Sin descanso. Laia Palau y Bea Sánchez, medallistas de bronce con la selección española en el mundial de Tenerife, hicieron ayer el primer entrenamiento con el Spar CITYLIFT con los ojos puestos en los dos primeros títulos de la temporada: la Liga Catalana -el domingo contra el Cadí la Sede- y la supercopa española -el miércoles próximo contra el Avenida- . "Ya tenemos ritmo de competición y sólo falta adaptarnos, pero está claro que los objetivos los tenemos ahí delante mismo", señala Palau (39 años), la capitana del equipo español en Tenerife.

La andaluza Bea Sánchez vivió su primera jornada como jugadora gerundense porque, a diferencia de Palau, no fue presentada antes del mundial. "He elegido Girona por la ambición del club, porque aspira a hacer frente a la Avenida y porque me permitirá debutar en competición europea y, por tanto, un paso adelante en mi carrera", asegura la ex jugadora del Ferrol, que reconoce que no sabe aún qué rol tendrá al equipo. Con Colhado y Reisingerova en la plantilla, es probable que juegue muchos minutos en la posición de 4.

Palau también resta importancia a la posición en la que juegue en la pista, sea de base o de escolta. "En la selección casi todas somos bases y funciona."

 

Cambage, la Messi australiana

Aunque el bronce mundialista ha sido considerado un gran éxito por las mismas jugadoras, Palau admite que la semifinal contra Australia la podrían haber ganado. "Salvando las diferencias, Cambage es la Messi de Australia y si tiene un buen día es prácticamente imparable; sabíamos que era una jugadora de altibajos y que teníamos que hacer que no viera la luz, pero fue espectacular. Con todo, creo que, aparte de los Estados Unidos, todos los grandes países tenemos un potencial similar ", añade la jugadora barcelonesa.

 

Lluis Simon
foto: J. Sabater
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)