Es el primer fichaje internacional de Cadí para la próxima temporada. Cassie Oursler debe ser la 'center' que el equipo de la Seu no ha tenido los últimos tiempos. Nacida en Grand Island, en el estado norteamericano de Nueva York, cerca de la frontera con Canadá, un día de San Valentín de 1995, Oursler debe ser una de las referencias interiores del conjunto que entrenará Bernat Canut. Se mueve muy bien de espaldas al aro y su capacidad de intimidación y rebote con sus 193 centímetros es más que notable. De hecho, ha sido una de las jugadoras más destacadas de su universidad, la de Buffalo, clasificada para el top 16 global. Entre todas las universidades (NCAA) americanas.

Segunda de cuatro hermanos (tres chicas y un chico), ha terminado la etapa universitaria, tanto académicamente como a nivel deportivo. Se ha graduado en psicología y asegura que los niños son lo que más le llena aparte del baloncesto. De hecho, no descarta montar más adelante una guardería y, por ahora, se ha conformado con hacer de canguro de dos niños un par de veces a la semana. Así se ganaba también un dinero. Se define como extrovertida, cariñosa, divertida y asegura que daría lo que fuera para hacer feliz a la gente que ama. Explica que su familia está tanto o más expectante que ella con la aventura que iniciará a finales de verano y asegura que su referente baloncestístico es Stephanie Dolson, una WNBA que apenas tiene tres años más que ella y que "juega de manera similar a mí; así que puedo aprender de ella ".

¿Tenía claro eso de iniciar una carrera baloncestística profesional?
Desde el momento que decidí que quería jugar al baloncesto en la universidad sabía que querría jugar hasta donde el cuerpo me permitiera. Esto, por tanto, quería decir también jugar a nivel profesional. Además, siempre he querido ver diferentes partes del mundo y sabía que el baloncesto me lo podría facilitar.

Llega al baloncesto profesional tras un buen paso por el baloncesto universitario. ¿Qué balance hace de su trayectoria en la NCAA?
He tenido la oportunidad de jugar tres temporadas en la NCAA y ha sido muy bueno para poder ver el nivel que había en el deporte universitario. Jugando contra todos estos equipos hemos demostrado que a pesar de ser una universidad (UB) de un nivel medio hemos podido competir y estar a la altura de las grandes universidades.

Cadí espera mucho de usted y de su juego cerca del aro pero también de otras habilidades como un buen tiro y correr bien en las transiciones. ¿Cómo se define? ¿Cuáles son sus puntos fuertes?
Yo tendría que decir que la mayor sutileza la tengo jugando dentro. Pero no sólo eso. Cuando empecé a jugar, yo sólo era una jugadora interior, pero a medida que han ido pasando los años me he centrado en explotar otras virtudes como la agilidad o el tiro, para así poder ser multidimensional. Me gusta jugar de espaldas a la canasta, pero también salir fuera y amenazar con tiros de media distancia.

¿Hace mucho que supo del interés de Cadí?
Hará un par de semanas. Fue la primera oferta que recibí. Y enseguida supe que era una buena oportunidad, así que acepté.

Vamos, que no le costó demasiado decidirse.
Realmente no fue una decisión difícil. Mi agente estaba muy convencida de la propuesta y me ayudó a recopilar toda la información que necesitaba antes de aceptar.

¿Estaba muy al tanto de la liga española?
No sabía demasiado sobre la liga española, pero sí tenía claro que España era uno de los países más destacados donde yo quería jugar.

De Cadí y la Seu aún debería saber menos.
Nunca había oído hablar de la Seu. Pero cuando recibí la oferta investigué un poco con mi padre y nos pareció un buen lugar.

Creo que usted coincidió un tiempo con Judith Solé -pivote catalana internacional española en selecciones inferiores que hasta este año también ha jugado en la NCAA-. ¿Mantuvieron algún contacto?
Sí, consulté con Judith a ver qué sabía ella. Me explicó que la Seu está a una hora y media de su casa. Que conocía algunas de las jugadoras, que están en la órbita del equipo nacional español.

Ahora que ya ha firmado, ¿qué espera de la experiencia?
Honestamente, estoy a la expectativa. Es mi primera experiencia fuera de mi país y como baloncestista profesional. Por lo tanto, estoy abierta a todo lo que la experiencia me pueda ofrecer.

¿Qué retos se fija?
Mi objetivo es trabajar para poder seguir mejorando mi juego y con un poco de suerte poder aportar buenas cosas para el equipo. Y tengo una buena dosis de confianza depositada en el equipo, en obtener más victorias que derrotas. Sé que hay buenas jugadoras.

Cuatro jugadoras del equipo han pasado por la NCAA. ¿Conoce alguna?
No conozco ninguna excepto Ariadna Pujol, que me contactó para presentarse y pedirme si tenía alguna duda o si necesitaba algo. Fue bonito.

Le tocará adaptarse a un 'mundo nuevo'.
Bueno, este es otro de los retos: otro idioma y un entorno completamente nuevo. Pero yo soy una persona de mentalidad abierta y estoy muy entusiasmada ante la posibilidad de empezar esta nueva aventura.

A su edad todavía pocas cosasle deben preocupar, supongo.
Realmente no me preocupa demasiado nada de mi vida futura. Tengo una gran familia que me rodea. Supongo que la preocupación principal es que siempre he querido tener una estabilidad económica y poder ayudar con dinero y atenciones mis hermanos pequeños. Sé que si trabajo duro conseguiré alcanzar mis retos. Por lo tanto, si yo quiero algo trabajaré para conseguirlo.

Por cierto, usted comenzó su etapa universitaria en Robert Morris pero cambió esta universidad por la de Buffalo.
Dejé Robert Morris para poder estar más cerca de casa y poder ayudar económicamente a mi familia y que, al mismo tiempo, no tuvieran que hacer tantas horas de viaje para venir a verme. Mi hermana tuvo un pequeño susto con una enfermedad y eso me hizo dar cuenta que quería estar más cerca de casa en ese momento. Estar en casa estos últimos cuatro años me ha permitido trabajar además de estudiar y así poder ayudar a mi padre económicamente. Es padre soltero con cuatro hijos.

¡No está mal! Veo que la familia es importante para usted.
La familia es muy importante para mí, sí.

Pues ahora marcha bien lejos de casa...
Toda mi familia está muy emocionada con esta nueva experiencia que iniciaré. Ya están buscando fechas y vuelos para poder ir a la Seu a visitarme. Mi hermana pequeña ya ha estado buscando todo lo que hay que saber sobre España e incluso ya ha hecho una lista de todo lo que me llevará cuando me visite. Son mis mejores fans.

Termino. Usted luce el 31 en la camiseta. ¿Por algún motivo especial?
Mi tía llevaba este número cuando era más joven. Me parezco mucho a ella y soy igual de alta. Ella siempre me animó a aceptarme tal como soy y valorar mi altura. A amarme como mujer alta. Ahora, mi hermana, que también juega, lleva el 13 porque es mi dorsal pero invertido.

TONI SOLANELLES MOLLAR
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)