Cadí la Seu jugará la final de la Lliga Catalana Femenina. El equipo leridano consiguió la clasificación al derrotar in extremis (63-62) un correoso Sant Adrià, que pese a la bajas y gracias al poder interior de la maliense Mariam Coulibaly, dominó la mayor parte de la previa de la competición. Andrea Vilaró se puso su equipo a la espalda y con un triple a dos segundos para el final culminó una notable remontada.

El conjunto que entrena Bernat Canut empezó muy acertado, y gracias a Georgina Bahí y Mehryn Kraker situó en tres minutos un 9-0 en el marcador. El dominio inicial de Cadí fue un espejismo, y a medida que Coulibaly y su compatriota Minata Keita empezaron se pusieron las pilas y impusieron su fuerza bajo los aros, las leridanas se fundieron poquito a poco. Llegaron al final del primer cuarto con una ligera ventaja 15-9 (min 8), pero un impactante 0-21 en menos de diez minutos puso por delante a las de Glòria Estopà (15-30 min 17).

A Cadí se le atragantó el poder de Coulibaly, y con la supuesta segunda unidad encima del parqué, no sólo no podía frenar la maliense en defensa. En ataque estaba muy errática. Sólo un par de canastas de Anniina Äijänen lograron atajar la sangría que las barcelonesas estaban provocando en un segundo tiempo de claro dominio de un Sant Adrià que hizo jugar un par de juveniles con el descaro propio de la mejor cantera del baloncesto femenino español.

Los diez puntos que tenía de margen el conjunto barcelonés al descanso (21-31) era un claro reflejo del dominio del Sant Adrià. El juego interior era determinante. La baja de la urgelense Shereesha Richards se hacía notar. La vuelta de los vestuarios no cambió el decorado. El dominio en el marcador daba una soltura notable al Sant Adrià ante el estrés de un Cadí que se terminó encomendando en Kraker. La alero americana anotó diez puntos casi consecutivos que permitieron a las leridanas acortar las distancias (38-43). Pero después emergería la figura de la danesa Maria Jespersen para mantener las de Estopà por delante. Y aún se ampliarían las diferencias en los primeros compases del último periodo.

Los errores se repetían en un lado y en el otro, pero un nuevo triple de Jespersen disparaban el Sant Adrià (43-55) cuando quedaban menos de siete minutos para el final. Fue aquel el momento de Cadí. Fue el momento que, principalmente Andrea Vilaró, sacara la garra. Defendiendo, recuperando balones, sumando canastas… hasta poniendo un taponazo a Coulibaly. Con Vilaró espoleando a su equipo, Cadí protagonizó un parcial de 13-0 (con dos triples seguidos de Vilaró i Merritt Hempe) que le hizo pasar adelante después de muchos minutos (56-55).

Faltaban 2’45’’ para el final de los 40 minutos. Hubo un intercambio de golpes más o menos certeros pero una canasta con adicional de Hailey Dunham parecía abrir un agujero (58-62) notable en las alturas de partido en las que se estaba. Pero Kraker, con un canastón al estilo ‘bomba’ y Andrea Vilaró con un triple orquestado con toda la intención después de mirar fijamente cuanto tiempo faltaba para terminar el partido dieron el triunfo a Cadí. El último tiro de Dunham no entró y Spar Citylift Girona espera el domingo (19.30 h) en su pabellón de Fontajau a las leridanas. Reeditan la final del año pasado.   

CADÍ LA SEU (63): Díaz 6, Vilaró 10, Kraker 16, Äijänen 6, Bahí 9 -cinco inicial-, Etxarri 5, Pujol 1, Sklepowicz, Hempe 10 y Palma. 6 de 8 tiros libres; 18 de 40 tiros de 2; 7 de 22 triples; 28 rebotes (23 de defensivos y 5 de ofensivos); 17 faltas, sin eliminadas

SNATT’S SANT ADRIÀ (62): Peña 2, Wright 3, Jespersen 13, Dunham 7, Coulibaly 15 -cinco inicial-, Ayuso 5, Keita 9, López, Galve 6 y Carbonell 2. 7 de 9 tiros libres; 20 de 48 tiros de 2; 5 de 17 triples; 37 rebotes (28 de defensivos y 9 en ataque); 15 faltas, sin eliminadas


TONI SOLANELLES MOLLAR
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO
fotos: FCBQ