Todavía dolorido por las secuelas del accidente de tráfico que le impidió estar en el último partido ante el Quesos El Pastor –“el jueves estaré como nuevo”, bromea–, Lino López consume las horas previas al arranque de la eliminatoria que medirá al Star Center Uni Ferrol con el Lointek Gernika visionando partidos del conjunto vasco. Se lo conoce casi como la palma de su mano, pero siempre hay aspectos que perfeccionar.

Quería llegar a los play-off con buenas sensaciones y, tras el partido ante Quesos El Pastor, estas no pueden ser mejores.
Fue un partido increíble. Todos esos récords que batimos no hacen más que demostrar cuál ha sido la línea de trabajo de las últimas semanas. Es cierto que hubo rotaciones y probamos situaciones nuevas de cara a los play-off, pero era importante que las sensaciones fuesen buenas y que todas las jugadoras se sintiesen implicadas y con confianza y se ha visto que es así.

Incluso a las que menos minutos disputan se las ha visto a tope.
Está claro que en un equipo no todas las integrantes de la plantilla pueden jugar lo mismo, pero en nuestro caso hay jugadoras que, aunque no tienen tantos minutos, estos sí son de calidad y ellas hacen un trabajo muy bueno en ellos y nosotros estamos muy contentos. Está claro que si el equipo está donde está es por lo que aportan todas y cada una de ellas.

Con tan poco tiempo para recuperar entre partido y partido el estado físico se vuelve determinante en una eliminatoria como esta. ¿Cómo se encuentra el equipo?
Creo que en los últimos partidos de liga, en los que llegamos muy bien a los minutos finales, demostramos que estamos con un tono físico muy bueno y a nivel de juego igual. Las jugadoras están con confianza e implicadas y el equipo muy compenetrado. El único contratiempo es la lesión de Bea Sánchez. Ella es una jugadora muy dura, que ha jugado con dolor, con la nariz rota... y siempre muy implicada. Es una posición clave, de una jugadora con muchos minutos y para la que no tenemos rotación. Hay que ir con cautela, pero intentaremos solventarlo.

Es el que ha tocado y no hay vuelta atrás, pero ¿le “gusta” el Gernika como rival?
A todos los rivales posibles les ganamos y nos ganaron durante la liga regular, así que daba un poco igual. Aunque sí es cierto que el Lointek Gernika es un equipo que ha jugado en Europa, que se ha reforzado muy bien y todo el mundo contaba con ellas arriba al inicio de la temporada. Tiene un poderío interior grande, con jugadoras muy físicas que generan muchos problemas y muchas segundas opciones de rebote y a nosotros esas situaciones nos generan algunos problemas. También tienen jugadoras como María Pina, que es de las mejores nacionales de la liga, muy versátil, y que ya nos generó muchos problemas para defenderla en los dos partidos; a Alston, con gran poder de anotación exterior; o Anna Gómez, que para mí es de las mejores bases de la categoría, con experiencia y capaz de llevar el “tempo” de partido... Pero ya les remontamos en Esteiro un partido que nadie pensaba que podíamos ganar y ahora vamos a competir al máximo, como siempre.

¿Qué aspectos serán claves en la eliminatoria?
Serán partidos muy igualados, con un ritmo de juego muy alto. Ellas son muy físicas y eso nos exigirá estar al doscientos por cien, así que el desgaste va a ser grande. Tienen una plantilla más larga que la nuestra, con más rotación, pero en estos partidos, cuando fallan las fuerzas, las ganas y la implicación de las jugadoras lo compensan todo. Sabemos que estos partidos son diferentes, hay mucha tensión y se deciden por pequeños detalles que hay que saber gestionar. En ese sentido somos un equipo más maduro que el año pasado, porque hay jugadoras que, a pesar de su juventud, ya tienen más experiencia en los play-off, en la Copa... y eso también nos dará un plus.

Están bien físicamente, tienen ese plus de experiencia... y también el apoyo de Esteiro, que siempre cuenta.
Está claro que tener el factor cancha a nuestro favor es importante. A nosotros este año en Esteiro solo nos ganaron el Girona y el Avenida y ojalá mantengamos esa racha.

diariodeferrol.com
foto: Jorge Meis