La pretemporada no pudo comenzar peor para Marina Delgado, que en el primer partido de esta etapa de preparación del Baxi Uni Ferrol frente al Bembibre Embutidos Pajariel sufrió una fuerte torcedura en su tobillo izquierdo.

Aunque en un primer momento se barajó la posibilidad de que incluso padeciese algún tipo de fisura, las pruebas a las que ayer fue sometida descartaron ese diagnóstico. La base mallorquina, sin embargo, sí sufre un esguince de grado dos que la obligará a estar tres semanas en el dique seco.


Ayer mismo, la inflamación en la zona era todavía tal que no pudo someterse a ningún tipo de tratamiento, más allá de un emplasto para rebajar la hinchazón. Delgado, que se lesionó en la última jugada de la primera parte, deberá estar con muletas durante una semana antes de comenzar una recuperación que, en el mejor de los casos, oscilará en total entre las dos y tres semanas. Así, será baja para buena parte de lo que resta de la pretemporada.


No fue la única damnificada de este partido, puesto que Ani Calvo también se torció uno de sus tobillos. En su caso, sin embargo, el alcance de la lesión es mucho menor y, aunque podría descansar por precaución en el partido de mañana, de nuevo ante el Bembibre Embutidos Pajariel, no debería de tardar demasiado en reincorporarse al trabajo con el resto del grupo.


Los tobillos están siendo el caballo de batalla de la plantilla del Baxi Ferrol en este arranque de la campaña. Elen Gustavsson también arrastró molestias en uno de los suyos toda la pasada semana, aunque está prácticamente recuperada ya.


Aunque el cansancio condicionó el duelo del miércoles y el margen de mejora es todavía amplio, las primeras sensaciones que las pupilas de Carles Martínez dejaron en su debut en Cedeira fueron muy positivas.

 

foto: D. Alexandre
diariodeferrol.com