Cadí la Seu se va de vacaciones con la sensación de haber cuajado una buena temporada aunque sin llegar a conseguir el premio extra de clasificarse para el play off. Por tercera temporada consecutiva, el club catalán se ha quedado a las puertas del -como mínimo- sexto lugar. Y sin posibilidad de luchar para algo más. Desde la dirección directiva de la entidad leridana a su técnico, Bernat Canut, o las dos capitanas del equipo, Georgina Bahí y Andrea Vilaró, valoran muy positivamente el curso, yendo de menos a más. Lástima que en Gernika no se pudo rematar la faena.

“La temporada ha sido buena. Yendo de menos a más y superando obstáculos”, afirma el vicepresidente de Sedis Bàsquet y a su vez director deportivo del club, Pep Ribes. Obstáculos com un titubeante inicio, con dos lesiones que marcaron el arranque del año (la de Ariadna Pujol, que no ha podido disputar más que unos pocos minutos de la primera jornada, hasta que se lesionó, y la de Georgina Bahí, que le impedió jugar los siete primeros partidos de liga y le ha condicionado el resto, como ella misma reconoce) y, después, la fuga de dos de las apuestas del club, las argentinas Andrea Boquete y Macarena Rosset. Lejos de suponer, la espantada, un terremoto, se convirtió en todo lo contrario. El motivo para unirse e ir hacia arriba, operación a la que contribuyó Helena Oma, cedida por Uni Girona y que reconoce haber recuperado la confianza jugando como ha jugado en la Seu.  

El club se impone ahora unos días de descompresión antes de empezar a diseñar la próxima temporada. El equipo con la junta directiva de la entidad de la Seu d’Urgell cerró la temporada el lunes por la noche con una cena. Las tres extranjeras -Mehryn Kraker, Caitlyn Ramirez y Shereesha Richards- volaron ya este martes hacia los Estados Unidos y, durante el resto de la semana, la mayor parte de las componentes del equipo se centrará ya en sus actividades veraniegas. Por ahora, lo que toca en la capital del Alt Urgell es “dejar que se enfríe todo u valorar bien para decidir bien”, en palabras de Ribes.

El técnico, Bernat Canut, destaca la evolución que ha tenido el equipo durante toda la temporada. Y más con jugadoras muy jóvenes, muchas de ellas con poca o nula experiencia en la Liga Femenina. "Han demostrado tener presente y, sobre todo, mucho futuro", explica el joven técnico de la Seu, también debutante como primer entrenador en la categoría, que querría, si los euros lo permiten, mantener la mayor parte del bloque. Para Canut, no entrar en el play off "no nos puede dejar decepcionados. De ninguna forma. Las jugadoras han puesto ilusión y ganas". En Gernika, en el último partido de la temporada, y como el resto del año, "el equipo lo ha dado todo”.

Las jugadoras

A medida que pasen los días, seguro que la temporada se verá de forma diferente. Sobre todo por las jugadoras con más años en el club y para las que no entrar en el play off, en el momento de consumarse la derrota contra el Lointek (89-75), supuso un golpe más o menos fuerte. Para otras, la experiencia ha sido de lo más positiva. Lo explican dos de las piezas básicas del equipo, las americanas Mehryn Kraker y Caitlyn Ramirez. Ambas se estrenaban como profesionales y salían por primera vez los Estados Unidos. Y han tenido un notable protagonismo en el juego de Cadí e, incluso, en determinados aspectos de la competición. Kraker, por ejemplo, ha sido una de las mejores triplistas.

La alero formada en la Universidad de Wisconsin, realmente afectada por la derrota sobre el parquet de Maloste, comentaba unas cuantas horas después del choque y justo antes de emprender el viaje hacia América, que "me siento orgullosa de cómo hemos batallado en los momentos de la temporada que hemos tenido más altibajos. Y orgullosa de cómo hemos luchado hasta el final sin renunciar a nada”. Para la pívot amerindia, "ha sido un gran año y hemos tenido un buen equipo. Estoy contenta de cómo han funcionado las cosas. Por supuesto que me hubiera gustado conseguir más victorias, pero en general estoy contenta"de cómo le ha ido la aventura en la liga estatal española.

Más conocimiento de causa tienen las tres jugadoras catalanas con más años en la casa: Georgina Bahí, Andrea Vilaró y Marta Montoliu. Para la pivote y primera capitana del equipo, “la temporada global creo que podemos decir que ha sido buena ante todos los obstáculos que hemos tenido”. Bahí coincide con sus compañeras cuando explica que "creo que ha sido una temporada de menos a más donde el equipo al final ha sabido encontrar la línea de juego que se buscaba y hemos terminado haciendo buen baloncesto y buenos partidos. Hay que reconocer todo el trabajo, esfuerzo y sacrificio de todo el equipo (tanto jugadoras, cuerpo técnico y club) porque ha sido muy bueno en todo momento”. La jugadora gerundense termina hablando de su aportación personal: “No ha sido la mejor temporada, con la lesión del principio me costó bastante volver a ser yo misma y creo que he sido un poco irregular.”

Más satisfecha personalmente está Andrea Vilaró. “Personalmente estoy contenta, empecé bastante bien la temporada y creo que también la he terminado muy en forma, aunque he tenido algunos pequeños bajones. Ahora queda trabajar mucho este verano y seguir preparándome para ser mejor jugadora”. Por lo que al colectivo se refiere, la exterior que este año ha actuado como recambio de Yurena Díaz en la dirección del equipo, tiene claro, como sus compañeras, que “la temporada ha sido buena, de menos a más”. Y tiene claro dónde hay que encontrar la clave: “El punto de inflexión es la marcha de las argentinas. A partir de aquí el equipo se muestra sólido y con muchas ganas de tirar la situación adelante, que nos ha llevado a luchar por el play off.”

Vilaró tiene el pleno convencimiento que "las cosas se están haciendo bien y llegará el momento de conseguir los objetivos de acceder al play off y a la Copa de la Reina. Pero la temporada ha sido buena, y la buena noticia es que cada vez viene más gente al Palau d’Esports. Además, se ha formado la grada de animación GAS”. El avance progresivo del conjunto lo vislumbra también Marta Montoliu. "Hemos trabajado bien. Lástima de partidos como Bembibre en casa, que lo dejamos perder, o Ferrol allí, con derrota tras dos remontadas.” Y la combo barcelonesa añade: "La primera vuelta la empezamos con lesiones y muchas jugadoras nuevas, juego nuevo ... nos costó empezar a jugar como queríamos jugar ... después hemos ido a mejor y se ha notado en la segunda vuelta".

Una opinión ligeramente diferente es la que ofrece Helena Oma. Empezó la temporada con el Uní Girona, siendo integrante de uno de los principales equipos de la liga e inmerso en la disputa de la Eurocup. Pero a principio de noviembre, con las bajas de súbitas de Rosset y Boquete, Sedis Bàsquet llamó a las puertas del club gerundense preguntando por la cesión de Oma, que en su etapa de formación ya había interesado a la entidad leridana aunque se decantaría por la propuesta de Girona. “Personalmente creo que ha sido una temporada de cambios, de afrontar nuevos retos y de crecer como jugadora y como persona”, explica Oma.

La alero de Terrassa cuenta que “decantarme por venir a la Seu fue una decisión muy repentina pero creo que es una de las mejores decisiones que he tomado. Gracias a venir aquí he conseguido volver coger confianza, conocer más la liga y conocer a un gran grupo de personas. Grupalmente considero que a pesar de las lesiones y problemas que han tenido durante la temporada, han sabido demostrar que son un equipo muy luchador. Un equipo joven con mucha constancia y talento, pero sobre todo con grandes personas”. Y aún tiene unas palabras para el club que la ha acogido como cedida y que no tendría ningún problema en acomodarla la próxima temporada en la plantilla: “Refleja el porqué llevan tantos años en esta liga, y sobre todo, dar las gracias a todas las personas que hacen posible que se pueda tener un equipo de alto nivel en la Seu d’Urgell.”

Nogaye Lo, primera baja ‘autoconfirmada’

Quien seguro que no continuará en la Seu d’Urgell es la pivote mallorquina Nogaye Lo. Aunque el club se ha impuesto unos cuantos días de reflexión y cierto relax antes de empezar a planificar la próxima temporada, ya sabe que tendrá que buscar un recambio para Lo. Después de dos temporadas en la Seu, donde llegó procedente de Mann Filter Zaragoza, la internacional cambiará de aires. El club ya manejaba está posibilidad. Pero ha sido la jugadora la que lo ha dejado claro a través de las redes sociales. En un tuit replicado por sus agentes, la jugadora escribía: “Fin a una temporada de muchos altibajos tanto en lo grupal como en lo personal. Se acabó un ciclo de dos temporadas con el @sedisbasquet  dónde he aprendido mucho como jugadora, me quedo con lo positivo y que de todo se aprende.”

Después de una primera temporada de adecuación al proyecto catalán, tanto el club como la jugadora esperaban que este segundo año fuera el de la verdadera explosión de Nogaye, una jugadora que aporta mucha intimidación gracias a sus 191 centímetros. Pero no la evolución no ha sido la esperada y la jugadora mallorquina ha sido la menos utilizada por Canut. Además, los minutos que ha estado en pisto muy a menudo han sido de poca importancia y de simple relieve de alguna otra de las otras pivotes. Aunque no estaba descartada totalmente, si que Lo ya no entraba en principio en los planes del equipo para el año que viene. La misma idea tenía la jugadora, que podría recalar en alguna otra liga que no sea la española. Sin afirmar nada porque aún es muy pronto para concretar al cien por cien.

TONI SOLANELLES MOLLAR
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO