El Spar CITYLIFT Girona acredita el mejor promedio anotador de su historia coincidiendo con las prestaciones defensivas más completas


Por segunda temporada consecutiva, el Spar CITYLIFT Girona es el equipo con mejor promedio anotador de la Liga Femenina, incluso ante el Perfumerías Avenida. Pero, a diferencia del curso anterior, la construcción del ataque del Uni 2017/18 está mucho más ligada con la defensa.

Nunca un ataque tan coral y productivo se había asociado a una defensa con reputación. Ninguna pieza del Uni supera los 28 minutos en cancha, un hecho insólito en temporadas anteriores. Esto permite imprimir un ritmo defensivo altísimo y anotar en transición a partir de recuperaciones de balón -9,6, récord de la historia del club a LLF-, sobre todo en primera línea, que son las que castigan más el rival.

Sobre el papel, el juego a campo abierto conlleva riesgo en forma de pérdidas, pero en este caso no se cumple. Las 15,4 del Uni son el segundo mejor registro, tras las 13,5 del equipo campeón de liga. Y la transición ha dado al equipo un ritmo con el balón que le hace sentirse cómodo y le ayuda a encontrar soluciones cuando debe atacar (menos veces) posicionalmente.

Hay argumentos para defender que el Spar CITYLIFT Girona 2017/18 es el que mejor defiende de las nueve temporadas en la Liga Femenina. El equipo que dirige Eric Surís recibe 61,8 puntos de media por partido. No es el récord del club, que corresponde al curso 2012/13 (59,9). Pero aquella liga era de sólo 20 jornadas (no 26 como ahora) y aquella plantilla (15-5 de balance) era seguramente la mejor de la etapa anterior al título de liga (Jordana, Feaster, Carbón, Sarr, Monroe, Bravard. ..). Con todo, aquel equipo perdía más balones (16,5) aunque lanzaba nueve tiros de campo menos por partido (56,2 contra 65,4 de ahora).

La cuadratura del círculo

Nunca el equipo gerundense había tenido una media anotadora tan alta como la que acredita ahora, a ocho jornadas del final de la fase regular. Hay que ver cómo termina el curso, pero los 78,5 puntos superan claramente los 76,1 de un año atrás, que ya le permitieron ser nítido líder anotador. Pero los puntos de la temporada pasada partían en una proporción muy relevante del talento, bien físico o técnico, y de acciones de uno contra uno.

En cambio, este curso el peso de la transición y de la pasada ha crecido de manera palpable. La primera, por voluntad de correr, bien fundamentada en el rebote (los 27,9 defensivos de media son récord en las nueve temporadas, también los 11,4 de ataque). La segunda, porque el equipo ha multiplicado sus registros en ataque mientras al mismo tiempo perdía dependencia de una jugadora concreta. Las 14,7 asistencias por partido sólo quedan tras las 15,9 de la temporada anterior.

lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)

foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO