Asumir la dirección de un equipo tras la destitución de un compañero no es plato de buen gusto para ningún entrenador. Hacerlo en la delicada situación en la que se encuentra el Baxi Ferrol, menos.

Sin embargo, para Sandra Prieto aceptar el ofrecimiento de Leopoldo Ibáñez para, cuando menos, dirigir al conjunto ferrolano este sábado ante el Bembibre tras la destitución de Carles Martínez es, ante todo, una cuestión de “responsabilidad”. Por eso, más allá del vértigo que la nueva situación le produce, la joven entrenadora ferrolana tiene claro que afrontará el reto con la misma dedicación que siempre ha trabajado en todos sus equipos.

Tiene ante sí una papeleta muy difícil, ¿cómo se ha tomado esta designación?
Me cogió un poco de sorpresa, fue más una imposición que una pregunta, pero son circunstancias que hay que asumir. No podría decir nunca que no. He estado con estas jugadora desde el principio y no puedo dejarlas solas.

El año pasado ya tuvo que dirigir puntualmente al equipo en ausencia de Lino López y ahora vuelve a tomar las riendas en una situación también anómala. Seguro que nunca se imaginó debutar así.
Todo entrenador quiere que llegue este momento. Entrenar a este nivel es mi sueño, lo que siempre quise, para lo que he trabajado, pero está claro que ni pensé que fuese esta semana ni de esta manera y no es plato de buen gusto que sea así. No voy a mentir: tengo miedo, estoy nerviosa... Son muchas cosas porque, además, el equipo está en una situación complicada. Pagar la novatada de esta manera no le gusta a nadie, pero sería de cobardes salir por la puerta de atrás. Además, tener a Ricardo Aldrey a mi lado es como una valeriana. Cuando Leopoldo Ibáñez me ofreció la posibilidad de que estuviese a mi lado ni lo dudé. También me tranquiliza que esté Roger Font con el trabajo físico por las mañanas... A ver si entre los tres podemos sacar esto adelante.

¿Ve a este equipo capacitado para revertir la situación?
Si cada una pone lo que tenga en ella, que todas tienen algo que aportar, creo que podemos tener una plantilla, quizás no para estar arriba, pero sí para competir, pero tenemos que ser capaces de juntar el pequeño talento de cada una. El talento es algo subjetivo, abstracto, discutible. Hay jugadoras que hacen cosas muy bien y poniendo eso a disposición del resto creo que se puede hacer un equipo sólido para competir con ilusión y ganas.

¿Qué debe cambiar en el Baxi Ferrol para que las cosas mejoren?
El primer tema que hay que tocar es levantar los ánimos, que no cunda el pánico. Cuando hay un cambio la mente humana se activa de una forma especial. Yo ya lo noté el lunes. Las jugadoras estaban muy receptivas y les di las gracias por su actitud y compromiso. Hubo cambios en la manera de atacar, que creo que es una de las cosas que nos estaba fallando, no lo hacíamos con soltura.

¿Se podrá ver algún cambio en el partido ante el Bembibre o es pronto?
Esto es como una bomba de relojería que está en marcha y tienes cuatro días para cambiar cosas que no funcionaban y tratar de que salgan bien de aquí al sábado. Es poco tiempo, pero hay que confiar en que modificando un par de cosas en las que podemos hacerles daño al menos podamos competir y levantar los ánimos.

¿Le preocupa mucho la cuestión anímica y cómo pueda afectar la destitución de Martínez a la plantilla?
En el primer entrenamiento les dije que son decisiones de las que nos tenemos que mantener al margen. Les pedí que vengan a entrenar como si fuese una fiesta. Es cierto que de Lugo nos fuimos muy tristes y eso se percibe en la cara y lo nota la gente. Yo quiero que el sábado los aficionados nos vean y digan “estas chicas vienen a ganar”. Después se podrá ganar o perder, pero que se vayan con la sensación de que nos hemos dejado la piel. Creo que la afición, y también las propias jugadoras, se merece un Baxi diferente, con una actitud diferente y vamos a intentar dárselo.

Por lo que ha dicho la directiva, el tándem con Ricardo Aldrey en el banquillo no tiene fecha de caducidad. Si las cosas van bien y se ve otra actitud podrían continuar.
Eso no lo sé. De hecho, ahora mismo, no lo quiero ni pensar. Estoy centrada en el trabajo de esta semana y el partido del sábado. El club sabe que mi profesión –Sandra Prieto es profesora de Primaria– requiere mucha dedicación. En lo demás, estaré en cuerpo y alma para el Baxi Ferrol.

diariodeferrol.com
foto: J. Meis