El nuevo entrenador del Zamora CF, Lucas Fernández, reconoció ayer en declaraciones a este periódico que "la mano mía, como la de Javi Miguel, ya se notaban antes en la forma de jugar del equipo. El Club tiene unas líneas que le identifican, un baloncesto que le gusta hacer y es el que promovemos. Es obvio que no se va a ver blanco donde había negro, porque nosotros solo podemos hacer aquello en lo que creemos y creemos en esa manera de hacer baloncesto y de jugar", aunque puntualizó que "trataremos de aportar matices y gestión de situaciones que serán diferentes porque ahora somos nosotros los que las tenemos que gestionar, pero no podemos ponernos un tiempo. Queremos seguir evolucionando, queremos seguir desarrollando para que todo el mundo sea capaz de sumar cosas en esta segunda vuelta", señaló en declaraciones a este periódico el técnico manchego.

Lucas Fernández ha reflexionado a lo largo de la semana y se muestra convencido de que "ya hay cosas en las que hemos mejorado como es el hecho de que, en esta semana y media, ya hemos podido entrenar con un ritmo parecido al que, en la primera vuelta nos permitió ser competitivos. Y eso ya es un punto positivo", del partido del sábado, Lucas Fernández se queda con "los minutos en que el equipo se sintió fresco y pudo jugar el baloncesto al que nos tiene acostumbrados" aunque "tenemos que ser capaces de extender esos buenos momentos que tuvimos en la pista y de reducir en la medida de lo posible aquellos en los que el acierto no nos acompañó, a través de defensas más duras, de elecciones de ataques diferentes. El equipo está trabajando sobre ello y estoy convencido de que lo plasmará".

El entrenador del CD Zamarat no dudó en añadir que "el sábado pasado me gustó todo el equipo, no puedo decir algo que no me gustó pero sí hay cosas de las que debemos aprender. Somos realistas y sabemos qué errores vamos a cometer y en qué momentos, entonces lo que tenemos que intentar es aprender de esos errores sabiendo la realidad que ahora el equipo tiene. Nos gustaría tener un ritmo altísimo durante 40 minutos pero si solo lo podemos tener durante 25, tendremos que gestionarlo. En eso estamos, en gestionar los momentos buenos que tenemos y los que no, estar preparados para seguir siendo competitivos".

Lucas Fernández reconoce que la situación física de la plantilla ha mejorado sensiblemente en los últimos días y confía en que Marina Delgado pueda estar disponible el sábado contra Gernika: "Todo progresa con los tiempos que tenemos previstos: Sandra, Ylenia y Natalie cada vez más incorporadas y con mejor ritmo. Y con Marina vamos dando pequeños pasos, tenemos que apurar todas las opciones para ver cómo llega al final de la semana y considerar el viernes si estará disponible. No la vamos a descartar, vamos a apurar todas las opciones. No jugaría al nivel que a todos nos gustaría pero vamos a apurar todas las opciones".

Manuel López Sueiras
laopiniondezamora.es