«Es increíble. Tenemos llamadas de Ribadeo, Oleiros, Carballo... De muchos sitios de la provincia y de fuera, de gente que quiere venir a ver el partido contra el Avenida», reconoce Leopoldo Ibáñez, presidente del Star Center Uni Ferrol. Las de Lino López se medirán mañana contra el equipo que encabeza la clasificación, una cita que promete un ambiente excepcional y en la que el pabellón de Esteiro volverá a llenarse hasta la bandera. La directiva ha decidido poner a la venta de forma previa 150 entradas adicionales que se suman al espacio habitual de los abonados. «Se hizo una gestión con el Concello para ver si era posible ampliar todavía más el número de gradas con una configuración similar a la que se hizo en el play off en abril [contra el mismo rival]. Nos va permitir atender la petición de entradas hasta 150. Era lamentable no poder atender esa demanda», detalla el responsable del equipo de baloncesto.

Es la primera vez esta temporada que toman esta medida. «Si un día vienen todos los socios, sobre todo los familiares con los dos adultos y traen simplemente un niño, solamente con esos abonados ya tendríamos overbooking, estamos al límite aunque en la práctica nunca acaban viniendo todos y siempre queda algún grupo de entradas pequeño que se venden la misma tarde del partido», detalla. Sin embargo, ante el partido de máxima expectación, el equipo no quiso recurrir a esta fórmula. «Era inviable. El Ayuntamiento, que anda bastante lentito con el tema del parqué de la Malata, para esto sí que ha sido diligente, nos ha dicho que sí inmediatamente y tenemos a nuestra disposición las gradas supletorias», explica el presidente.

Con esta medida se espera que un millar de aficionados den un empujón indispensable para las ferrolanas. Las entradas, por el precio de doce euros para adultos, se pusieron ayer por la tarde a la venta, con la intención de continuar hoy su distribución si quedan disponibles.

Ibáñez señala que esta medida se plantea como algo puntual. «Si pudiésemos tener esta disposición permanentemente podríamos hacer una campaña de captación de abonados con un abono modificado para la segunda vuelta, pero es inviable hacer esto cada quince días», reconoce.

Espera que llegue «pronto» la solución de la Malata, polideportivo con espacio para 4.000 aficionados en el que aspira jugar el equipo si se acometen mejoras indispensables como la renovación del parqué para que el balón pueda botar de forma adecuada. «Esteiro está bien para 450 personas. La Malata es más cómodo para aparcar el coche, los asientos pueden estar numerados.. Se jugó una fase previa del mundial de baloncesto», compara. Recuerda que es necesario una importante actuación de mantenimiento, a mayores de la reforma de la cubierta que se hizo hace un par de años. «Ya están con el tema eléctrico, parece que va para delante el tema del parqué y poco a poco acabará estando al día», indica.

Carla Elías
lavozdegalicia.es