El Spar CITYLIFT Girona pasa por encima del Olympiacos y accede a los octavos de final de la Eurocup jugando un gran baloncesto ante 2.000 espectadores. El Virtus Eirene de Ragusa (Italia) será el siguiente rival de las gerundenses con la vuelta a Sicilia

El histórico ex pívot griego Panagiotis Fasoulas siguió a pie de pista en una silla a pocos metros del banquillo del Olympiacos. Y la verdad es que con la cara pagaba. Integrado a la estructura técnica del club griego, Fasoulas no sabía dónde mirar al ver el rociado que le cayó a su equipo. A tres días de recibir la Avenida ya una semana de jugarse el primer título de la temporada (Copa), el Spar CITYLIFT Girona se clasificó ayer para los octavos de final de la Eurocup pasando por encima del Olympiacos . Más allá de la contundencia del 89-62 final, que revertía sin miramientos la derrota por cinco puntos a Grecia, el partido del Uni sirvió para que los dos millares de espectadores que fueron a Fontajau, todos con mejor cara que Fasoulas , vieran como Eric Surís ha conseguido que el baloncesto de su equipo esté a punto de caramelo justo cuando llegan los grandes momentos de la temporada: la visita de mañana del Perfumerías Avenida en Fontajau, la disputa la próxima semana del primer título del curso con la Copa de Zaragoza o el ilusionante camino en una Eurocup que continuará dentro de quince días con la visita a Fontajau del Virtus Eirene de Ragusa (Italia) en la ida de los octavos de final.

El dulce momento del Uni se puede explicar, entre otras maneras, hablando de los cero puntos que hizo ayer la que, seguramente, es su jugadora más importante: Núria Martínez. La veterana base no anotó ni un solo baloncesto ayer, pero, en cambio, se subió hasta las trece asistencias en un partido que, especialmente en la primera, fue una lección de baloncesto de las gerundenses. Un triple desde media pista de Nicole Romeo cerró un primer cuarto que el Uni acababa ganando de 13 puntos (29-16), en un resultado que, a pesar de ser claro, aunque no hacía justicia a los méritos gerundenses. El Olympiac0s lo había podido maquillar con un par de triples de Maltsi y Anderson. Y, de hecho, esta fue la tónica hasta el final del partido. Las griegas, buscando anotar como fuera. Con triples de sus veteranas griegas, como Maltsi camino ya los 40 años, o con acciones individuales de sus americanas para intentar tapar las muchas vías de agua que le generaban la excelente baloncesto del Spar CITYLIFT Girona.

Muy solventes en defensa, saliendo rápidamente en las transiciones y con la pareja de pivotes, Colhado / Evans, haciéndose inmensa dentro de la zona. Así fue la puesta en escena del Uni. La que sirvió para deslumbrar Fontajau en el primer cuarto y que, ya en el segundo periodo, tuvo continuidad con las mismas armas o con las que salían del banquillo. Traroé anotaba el que antes había hecho una genial Evans, Buch cogía el relevo de Mendi ... Y así hasta el final. Antes del descanso, las gerundenses ya ganan por veinte puntos y la segunda parte simplemente sirvió para que los espectadores de Fontajau reafirma su convencimiento de que Colhado es una pívot realmente dominante, que Evans convierte el baloncesto en un deporte muy fácil y que Mendy es una auténtica maravilla. Con todo, sin embargo, el mejor del Spar CITYLIFT Girona de esta temporada es que no depende de ellas tres. Ni de ellas, ni de ninguna otra jugadora. Este año no es la Uni de grandes estrellas como Chelsea Gray o Ify Ibekwe, este año es un equipo que puede grandes cosas. Y las primeras, muy pronto

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat