La veterana base barcelonesa dice que «no pensaba que volvería a jugar en casa, porque me había acostumbrado a hacer las maletas» en la presentación como jugadora del Spar CITYLIFT Girona
Fichar Laia Palau siempre había sido un sueño escondido de la gente del Uni Girona. Un sueño de aquellos que sólo se explican en voz baja. Convencer para venir a Fontajau la base del Ros Casares que se proclamó campeón de la Euroliga en 2012, o que repitió título con el Praga tres años más tarde, era una operación casi utópica. Pero, por aquello de lo que no sea por no preguntar, Pere Puig hizo la consulta más de un verano. Hasta que, hace unos meses, después de ver como la base barcelonesa se había echado atrás de su decisión de retirarse jugando en Australia fichando por Bourges francés, y anunciando que volvería a la selección española para jugar el Mundial, Puig y la gente del Uni lo volvieron a probar. Y esta vez la respuesta fue afirmativa. Laia Palau les dijo que sí, que jugaría con el Spar CITYLIFT Girona. «No pensaba que volvería a jugar en Cataluña, la verdad es que ya estaba acostumbrada a hacer las maletas y jugar en el extranjero pero, esta vez, ya diferencia de otros años, me apetecía mucho decir sí a Girona», dijo ayer Laia Palau en una presentación en la sede de la empresa CITYLIFT, en la que explicó que una conversación con la también base Nuria Martínez fue determinante a la hora de terminar de decidirse a dar el paso y venir en Girona: «Le llamé para que la conozco y porque ha jugado al nivel que he jugado yo y sé cuál es su nivel de compromiso y exigencia dentro de la pista; necesito que mi equipo haya, como mínimo, una jugadora como Nuria ».

El pasado 29 de abril, el Spar CITYLIFT Girona perdió el segundo partido de la final liga contra el Perfumerías Avenida en Fontajau. Un 61-77 que volvía a llevar el título, por tercer año seguido, hacia Salamanca, pero, a pesar de la dureza del golpe, esa misma noche algunos de los responsables no podían evitar una pequeña sonrisa cuando decían que «la próxima temporada volveremos intentar con más fuerzas ». Entonces ya sabían que, además de las renovaciones de Buch, Colhado y Nuria Martínez, también contarían con Laia Palau. La barcelonesa aún tenía por delante buena parte del play-off de la liga francesa con el Bourges y, por ello, la gente del Uni tuvo que guardar el secreto unos días. Ayer, sin embargo, el presidente del club gerundense, Cayetano Pérez, pudo hacer de maestro de ceremonias de la presentación de Laia Palau en la sede de su empresa, CITYLIFT, que es uno de los dos patrocinadores principales del club. «Para nosotros es un día de ilusión, porque poder fichar Laia Palau era un objetivo y un reto para nuestro club, no es necesario que se explique su palmarés pero estamos convencidos de que su gran experiencia en la pista nos ayudará a competir mejor la próxima temporada ya seguir creciendo como club », dijo Cayetano Pérez en la que, curiosamente, fue la primera presentación ante medios de comunicación de la carrera de Laia Palau después de fichar por clubes como Ros Casares, Bourges, Polkowice o Praga.
Competitiva a los 38 años

Camino de los 39 años, los hará este septiembre, Laia Palau dejó claro ayer que «creo que todavía tengo baloncesto dentro y aquí, junto a Nuria, puedo ayudar al equipo pero, como ya he dicho alguna otra vez, no soy en Lebron James ». La base barcelonesa lo ha ganado todo, o casi en el mundo del baloncesto, pero reiterando la comparación con el alero de los Cavaliers quería dejar bien claro a todos que no aterrizará en Fontajau a hacer el papel de estrella. Palau no ha sido nunca especialmente anotadora y, como la definía el director deportivo del Uni, Pere Puig, el día que se anunció su fichaje, «es una jugadora que mejora sus compañeras». Y con este espíritu de sumar vuelve Laia Palau a una Liga Femenina-1 que ha «seguido poco» desde que salió de un Ros Casares que la había ganado sin perder ningún partido con Roberto Iñiguez en el banquillo. «Tengo que volver a conocer los equipos, las jugadoras jóvenes ... Esta es mi trabajo», explicaba ayer Palau, que no tiene ninguna duda de que ella y Nuria Martínez son compatibles en la pista. «No creo que con 38 años ahora me convierta en una escolta anotadora, pero es claro que podemos jugar juntas con Nuria. Sólo hay que mirar a la selección española, donde jugamos con Anna Cruz y Marta Xargay, que todas son bases ... Siempre he creído que tener dos bases juntas en la pista es bueno para un equipo », responderá Palau que, sin embargo, «sobre cómo jugaremos lo deberías preguntar a Eric (Surís), porque mi trabajo aquí es tratar de entender lo que él me pida y hacerlo».

Laia Palau admite que, en un futuro no muy lejano, le «gustaría» ser entrenadora, pero mientras «pueda jugar mejor estar dentro de la pista que en la banda». Y, de momento, jugará en «un proyecto consolidado como el de Girona que está compitiendo bien y llegar a las finales». «Siempre he pensado que jugar las finales es lo más importante, después con suerte puedes ganar algún título. A ver cómo nos va en la Copa, en la Eurocup ... Tengo ganas », dijo Palau, que también ha« hablado mucho »de Girona con su compañera a la selección y al Praga Marta Xargay. Laia Palau no ha firmado por dos temporadas: «Es un 1 + 1, porque esto es como los matrimonios, primero hay que conocer y ver si nos entendemos».

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat

Google Translate (sin revisar)