturas de la temporada en que nos encontramos. Yurena Díaz asumió el manejo del equipo, compartiendo minutos en la dirección con Andrea Vilaró. Otra Andrea, Boquete, demostró, igual que la otra argentina del equipo, Macarena Rosset, un carácter que seguro que impregnará a todo el conjunto durante el curso. Mehryn Kraker, Ariadna Pujol y Marta Montoliu se mostraron muy activas. Y es que de eso se trataba la primera prueba más allá de los entrenos: de sumar experiencia. De continuar cargando las piernas. De rodar y rodar.

 

Y rodó y bien el Cadí la Seu. Veloz y directo en las transiciones ofensivas y apretando los dientes en defensa. Sin dejar respirar a un rival manifiestamente inferior. El conjunto leridano dominó de cabo a rabo el choque, llegando a tener hasta 44 puntos de margen (35-79). Sólo un pequeño bajón físico en el último cuarto que les hizo encajar un parcial de 10 a 0 con la citada Touré como espoleta francesa evitó que Cadí se fuera más allá en el marcador. Aunque el resultado era lo de menos. Lo que realmente importaba era el trabajo a partir de los aún pocos conceptos que han trabajado hasta ahora las chicas de Canut en la semana y media que llevan de pretemporada. Pero en Pamiers ya se pudo ver algo del carácter que tendrá Cada 2017/2018 si no se tuerce el camino: morder en defensa y correr en ataque. Y cuando no se pueda, no perder la paciencia. Eso y la polivalencia. Porque, por ejemplo, Kraker jugó muchos minutos en el poste bajo y Rosset, que aparentemente venía para ser la segunda base, disputó todos los minutos que tuvo como escolta. Será una constante. Como será una constante el desgaste físico. De aquí que las catalanas haga días ya que corren, que se preparan.

 

TOULOUSE METROPOLE BASKET (49): Gruszczynski 5, Pochet 10, Traoré 6, Prugnieres 8, Touré 14 -cinc inicial-, Dumont 4, De Freitas, Carlier, Sow 2 i Para.

CADÍ LA SEU (85): Díaz 1, Montoliu 7, Kraker 9, Bahí 3, Ramirez 18 -cinc inicial-, Lo 15, Rosset 10, Pujol 5, Vilaró 5 i Boquete 12.

 

Arbitros: Souifi y Sahier
Parciales: 7-16, 13-29; 15-37, 24-51; 26-58, 33-66; 39-79, 49-85.

 

 

TONI SOLANELLES MOLLAR (texto y fotos)
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)