Si el Uni Ferrol fuese el Equipo A, Lino López podría haber acabado el partido en Gernika parafraseando al mítico Hannibal Smith: “Me encanta que los planes salgan bien”. Porque pocas cosas resultan tan satisfactorias para un técnico como ganar y hacerlo, además, con una jugada trazada en la pizarra y ejecutada milimétricamente en la cancha. El triple de Scott que llevó el encuentro a la prórroga y allanó el camino a semifinales fue la condensación en tres segundos de horas y horas de trabajo en pista.

Ni tiene un nombre pegadizo ni es patrimonio del técnico ferrolano, pero el Star Center ya había utilizado antes con acierto –aunque no en final de partido– esta acción que Brad Stevens popularizó con los Celtics y que este año el equipo ferrolano hizo suya. Una jugada de embuste que atrae la atención sobre una jugadora para habilitar a otra y que el cuadro ferrolano se puede permitir porque cuenta con más de una muy buena tiradora: “Es una situación de bloqueos indirectos para uno ciego que permita a Prince recibir un pase bombeado”, disecciona Lino López, “en ese momento, la defensa se relaja, porque piensa que es ella la que va a tirar, pero realmente en el lado contrario Scott recibe otro bloqueo ciego para quedar liberada”.

Con la adrenalina por las nubes, varias horas de autobús encima y pocas de sueño, la voz del preparador todavía guarda las secuelas de un partido tan duro como satisfactorio: “Hay otros días en los que estas situaciones tácticas no funcionan, pero la verdad es que en esta ocasión salió redonda”. Lino López no lo niega. Es un entrenador al que le gusta la pizarra y su equipo maneja siempre una amplia carga táctica, lo cual resulta un arma de doble filo, porque “cuando hay que recambiar a una jugadora a mitad de temporada, o se pierde la pretemporada, como este año Prince, les cuesta más entender el juego del equipo. Afortunadamente en los últimos años hemos tenido la suerte de poder mantener a parte del bloque. Se fueron jugadoras importantes, pero la base del equipo siguió y eso para nosotros es fundamental, porque las que llegan tienen más facilidad para entenderlo y, además, puedes sumar opciones nuevas a las que ya tienes e ir creciendo sin empezar de cero”.

Pero ni todas las plantillas son igual de receptivas a estas cuestiones tácticas ni todos los entrenadores plantean de la misma forma esta parcela del juego. Algunos se ciñen a su libro de jugadas y juegan año tras año igual independientemente de las baloncestistas que dirijan. Otros van renovando su “playbook”, adaptándolo y variando durante la campaña. Lino López apuesta por lo segundo. Él las busca y las encuentra y esa conjunción hace posible “tener la suerte de contar con jugadores que son inteligentes tácticamente y se pueden adaptar a la idea que tenemos”. Después está su cintura para evolucionar sobre la marcha, para “sacar el máximo rendimiento al potencial que cada una tiene”.

López pone un ejemplo claro. Vanderwal le confesó que nunca antes había jugado en el poste hasta este año y lo cierto es que el Uni Ferrol sacó esta campaña infinidad de ventajas en acciones de este tipo gracias a su superioridad física respecto a otras bases. De eso se trata, “de ver las ventajas que puedes sacar de cada jugadora, en qué situación táctica y adaptarte a ello”.

Pero, ¿de dónde saca un técnico la inspiración? La respuesta es obvia, “de ver mucho baloncesto”, aunque hay otras muchas vías para hacerlo. Además de estudiando lo que hacen otros equipos, Lino López se inspira en las propias ventajas que detecta en su equipo, en las pistas que le dan las jugadoras en los entrenamientos o en la forma en que estas leen los sistemas o las defensas. “A partir de ahí tratas de introducir variaciones que creen esas situaciones favorables”. El preparador apunta una clave más que juega a favor de su equipo y es que “los conceptos de nuestro juego se mantienen en todos los sistemas y eso, con la polivalencia de las jugadoras que tenemos, te permite tener ventajas en distintas opciones independientemente de quién esté en pista. Cuando tienes poca rotación, ante una baja o en ciertas situaciones de partido, es importante que todas sepan lo que tienen que hacer en cada posición”.

diariodeferrol.com
foto: D . Alexandre