Laia Palau y Bea Sánchez se incorporan a los entrenamientos del Spar CITYLIFT Girona tras su bronce Mundial, previendo que las buenas actuaciones de la selección española y el aumento de la inversión económica en la liga harán que «cada vez haya más miradas sobre nosotros »

Domingo ganaron la medalla de bronce con la selección española en el Mundial de Tenerife. Tras la celebración, recepciones institucionales, pasar por casa a cambiar la maleta, ayer ya estaban en Girona entrenándose con el Spar CITYLIFT de cara a la primera final de la temporada, la de pasado mañana, domingo, en Fontajau contra el Cadí con el título de la Liga Catalana en juego. «Está claro que no hemos tenido tiempo de desconectar, pero esto es siempre así ...», reconocía la veterana Laia Palau, que, con Eric Surís al fondo de la sala de prensa, no se ahorró la broma que sus compañeras «corren mucho». Palau tiene claro que «aterrizamos en un equipo que ya está bien trabajado y llegamos dispuestas a adaptarnos lo más rápido posible, a competir, a ganar el domingo y si también podemos ganar el miércoles (Supercopa contra el Avenida), también fantástico». A su lado, el ex pívot del Ferrol Bea Sánchez tenía claro que «venir aquí es un paso adelante en mi carrera y tenía ganas de llegar para estar con las nuevas compañeras, competir, luchar por los títulos, jugar en Europa ... »

Laia Palau y Bea Sánchez vivieron, y sufrir, en primera persona la exhibición de la australiana Liz Cambage en la semifinal del Mundial. «Era un partido que podría haber ganado, pero si tu tienes en Messi a tu equipo y tiene un buen día, pues todo es complicado. Cambage es una jugadora muy determinante y Australia, aunque todo el mundo pregunta siempre por los Estados Unidos, es una selección que está en nuestro mismo nivel », recordó Palau, que, sin embargo, dejó claro que« estamos muy contentas con el bronce, hemos hecho un muy buen trabajo en este mundial ».

Las buenas actuaciones de la selección española en el marco de un baloncesto femenino que, a pesar del claro dominio de los Estados Unidos, es cada vez más competitivo, también acabará repercutiendo en la liga española a juicio, por ejemplo, de una Bea Sánchez que se ha trabajado mucho su carrera en clubes como Ferrol, Bembibre, Avilés o Canarias. «En el mundial se han visto equipos como Francia, Canadá o Bélgica que podían ganar todos aunque no acabar en el podio, ya la liga creo que cada vez también está pasando más con muchos más equipos que pueden ganar partidos y ser competitivos» , dijo ayer Bea Sánchez, mientras Laia Palau apuntaba: «desde mi desconocimiento de la liga porque llevo muchos años fuera», que proyectos «como el de Girona, que ha dado un paso más de ambición, o el de Valencia, sólo viendo las instalaciones que tienen allí, son muy bienvenidos ». Un mayor nivel en la competición que debería servir para que el baloncesto femenino enganchara, al menos alguna parte, de las buenas cifras de audiencias que tuvieron los partidos de la selección española en el reciente mundial. «Ojalá, cada vez hay más miradas puestas en nosotros ... De repente tampoco seremos en Pau Gasol, pero si la liga es cada vez más potente, esto hará que tengamos más visibilidad», dijo Palau.

Marc Verdaguer
diaridegirona.cat
Google Translate (sin revisar)