No dependían de ellas mismas para obtener el billete para la Copa. Ahora, tanto Cadí la Seu como Lointek Gernika Bizkaia tenían opciones reales de poder colarse en la competición del KO. Un equipo o el otro, eso sí, conseguiría el séptimo triunfo de la temporada. Y la victoria cayó del lado visitante. Marina Bas y Amryst Alston fueron claves para las bascas, que aprovecharon un pésimo tercer cuarto de las catalanas.

Si el triunfo se decantó por el Gernika, a buen seguro fue, en buena parte al menos, porque Alston tuvo la sangre fría y el acierto que le faltó a las catalanas durante muchas fases del partido. A buen seguro porque Cadí se quedó sin gasolina después de rehacerse de un pésimo tercer cuarto que le llevó durante muchos minutos a estar diez, doce puntos por debajo. Los centímetros de Gernika hicieron daño al conjunto de la Seu. Pero más daño hizo aún que Marina Bas se sacara puntos y más puntos desde la larga distancia. Y eso que ni catalanas ni vascas no tuvieron el día cuanto al acierto. Porcentajes de tiro muy bajos. Cierto, además, que Cadí vio como su mejor jugadora las dos últimas jornadas (Caitlyn Ramírez) estuvo altamente errática. Lo lucharon las leridanas, las de Bernat Canut, pero el conjunto que prepara Mario López  siempre pareció llevar una marcha más puesta. O media solo, a lo mejor. Y no siempre. Pero le bastó al Lointek, que sacó petróleo de su superioridad, o del desatino local, en el tercer cuarto.


Shereesha Richards sería la auténtica protagonista de la primera parte. Lo fue de inicio. Dos canastas seguidas de la jamaicana pusieron Cadí por delante sólo al empezar. Pero el triángulo mágico que componen las americanas Talia Caldwell y Ameryst Alston y la rusa Marina Bas pronto se puso a funcionar. En un santiamén hicieron encajar a las catalanas un parcial de 2 a 14 que obligó Bernat Canut a pedir tiempo muerto. El parón sirvió para que Yurena Díaz volviera al parqué dispuesta a asumir un rol más determinante. Y la base canaria de Cadí tradujo este protagonismo en cinco puntos consecutivos. Otra diana de la pívot blanquiazul formada en la Universidad de Albany ajustó aún más el resultado (13-14). La igualdad volvía a reinar aunque el Lointek Gernika parecía llevar una marcha más que no siempre aplicaba. El primer cuarto finalizaría con un equilibrado 16-19.


Tras los dos minutos de reposo, las vascas hicieron un intento para imponer su ley. Seis puntos seguidos (Bas, Lázaro y Pina) volvían a abrir hueco (16-25). Pero nuevamente Richards permitía a Cada reaccionar (21-25). La jamaicana estaba demasiado sola en ataque. Los errores eran constantes, ni Mehryn Kraker ni Caitlyn Ramírez no parecían tener el día de cara al aro. Tampoco Andrea Vilaró. Menos mal que Gernika tampoco no estaba demasiado fino. Ni Anna Gómez -exSedis- ni María Pina veían la canasta con facilidad. Con Bas y Alston las visitantes se servían. Además, las vizcaínas veían como les señalaban varias faltas en ataque. La situación indignó tanto al técnico visitante que los árbitros decidieron pitarle una técnica. Pero la situación no la pudo aprovechar Cadí. Solo Richards iba produciendo (diecisiete puntos en el primer tiempo). Los tiros libres anotados por Bas por el cuadro vasco y Krake por las urgelenses dejaron el marcador al descanso casi equilibrado del todo (32-33).


La reanudación pareció que se ponía bien para las de Bernat Canut. La pívot jamaicana volvía a anotar y Kraker conseguía su primera canasta en juego (36-33). Pero las catalanas se detuvieron en seco. O quizás el Lointek Gernika supo tocar la tecla necesaria para detener a las locales. A la postre, con Caldwell más activa que en la primera parte y Bas haciendo lo que más le gusta, salir a lanzar (y anotar) desde la línea de 6,75, y pese a que María Pina, poco acertada, cometía la cuarta personal a falta de quince minutos todavía para el final del partido, las vascas pusieron tierra de por medio. Parcial de 0 a 15 para situarse con doce puntos de margen (36-48). Un triple de Mehryn Kraker, la primera de las dos dianas de tres que haría la americana, haría posible situarse por debajo de la barrera psicológica de los diez puntos (39-48) justo al acabar el tercer periodo.


Y después de nueve minutos casi para olvidar y llenos de errores, a Cadí le tocaba jugárselo al todo o nada. Mario López confiaba plenamente en su juego interior. Y Bas iba haciendo. El Gernika administraba un margen que rondaba la decena de puntos. Un triple de Georgina Bahí seguido de un gesto de rabia sería el preámbulo de la remontada local. Faltaban cuatro minutos para el final y las vascas dominaban con comodidad (47-58) a pesar de que el juego, tanto por un lado como por el otro, no fuera brillante. Había muchos errores. Porcentajes de acierto en el tiro más bien bajos. Pero una canasta triple de Andrea Vilaró pareció desatascar al Cadí (50-58). Y con Pina eliminada, las urgelenses protagonizaron un parcial de 11 a 0 con un triple con adicional convertido de Kraker como jugada clave en la remontada.


De nuevo Vilaró hacía diana, ahora en una penetración, y situaba el empate en el marcador (58-58). Había partido. Lo había, realmente. La Copa para ambos equipos ya era imposible porque aquellos que dependían de ellos mismos estaban haciendo su trabajo. Por lo tanto, ni Cadí ni Lointek no serían en la competición del KO. Lo que se jugaban era sumar la séptima. La séptima victoria del curso. O la alcanzaban las unas o la alcanzaban las otras. Y Ameryst Alston decidió que el triunfo viajaría hacia Gernika. Una canasta con adicional y una cesta posterior de la escolta estadounidense dieron cinco puntos (58-63) de margen a las visitantes cuando ya sólo quedaban 45 segundos de partido. A Cadí se le había vuelto a encoger el brazo.


Bien lo evidenció el tramo final. Ni Ramírez -no se atrevió a lanzar de tres cuando tenía opción de hacerlo- ni Kraker -erró dos tiros libres seguidos, cosa extraña en ella- ni Marta Montoliu, que hizo el último lanzamiento relativamente fácil pero sin transformarlo, no pudieron recortar más las distancias. Las catalanas no habían podido consolidar su buena marcha después de la espantada de las argentinas con un tercer triunfo seguido. Las bascas se anotaban una victoria más en casa ajena. Pero ni unas ni las otras no estarán en la Copa de la Reina.


CADÍ LA SEU (60): Díaz 7, Kraker 13, Montoliu 2, Richards 21, Bahí 3 -cinco inicial-, Vilaró 6, Ramírez 2, Oma 5 y Lo 1. 10 de 15 tiros libres; 16 de 42 lanzamientos de 2; 6 de 33 triples; 36 rebotes (21+15); 18 faltas, ninguna eliminada

LOINTEK GERNIKA BIZKAIA (65): Gómez 3, Alston 19, Pina 4, Caldwell 11, Bas 23 -cinco inicial-,
Gastaminza 2, Molina 1, Díez, Ariztimuño y Lázaro 2. 6 de 9 tiros libres, 25 de 43 lanzamientos de 2; 3 de 13 triples; 43 rebotes (37+6); 22 faltas, eliminada: Pina (min 36)

Parciales: 16-19, 32-33; 39-48, 60-65

TONI SOLANELLES MOLLAR
texto & fotos
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)