El preparador de Cadí la Seu, Bernat Canut, lo tiene claro: “Es importante que todas las jugadoras se impliquen en el juego, en la defensa.”

El técnico catalán ha hecho un balance muy positivo del primer test de la pretemporada -su equipo derrotó con contundencia a un segunda francés, el Toulouse Metropole en un amistoso en la localidad gala de Pamiers (49-85)- al mismo tiempo que hace una llamada a la “prudencia”. Y es que sólo era una prueba muy preliminar ante “un rival inferior a nosotros que nos ha permitido trabajar bien tácticamente”.

Después de diez días de trabajo, el primer partido no tenía otro objetivo que seguir incrementando “el desgaste físico”. Coger fondo. “Presionar a toda la pista y quien pudiese aguantar quince minutos que lo hiciera y quien pudiera llegar a los viente que jugara veinte.” De aquí que hubo una elevada rotación, muchos cambios. Pero también un ritmo muy alto, una notable intensidad. “La actitud ha estado de diez en todas las jugadoras”. Y eso hacía estar “muy satisfecho” al joven técnico, que también valora, y mucho, que todas sus pupilas hayan querido decir desde el primer momento que “yo quiero jugar”, sigan de la temporada pasada o lleguen nuevas a la Seu.

Para el entrenador de Cadí, el tono defensivo mostrado es muy importante. La garra, el carácter evidenciado por el conjunto ante el Toulouse. Con seis jugadoras nuevas encima de la pista no es fácil conseguir tanta implicación desde el minuto cero, admite Canut, que destaca, más allá del trabajo del cuadro técnico, la capacidad de las jugadoras con algunas temporadas de bagaje en el club para inculcar a las nuevas el espíritu correoso del equipo. “Todas quieren estar al mismo nivel”, remarca el técnico del conjunto catalán, que espera recibir esta semana el visado para que Shereesha Richards pueda finalmente volar desde Jamaica e incorporarse al trabajo del grupo. La ala-pivote procedente de Zamarat es la integrante número once del equipo que, como se evidenció en Pamiers, busca en la polivalencia de sus baloncestistas una de sus razones de ser.

Las otras se tendrán que ir viendo a medida que pasen las semanas y llegue la competición oficial. Hasta el partido del sábado, Cadí había entrenado los cinco por cinco solo en tres ocasiones durante las sesiones preparatorias. Tácticamente “no podíamos llegar demasiado lejos”, admite Canut, que explica que habían preparado “algunas cosillas, no demasiadas aún. Pero sí que nos queríamos fijar en algunas detalles. Por ejemplo, no precipitarnos, no pasar a una acción sin haber finalizado la precedente”. Y ante el Toulouse, y aún con “algunos momentos de descontrol”, se supo “mantener suficientemente bien la calma y leer cada una de las acciones”.

TONI SOLANELLES MOLLAR (texto y foto)
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)