Que Star Center Uni Ferrol y Gernika se encuentren en una cancha de baloncesto es sinónimo de espectáculo siempre. Las victorias confirman a ambas escuadras como dos de las mejores del campeonato pero es que, además, ferrolanas y vizcaínas son, ante todo, dos equipos terriblemente competitivos y cada vez que se cruzan dan buena muestra de ello.

En las cuatro últimas temporadas las dos formaciones han protagonizado ocho encuentros con motivo de la liga regular y de ellas seis han caído del lado del equipo que dirige Lino López. Pero tanto en esas como en las dos que se embolsó el Gernika la constante general fue, sin duda, la igualdad. Llevada al extremo esta campaña, en la que los dos duelos que disputaron estas escuadras fueron tan inciertos como reñidos.

Y eso que, de buenas a primeras, el perfil del conjunto vasco no favorece, ni mucho menos, el juego del Star Center Uni Ferrol. Muy físico, intenso, versátil en la faceta ofensiva y con un juego interior dominador, el Lointek Gernika ha sido de los equipos que en más aprietos ha puesto a las de Lino López esta campaña. En la primera vuelta, en el choque disputado en Maloste, las ferrolanas encauzaron la confrontación en la primera parte, gracias a un arranque fulgurante y su acierto desde el perímetro; pero se vinieron abajo en la reanudación y, con una María Pina estelar –marcó el récord histórico de valoración de esta campaña con 45 puntos– las vascas dieron la vuelta al partido para llevarse el triunfo.

Revancha
El Star Center Uni Ferrol le devolvió el golpe en Ferrol. Las ferrolanas volvieron a padecer la superioridad interior de su oponente y aprendieron que si algo tiene el Gernika es que ante él uno no se puede tomar ni un minuto de reposo. Cometió ese error el cuadro ferrolano y se vio quince puntos abajo en el marcador en el arranque del último cuarto. Fue ahí cuando gestó una de las remontadas más épicas que ha vivido Esteiro en los últimos años y que le permitió forzar la prórroga y llevarse el triunfo que casi lo dejaba a las puertas del play-off.

Partidos imprevisibles ambos pero muchas pistas de por dónde pueden discurrir las cosas. Dos equipos que siempre pisan el acelerador y ante los que no hay lugar al respiro. Dos escuadras versátiles en ataque pero con apuestas de juego muy definidas. El espectáculo está servido

diariodeferrol.com
foto: D. Alexandre