Nuria Martínez (Spar CITYLIFT Girona) y Alfons Alzamora (Baloncesto Girona) elevan el nivel del baloncesto gerundense con un palmarés de veintiún un botones. Bien pasada la treintena, ambos ven Girona como la rúbrica de una vida deportiva larga, prolífica y aún con páginas para escribir

Quién corta el bacalao en el baloncesto gerundense? El Spar CITYLIFT Girona y el Baloncesto Girona. Quién es su jugadora y su jugador con mejor historial, líderes en la pista? Nuria Martínez y Alfons Alzamora. Además del baloncesto, comparten la vida. Están hechos el uno para el otro? A partir de esta conversación se puede intentar extraer la respuesta.

Girona, estación final?

Jugadora de nivel Euroliga, Nuria Martínez había sido diez de las once temporadas anteriores fuera de la LLF. Alzamora, por el contrario, en 19 años de profesional sólo había jugado tres fuera de Cataluña. Llegó el momento de la reagrupación familiar. "Nuria viene a jugar en Girona y la idea era estar tan cerca como fuera posible. A mí me sale la oportunidad de jugar al Baloncesto Girona y así podemos estar juntos. Ella es la causante de todo -explica Alzamora-. "Siempre hemos tenido claro que el primero es el trabajo y luego nos adaptamos a eso. Hemos estado cuatro años a distancia, pero nos planteamos qué podemos hacer. Me sale la oportunidad de Girona y se decide Girona, pero por la oportunidad de baloncesto. "

Además, para sorpresa y únicamente con dos meses de estar en el Uni (15 de noviembre) la base maresmenca lo tuvo claro. Desgarró la cláusula para romper el contrato durante unas ventanas y, además, lo amplió hasta 2020, cuando tendrá 35 años. Las raíces se cogiendo: "Un poco sí. Tengo una edad, estoy en la última etapa de mi carrera deportiva y decido engancharme a este proyecto y establecer aquí. "Esto permite deducir que Alzamora (38 años) se ve al Baloncesto Girona más arriba de EBA? : "al final de la carrera deportiva no tiene mucho sentido hacer previsión más allá de año a año. Cuando termina, reflexiones, análisis como estás física y mentalmente, y si tienes ganas de seguir jugando, lo comentas con el entorno y tomas una decisión. Estoy muy a gusto, muy cómodo en esta nueva etapa, viviendo el baloncesto de manera diferente, pero con la ilusión de años anteriores, para tratar de ayudar al máximo mi club. "

El pívot explica que no es premeditado que haya sido tantos años aquí: "Yo soy mallorquín y vine aquí con 14 años, y ahora tengo 38. Salvo de dos años en Lugo y uno en Menorca siempre he estado en Cataluña, pero porque ha ido así. Alguna temporada quizás sí he buscado quedarme aquí, pero no como norma general. He estado muy bien en todas partes, siempre me han tratado muy bien. En los últimos años, como Nuria, cuando te haces mayor tienes ganas de echar raíces y estar en Cataluña es una buena opción. "

Viven en el Baix Empordà, donde el invierno es menos riguroso que en Lleida, Schio y Estambul, sus destinos deportivas en las últimas temporadas. Junto a escapadas de pocos días y miles de kilómetros, la media hora que separa Calonge de Fontajau es un paseo bien cómoda.

Las finales, el ascenso ...

El Uni es segundo en la LLF, ha perdido la final de copa y jugará los cuartos de la Eurocopa. Para el Baloncesto Girona -empatado con el líder del grupo C-A de EBA- el ascenso deportivo es bien factible. La temporada puede ser de excelente? "Estamos haciendo una buena campaña y acabaríamos de redondearlo llegando a la final de liga y ... a una semifinal de Eurocopa. Es muy difícil porque nos ha tocado una roca, el Galatasaray, pero hay que luchar por ello ", explica Nuria Martínez. "Nuestro caso -interviene Alzamora- es un poco diferente. El proyecto del club es ambicioso, pero es el primer año con equipo senior y el primero en EBA. El objetivo no debe ser tanto subir como formar y hacer crecer los jugadores para que, con ellos, crezca el club. Pero en la situación que estamos, si podemos optar al ascenso, tenemos que hacer todo lo posible. "

Los coches en el garaje

Yo no tengo, de coche ", exclama Nuria Martínez entre risas. "Yo sigo yendo al rebote ofensivo", reivindica Alzamora. La pregunta viene a cuento de lo que dijo Svetislav Pesic cuando lo presentaron como técnico del Barça el pasado viernes: "Un jugador con tres coches en el garaje no está preparado para ir al rebote de ataque." Pesic, justamente, era el entrenador de Alzamora la temporada 2002/03, cuando el Barça ganó la Euroliga. "Tenemos un coche, nuestro coche", añade el mallorquín, que define en pocas palabras Pesic: "Un crack." Ahora se entrena con Quim Costa, que ya la había dirigido al Barça "de primer entrenador, de segundo y de entrenador de tecnificación ". Con la perspectiva de los años, Alzamora le considera "un entrenador ideal para este club por su ética de trabajo": "La puede inculcar a los jóvenes, hacerlos trabajar y mejorar, y eso es impagable. Los jugadores de nuestro club lo han de valorar y estar muy agradecidos de tener un entrenador del nivel del Quim. "Un papel que, desde dentro, también juega Alzamora. "No lo digo porque sea mi pareja, pero es perfecto para dar consejos a los chavales o los no tan chavales. Es bastante activo en este aspecto y, visto desde fuera, hace mucho trabajo de vestuario ", interviene Nuria Martínez mientras la vista se desvía hacia la camiseta con el 7 de Darryl Middleton colgada del techo y aparece el recuerdo de su maestría pasados ​​los 40. "Uy, eso son palabras mayores -aparece un impulso de humildad en el mallorquín -... no te sabría decir. Pero ya son muchos años haciendo este papel, todos los de Lleida y el último en Manresa. Entiendo el baloncesto como un deporte de equipo en el que se ha de intentar ayudar siempre los compañeros para fortalecer el núcleo. Un equipo que juegue, trabaje, disfrute y sufra junto será más fuerte cuando vayan mal dadas. "

Por el contrario, Nuria Martínez tiene por primera vez en su vida un entrenador de su generación [Eric Surís tiene 35 años]: "Se nota en el estilo de entrenar. Cambia mucho de tener un entrenador de 50 años a uno más joven. Tienen la mentalidad más abierta, son más comunicativos ... Me siento muy bien, creo que hay conexión, y se nota. Yo aprendo mucho de él y creo que él también saca cosas de la experiencia de las jugadoras con más edad. "

El trabajo se queda en el trabajo?

Viven del baloncesto, son en la grada cuando juega el otro ... Pero, en casa, está proscrito, tolerado o sigue siendo el tema? "De prohibido, no lo está", admite Nuria Martínez. "Ni mucho menos -corrobora Alzamora-, vemos mucho baloncesto y se habla, pero todo tiene un límite. En casa no todo es baloncesto, pero sí un porcentaje alto. "El juicio de los partidos del otro podría ser material más sensible, pero tampoco. Lo explica la base del Uni: "Si hay debate? Pues ... depende del humor ... pero normalmente somos fuerza objetivos, él conmigo y yo con él. No somos nada exaltados. Pero se habla. Te desahogue y está muy bien porque entiende lo que estoy hablando y es más fácil que te aconseje para poner pausa a la situación, y eso es lo mejor. "Tampoco hay grandes pasiones fíliques ni fóbicas alrededor del deporte. "Yo soy del Barça, ya lo era antes de jugar, pero más de baloncesto de fútbol", apunta el pívot. "Somos bastante tranquilos en este aspecto", asiente Nuria Martínez.

Tu equipo gana de 2, quedan 15 segundos y balón para el rival. Haces falta o defensas? Quiere ser una pregunta provocativa, en busca de encontrar algún elemento de divergencia sobre la manera de entender el baloncesto, que no aparece. "No recuerdo ninguna discusión sobre la manera de hacer una cosa determinada explica Nuria Martínez. Él es pivote y yo base, pero tenemos un estilo de trabajo bastante parecida. Los dos somos bastante constantes, intensos, no dejamos nunca una bola por imposible. "" La filosofía es similar, entendemos el baloncesto como un deporte de equipo, de sacrificio [Alfons Alzamora] ... de grupo, de familia ... [Núria Martínez].

Entrenar (o no), el dilema

Con una trayectoria profesional tan larga, ella en la posición que se considera la extensión del entrenador en pista, él blandiendo la bandera de la ética de trabajo a los 38 años, plantear un futuro en los banquillos es tan tópico como pertinente: "me han dicho muchas veces que me lo planteara ... Alfons ha estudiado administración y dirección de empresas y yo estoy a punto de terminarlo, pero no sé si el día de mañana me querré dedicó a algo totalmente diferente, hacer gestión vinculada al deporte. Entrenar también depende de las oportunidades. "A Alfonso, tener el diploma de graduado no le quita un punto de pragmatismo:" Nos estamos preparando para un futuro más allá del baloncesto, que existe, pero, por otra parte, el baloncesto es lo que hemos mamado toda la vida, es lo que entendemos más ... un futuro vinculado a un club? De entrenador? Es una incógnita, ahora no lo puedo saber. "

Toni Romero
foto: L. Serrat
lesportiudecatalunya.cat