La segunda prueba de pretemporada de Cadí la Seu fue mucho más real que la primera. Y durante 25 minutos se vio el conjunto que en la Seu d’Urgell pretenden ser: veloz, correoso, vertical. Pero cuando el rival, un muy buen Tarbes aún y tener bajas importantes como las de la española Ana Suárez, impuso el juego estático y salió a relucir su triángulo de oro (Pouye-Plouffe-Gaye) con un imponente juego interior, las catalanas se fueron diluyendo y acabaron materialmente fundidas. La prologa a la que no pudo evitar caer el equipo que prepara Bernat Canut fue casi una broma para acabar cediendo por 58-65.

Era la presentación en casa de Kraker, Ramirez, Rosset y compañía. Lo era una semana antes de lo previsto y sin la pompa que inicialmente su hubiera pretendido. Bajo la denominación de Memorial Jesús Cervós, catalanas y francesas (darán guerra, y mucha, en la LF gala) jugaban el primer de los dos enfrentamientos previstos para estos días de preparación intensiva. Y fue intenso, y mucho, el juego de Cadí en los primeros viente minutos. La velocidad de Montoliu, especialmente en el primer cuarto, y de Rosset en el segundo, hicieron perder la cabeza a las chicas que entrena François Gomez. Y eso se reflejaba en el marcador. Cuando las de Canut apretaban en defensa y corrían en ataque, en pocos minutos se habría un agujero. Del 6-2 inicial a un empate a seis para volver a irse las locales con márgenes de entre seis y diez puntos.

Después de una de aquellas paradas que permitían a Tarbes volver al partido (20-20 min 13), un triple de Yurena Díaz abría un festival urgelense con Maqui Rosset de protagonista. Mordiendo atrás y corriendo sin parar adelante, Cadí metía un 13 a 0 que le permitía irse con un buen cojín al descanso (33-20). Parecía que las leridanas tenían bien encarrilado el partido. Y más cuando un triple de Nogaye Lo ponía un más claro aún 42-27. Pero aquí se acabaron las fuerzas de Cadí. O Tarbes tuvo la habilidad de llevar el juego a su terreno e ir reduciendo el margen que tenía el rival a la par que fundiéndolo físicamente. Con una joven pero muy prometedora Tima Pouye al mando, un duro juego interior liderado por la internacional francesa Aby Gaye -más el trabajo de la no menos dura Christelle Diallo- más los puntos siempre certeros de la canadiense Michelle Plouffe, las galas se situaron a solo cuatro puntos (42-38).

Otra vez con Maqui Rosset como estilete, Cadí intento sacar petróleo de la última gasolina que le quedaba al final del tercer cuarto. Pero el arranque del teórico último período confirmó los malos augurios. Y un triple de Plouffe a falta de seis minutos para el final reglamentario puso a Tarbes (48-50) por primera vez por delante en el marcador. En un último suspiro, con Ariadna Pujol o Nogaye Lo queriendo tirar del carro, aún volvería a ponerse por delante Cadí. Pero el equipo de Canut no supo cerrar el partido y Tarbes no dejó escapar su oportunidad. Gaye y Plouffe certificaron el triunfo en un tiempo extra donde solo hubo un color, el de las mujeres que entrena Gomez, ante un Cadí que aún en pleno rodaje -Tarbes también lo está- echo en falta algo más de aportación de Caitlyn Ramírez -falta incorporar al equipo la también interior Shereesha Richards- o de Mehryn Kraker. El martes a partir de las 20.30 en el Barris Nord de Lleida otro test. También de nivel y de realidad pura. ¿El rival? El Mann Filter de Ocete, Abalde, Pascua y compañía.

 

CADÍ LA SEU (58): Díaz 5, Rosset 12, Kraker 2, Bahí 7, Ramírez 4 -inicial-, Lo 8, Boquete 4, Montoliu 6, Pujol 7 y Vilaró 3.

TARBES GB (65): Pouye 13, Bjorklund 7, Plouffe 22, Diallo 8, Gaye 10 -inicial-, Deconinck, Nbandu 5, Lebas y Beaubrun.


Parciales: 17-11; 33-20; 48-41; 54-54; 58-65.

TONI SOLANELLES MOLLAR
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)