Más de mil plazas de A Malata ya tienen nombre y apellido para ver los partidos del Baxi Ferrol. El equipo se encuentra inmerso en la organización de la temporada que arranca este fin de semana con el Open Day que se disputará en el Pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz. Pero, aunque han superado con creces la masa social del club de la temporada pasada, que era de 835 abonados, esperan que los datos actuales se incrementen ya que aún quedan más de doscientas personas que todavía no han renovado su abono.

El traslado a A Malata tendrá una gran novedad. El acceso de los aficionados del Baxi se digitaliza «con el fin de tener un mayor control y poder disponer del número exacto de las personas que acuden a cada encuentro», detallan desde el club. Una medida que no comparte el otro club de Primera División que convive, O Parrulo. La entidad de fútbol sala impuso la temporada pasada su propio sistema con un acceso que «registra el número de entradas vendidas, número de asistentes contando los abonados, etcétera» y los aficionados no tienen un asiento fijo.

Los mayores retrasos en cuanto a la puesta a punto de A Malata llegan con respecto al parqué. El día 18 de este mes finalizará el plazo presentar ofertas al concurso municipal para acometer la obra y el 23 está previsto que se reúna la mesa de contratación para escoger la empresa. Esto implica que previsiblemente no estará disponible para los dos primeros dos partidos del Baxi, reconocen desde el club, que esperan que se renueve en noviembre. De hecho, tanto el primer equipo de O Parrulo como la escuela entrenará toda esta semana en A Malata y los equipos de Ligas Gallegas de la Escuela en principio jugarán este finde en el pabellón.

Doble sesión de entrenamiento

En el terreno deportivo, las jugadoras del primer equipo realizaron ayer una doble sesión de entrenamiento en el pabellón que se repetirá hoy. Mañana el trabajo será por la tarde, el jueves desarrollarán el ejercicio matinal y por la tarde emprenderán el viaje a Madrid.

Carla Elías
lavozdegalicia.es
foto: César Tomil