Con la voz quebrada y lágrimas mojando sus palabras, Bea Sánchez cerró ayer su segunda etapa como jugadora del Star Center Uni Ferrol. Lo hizo, como no podía ser de otra forma para una jugadora que en los últimos años se convirtió en santo y seña de la entidad, arropada por parte de la plantilla de la que fue capitana y entre el afecto de directivos y personal vinculado al club.

La pívot del Puerto de Santa María puso fin a un exitoso ciclo en el que tanto ella, a título individual, como la entidad ferrolana vivieron sus mejores temporadas en la elite del baloncesto español. Bea Sánchez toma “otro camino” para seguir creciendo como jugadora después de, como recordaba el presidente de la entidad, Leopoldo Ibáñez, “ayudar a crecer a nuestro club”.

Desde que llegó a Ferrol en esta segunda etapa, Bea Sánchez fue ganando protagonismo hasta convertirse en una de las piezas angulares de los  notables logros que el Uni Ferrol alcanzó en los últimos ejercicios. Sus números y su explosivo carácter la convirtieron en un referente sobre la pista y su implicación con la entidad –directamente vinculada a la escuela del club y a sus categorías de base– en uno de los estandartes de la afición ferrolana. Vistiendo la camiseta del Uni, Bea Sánchez alcanzó también la selección absoluta, con la que se proclamó Campeona de Europa.

El que fue su técnico en los últimos años, Lino López, se deshacía ayer en elogios hacia una jugadora “que siempre da el máximo y es una gran profesional. Siempre me gustaría tenerla en mi equipo. Me he alegrado de cada éxito que ha ido consiguiendo como si fuese propio y deseo que sea muy feliz y siga triunfando”
El adiós de Bea Sánchez y de María Pérez Araújo, con la que conformaba una de las parejas interiores más solventes de la Liga Dia, obligará al Uni Ferrol a reestructurar completamente su plantilla. Por ello su presidente confía en que los esfuerzos que está haciendo la entidad sirvan para suplir estas bajas como ya sucedió en el pasado.

diariodeferrol.com