No se trata de ser optimista ni pesimista. Es mera cuestión de plazos y lo cierto es que, con el calendario en la mano, parece cada vez más complicado que el nuevo parquet de A Malata esté listo a tiempo de que el Baxi Ferrol juegue sobre él su primer partido como local en la competición de liga, el 17 de octubre.

¿Estará el parquet listo para el inicio de la liga?
No es imposible, pero el tiempo apremia y desde la concejalía de Deportes no dan garantías de ello. “Hacemos todo lo que podemos, y es un tema prioritario”, asegura el edil resposable del área, Suso Basterrechea, pero reconoce que lo ve “complicado”.

¿Por qué no avanza el proceso?
Según explica el edil, el expediente se encuentra en un limbo legal entre la fase de intervención y la de contratación. Tiene asignada una partida económica para su ejecución y las bases técnicas del proyecto están redactadas, pero todavía quedan por completar las bases administrativas. La entrada en vigor de la nueva ley de contratación administrativa es el escollo al que desde el ejecutivo se alude para justificar este retraso. Pero lo cierto es que no ocultan que los más de cuatro meses que lleva en proceso esta actuación es un periodo a todas luces excesivo. El propio concejal no se atreve, al menos públicamente, a dar una fecha para que los trámites avancen. “No está en mis manos. Es un tapón que está afectando a esto y a otras obras que también son prioritarias”, advierte.

¿Qué plazos se manejan en la obra?
La situación es crítica, pero no irreversible. Tan pronto se supere este punto de contratación e intervención, el proceso se agilizará radicalmente y una vez que vaya a la Xunta de Goberno y salga a concurso Suso Basterrechea confía en que en poco más de un mes esté todo resuelto. “El concurso va a ser muy simple. Yo calculo que en medio mes esos trámites de licitación estén resueltos, y otro medio mes para la ejecución de la obra”, resume. Pero llegar hasta ahí es lo que está retrasándolo todo. Además, teniendo en cuenta que O Parrulo y el Baxi Ferrol compartirán las instalaciones, las obras han de adecuarse también al calendario del equipo de fútbol sala –al que desde la entidad de Leopoldo Ibáñez no quieren importunar–, que disputa su primer partido de liga en Ferrol el 15 de septiembre. Si la cosa se prolonga hasta entonces, habría que ejecutar la obra aprovechando los quince días entre un partido como local y el siguiente.

¿Podría el Baxi Ferrol jugar en Esteiro?
La entidad no se plantea, al menos oficialmente, esa posibilidad. Dos son los motivos que, en principio, hacen inviable que el equipo juegue sus partidos de nuevo en Esteiro: Por una parte, la normativa de la FIBA que prohíbe disputar partidos oficiales con canastas colgantes como las de este pabellón. El club contó en las últimas campañas con un permiso especial de la Federación Española para hacerlo, pero desde hace un par de temporadas el máximo ente del baloncesto nacional apremia al Uni Ferrol a solventar este aspecto. Pero, sobre todo, existe un problema de aforo. Actualmente el club supera los mil socios y todavía está pendiente de que renueven sus abonos familiares parte de los jugadores de las categorías de base, por lo que fácilmente podría superar los 1.200 socios. Incluso sin poner entradas a la venta, sería imposible dar cabida a todos ellos en Esteiro.

diariodeferrol.com