Ahora ya no hay sorpresas. La temporada 2016/17 sirvió para que el Spar CITYLIFT Girona constatara en propia piel que el trayecto por la segunda competición europea tiene un horizonte concreto. En la Eurocopa hay equipos de nivel superior a algunos de la Euroliga. Para la correlación de fuerzas, el Uni pudo llegar la temporada pasada una eliminatoria más allá si no le hubiera tocado la AGU Spor. La expectativa actual no es diferente, con un matiz importante: el grupo que le ha tocado al equipo gerundense no tiene nada que ver con el de hace un año. El Uni sigue siendo candidato claro a superar la primera fase, pero ya no es tan claro que sea el favorito del grupo.

Tres rivales exigentes

Para postre, la competición arranca dos semanas antes para que, al ser 40 y no 32 los equipos participantes, se ha tenido que meter en diciembre una primera eliminatoria que sólo evitarán los ocho mejores al final de la primera fase (por victorias y, después, por basket average general). Esto implica que al menos dos primeros clasificados de cada grupo no evitarán la eliminatoria de diciembre. Para tener este descanso es probable que sean necesarias seis victorias y, en el caso del equipo gerundense, esto implica no perder con el Gernika, el Cegléd húngaro y, sobre todo, con el Landes francés. No hay un União Sportiva o un Keltern, claramente más débiles. Un año atrás, la alta competición arrancó en las eliminatorias. Ahora, comienza hoy. Tanto es así que pensar en un 6-0 es extraordinariamente osado.

Todo hace pensar que el gran rival será el Landes, que da más miedo por el nivel y los intangibles de su pareja exterior (el estelar Dumerc y la bescanonina Queralt Casas) que por su peso interior (Cierra Bravard ya es conocida) . El equipo ha cambiado poco, pero existe la incógnita de cómo se comportará con el cambio en el banquillo. Llega Cathy MELA, reputada seleccionadora francesa de categorías de formación, para ocupar el puesto de Olivier Lafargue (ahora en el Bourges), el histórico técnico que inició el ascenso del Landas en 2005, a tercera división.

El Cegléd es el más desconocido de los rivales, pero parece un equipo aún más equilibrado, con fichajes de nivel dentro (Mokango) y en la dirección del juego (Popovic) y acredita un quinto lugar en la liga húngara, que tiene tanto nivel como la francesa.

El Gernika marea

En pleno proceso de redefinición, parece que el equipo vasco está jugando con los plazos para generar incertidumbre en torno al partido de hoy. Según la normativa, del 6 al 13 de octubre no se pueden hacer cambios en la plantilla. Ante la sorpresa general, lunes (día 9) por la tarde apareció Alicia DeVaughn en el lugar de Ameryst Alston y ayer (día 10) se añadió la rusa Marina Bas, fichada lunes y que el mismo club anunció que no podía jugar hoy. En todo caso, hoy el equipo vasco no estará en un momento óptimo. El 2 de noviembre, en Fontajau, es probable que sí.

ERIC SURÍS: "NO HAY CENICIENTA"

Antes del debut, Eric Surís se declara consciente de que no pueden afrontar la primera fase como hace un año: "Sabemos que el grupo es muy complicado. Landes es uno de los equipos más fuertes de nuestra conferencia. Muy físico y con muchas jugadoras expertas y de potencial. Con el Gernika siempre nos estudiamos y conocemos mucho, pero a estas alturas lo hemos podido hacer menos. El año pasado fue muy competitivo e incómodo para nosotros. "

Queda un tercer rival, el Cegléd, "el más desconocido -admite Surís-, porque todavía faltan días para jugar". "Pero los húngaros que había en el sorteo era el mejor clasificado y en la última Eurocopa quedó primero de grupo. No es ninguna cenicienta. Tendremos que trabajar mucho hasta la última jornada, seguro, a diferencia del año pasado. Es un grupo como el que tuvo el Landas el año pasado ", concluye.

Además, el debut de hoy llega en circunstancias inhabituales, con muy poco trabajo colectivo por los seis partidos disputados fuera en 17 días: "Es una situación paradójica. Por un lado, es importante construir y pensar a medio plazo, pero también es obvio que los partidos se tienen que ir sacando adelante, sin excusas, por mucho que las circunstancias sean bien reales. "

Con todo, el estreno en Bilbao tiene algunas particularidades que pueden ayudar. De entrada, el pabellón: "No es lo mismo jugar en Maloste que no hacerlo allí", admite Surís, que, por otra parte, advierte que la competición europea tiene aspectos que no se pueden evaluar como la FEB: "Nos tendremos que adaptar el baloncesto FIBA, no importa donde juegan. Los partidos FIBA ​​fuera de casa tienen un plus más de dificultad. "El técnico se refiere a la manera de juzgar los contactos, más laxa en competición FIBA.

Los otros puntos que pueden dar una mano son la inestabilidad de la plantilla vasca y los elementos de desconfianza que introducen las derrotas (1-2 en la LLF). "El Gernika está en plena construcción, pero también lo estamos nosotros. Su 1-2 en la liga no me dice mucho. Seguramente su entrenador también está pensando que ojalá nos pese a nosotros el -20 de Salamanca. No te puedes fiar, porque es un equipo que no tardará en volver a ganar partidos y estará arriba en la LLF. "

Toni Romero
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)