Cadí la Seu ya ha atado la que tiene que ser su ‘center’ para la próxima temporada. Cassie Oursler, de 23 años y 193 centímetros debe ser el referente interior del equipo que volverá a entrenar Bernat Canut, aunque ello no quiere decir que sea titular indiscutible.

El club catalán continua apostando por jugadoras polivalentes, jóvenes y en plena proyección. La dirección técnica del club ilerdense confía mucho en las cualidades divisadas en la pivote de la Universidad de Buffalo, en el estado de Nueva York.

El conjunto catalán buscaba tener entre sus cuatro previsibles jugadores interiores una ‘5’ pura. No la había tenido en las últimas temporadas y con Oursler, Cadí la Seu espera hacer un paso adelante para poder atajar más y mejor las rivales ‘grandes’. Cassie Oursler asegura un buen juego de espaldas al aro y una amenaza constante en el uno contra uno bajo el tablero. Sus condiciones de tiro y rebote son más que aceptables. Oursler, que empezó su etapa universitaria en la Robert Morris para terminarla más cerca de la ciudad dónde nació (Grand Island) un día de San Valentín del 1995, en la University at Buffalo, ha promediado casi 14 puntos por partido y más de 7 rebotes en un equipo, el de su universidad, que se clasificó en la fase de las 16 mejores de la NCAA, del que ha sido una de las líderes.

Con un 50% de acierto en tiros de campo y un más que aceptable 82% en lanzamientos libres, Oursler puede ser una buena amenaza a media distancia, sin olvidar, asegura el club, que su altura no le impide correr con acierto y desparpajo en las transiciones ofensivas. Y otra de las cosas que más valora la entidad de la Seu d’Urgell, tiene margen de mejora y sus referencias tanto deportivas como personales, más allá de su hambre por crecer, son muy buenas. “Todas las referencias están muy bien y son muy buenas”, apunta el vicepresidente y director deportivo del club, Pep Ribes, que usa una frase contundente: “Perfil Sedis Bàsquet total”.
Ribes añade algo más sobre las características que les han llamado la atención de Oursler:

“Estamos convencidos que no irá muy muy bien. Es una pivote de verdad y con buenas condiciones y calidades”. Y aún remarca: “Haremos un paso hacia adelante en el juego interior. Cassie será capaz de ‘pegarse’ con las 5 grandes de la liga, cosa que no teníamos estos últimos años.” No es que la dirección deportiva no esté satisfecha con las piezas con las que ha contado, especialmente con las que ha tenido esta última temporada. Pero es que coincidían en la plantilla casi únicamente 4 o, como mucho, 4,5.

El Cadí 2018/2019 tendrá ‘center’ aunque ello no quiera decir que Oursler sea titular indiscutible. Ni mucho menos. El club continua confiando en tener un ‘roster’ muy polivalente y complementario, que permita tener multitud de combinaciones. Hasta el momento, el club ya tiene contratadas ocho de las diez piezas que quiere poner al servicio de Bernat Canut. Junto a Cassie Oursler, en el juego interior por ahora Cadí cuenta con Georgina Bahí y Shereesha Richards, ambas renovadas. El juego exterior se da por cerrado con Andrea Vilaró y Ariadna Pujol que tenían contrato en vigor, Mehryn Kraker que ha alargado un año más su vinculación, y la incorporación de la navarra Irati Etxarri. Y en la dirección de juego sigue Yurena Díaz.

La entidad está ahora a la espera de contratar una base que se complemente con Díaz -y si es posible que tenga características totalmente diferentes a las de la canaria- y una alapivot con buena mano. Ambas la irá a buscar en el mercado europeo, aunque bien podría ser que la jugadora interior proceda, como Oursler, o también Kraker, Richards o Pujol de la NCAA. En cualquier caso y según el club, “el perfil continua siendo incorporar jugadoras jóvenes, con talento, capacidad de trabajo y ambición de mejora”.

 

TONI SOLANELLES MOLLAR
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)