Las camisetas con los números 9 y 7 de las «mejores jugadoras de la historia del club» cuelgan del techo de Fontajau y no se volverán a utilizar
«Ahora estaré aquí para siempre». La sentencia con qua Noemí Jordana cerró su pequeño discurso de agradecimiento desde el centro de la pista representa lo que significó el acto de ayer. El número 9 de Jordana cuelga del techo de Fontajau junto al 7 de Darryl Middleton, y el 7 de Anna Carbó del 14 de Toni Espinosa. Y lo hacen porque las dos capitanas del Uni que ganó la histórica liga de la fiesta de Sant Jordi de 2015 han pasado a la memoria colectiva de los aficionados gerundenses. En un deporte donde son muy habituales los cambios en las plantillas, los equipos con numerosas extranjeras, y las idas y venidas de estrellas a media temporada Anna Carbó y Noemí Jordana vinieron de Mataró y de Torelló para quedarse aquí.

De corazón en un caso y físicamente en el del ahora castellera de los Marrecs de Salt «Muchas gracias al Uni Girona, en la ciudad de Girona y la gente que ha apoyado al equipo en todos estos años. Siempre dije que me sentía como una gerundense más y puedo decir que siempre os llevaré el corazón », dijo Carbó, que, tras retirarse el verano de 2016 con muchos problemas en una rodilla, pasó un tiempo en Australia y ahora trabaja en una entidad bancaria de Mataró.


Noemí Jordana llegó más tarde que Carbón en el Uni. La base de Torelló cuando el equipo ya estaba en la élite y con experiencia previa en la liga con Ros Casares, Olesa y Celta de Vigo. Pero su integración en la ciudad ha sido aún mayor. Hasta el punto de que, una vez retirado este último verano, Jordana se ha quedado a vivir en la ciudad, es la vicepresidenta del club y participa activamente en el grupo casteller Marrecs de Salt. «Quiero dar las gracias a todos los que han participado en esto hoy, pero también a la gente del club y todos los que vinieron los domingos por la tarde a vernos jugar», dijo Jordana.

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (Toni Solanelles)