Con la renovación de Shereesha Richards, Cadí la Seu da por cerrado el capítulo de caras ya conocidas en la plantilla para la temporada que viene. Y la dirección deportiva del club catalán celebra por todo lo alto poder retener a seis de las integrantes del grupo que a punto estuvo de clasificarse para el play off. Por otro lado, ello significa que la entidad de la Seu d’Urgell ya da por descartada Helena Oma y, como avanzó Lokos, no pudo conseguir alargar el contrato con Caitlyn Ramirez un año más.

El Cadí la Seu 2018/2019 tiene por el momento seis piezas confirmadas: Andrea Vilaró y Ariadna Pujol que tenían contrato garantizado, Yurena Díaz que cumplirá también una segunda temporada sin hacer servir la cláusula de salida que había firmado, y las renovadas Georgina Bahí, Mehryn Kraker y Shereesha Richards. La pivote jamaicana ha mandado las últimas horas el contrato firmado después de llegar a un acuerdo con la entidad catalana. Richards está actualmente jugando en una liga de verano australiana. Debutó el pasado sábado siendo la líder indiscutible de Frankston Blues, un equipo de cerca de Melbourne que traviesa por un mal arranque de competición.

El equipo que continuará entrenando Bernat Canut, también renovado esta primavera, ha anunciado las últimas horas por las redes sociales que con la firma de Reese Richards se da por cerrada la etapa de renovaciones, ello es tanto como decir que no cuenta ya para el próximo curso ni con Oma, ni con Ramirez, ni con Nogaye Lo, que se autodescartó un día después de finalizar la temporada. Tampoco no tiene pues cabido en decimosexto proyecto urgelense de Liga Día la barcelonesa Marta Montoliu, después de cuatro años en Sedis Bàsquet.

Lokos ya anticipó que Caitlyn Ramirez, la jugadora más valiosa de Cadí este último curso, no volvería por ahora al baloncesto español. Ello era tanto como reconocer que había rechazado la última oferta de la Seu. Todo apunta que jugará en Israel. Justamente, el sitio que ha ocupado la pivote de Oklahoma es uno de los huecos para el cual el club catalán centra sus mayores esfuerzos en atinar de lo lindo. Aunque muy probablemente vuelva a hacer una apuesta de las suyas. La NCAA vuelve a ser un horizonte donde fijarse.

Más allá de una alapivot y una pivote que se complemente con Bahí bajo los aros, los otros dos puestos que tiene libres el equipo es el de una base -y se busca una base pura y no una combo como fueron el pasado año Macarena Rosset, Andrea Vilaró o Marta Montoliu para dirigir el equipo al lado de la canaria Díaz- y el de una exterior que aporte energía y velocidad. Vaya, alguien de un perfil similar al de Helena Oma. La jugadora de Terrassa cedida por el Girona era la primera opción que contemplaba Sedes Bàsquet. Ahora mismo ya no contempla esa opción.

Fuentes oficiales del club que acaba de contratar a Bea Sánchez y Laia Palau han asegurado que Oma, después de su excelente rendimiento en la Seu, es jugadora de las de Eric Surís a todos los efectos. También los agentes de Oma han comunicado a Cadí la Seu que la jugadora tiene intención de jugar y estudiar en Girona. En resumen, la entidad urgelense pasa página e intentará abrir nuevos capítulos. Siempre que se pueda, el club leridano pretende apostar por jugadoras jóvenes, prometedoras, nacionales y con hambre de progresar trabajando. Dos nombres que Cadí ha tenido en la agenda y cumplen dichos requisitos -y que la dirección deportiva de la entidad pretendían que fuese la pareja de baile de Yurena Díaz-: Aina Ayuso y Laia Flores.

TONI SOLANELLES MOLLAR
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)