El Spar CITYLIFT Girona ganó en la pista del Quesos El Pastor (61-67) en un partido que resultó ser más complicado de lo esperado por los intereses del conjunto entrenado por Eric Surís. Aún así, la trabajada victoria hace que las gerundenses sumen catorce triunfos consecutivos en la Liga Día, donde continúan el frente de la clasificación.

Pero lo cierto es que las gerundenses hicieron un partido espeso, donde sólo anotaron dos triples a lo largo de los 40 minutos, obra de Murphy. Además, Surís decidió no hacer jugar Hampton, que arrastraba unas molestias y «hemos decidido que no jugara pensando en lo que nos viene, pero no es nada grave", declaraba el técnico gerundense al finalizar el partido.

El juego interior del Uni, con Dongue y Colhado, fue clave para conseguir la victoria. La de Mozambique anotó 16 puntos y capturó 6 rebotes, mientras que la brasileña hizo 16 puntos y capturó 6 rebotes. Ambas fueron las jugadoras mejor valoradas.

El partido comenzó con una tónica que las de Fontajau inesperados. Las locales, agresivas en defensa, pusieron por delante el marcador (11-9), aunque al final del periodo las gerundenses iban dos puntos por encima (15-17).

Tras un primer cuarto igualado, parecía que las gerundenses no querían dejar el trabajo para úlitma hora y consiguieron una máxima ventaja de doce puntos (19-31). Una diferencia que parecía suficientemente amplia para que las chicas de Surís pudieran afrontar el resto del partido con tranquilidad y hacer rotaciones pensando en el partido del miércoles de Eurocup en la pista del Szekszard húngaro. Pero las locales no dieron el brazo a torcer y con un parcial de 12-0 en dos minutos volvía a igualar el partido (31-31). «De manera inconsciente hemos pensado antes de tiempo con el partido de Europa cuando todavía quedaba mucho trabajo», decía Surís el final. Sin embargo, el Uni fue con ventaja al descanso gracias a una canasta de Laia Palau (31-33).

En el tercer cuarto, se continuó con la igualdad de los 20 primeros minutos, aunque las gerundenses nunca fueron por detrás el marcador y tenían ventajas de entre uno y seis puntos. No fue hasta a partir del ecuador del último cuarto que el conjunto de Fontajau no pudo encarrilar el partido y conseguir un triunfo bastante trabajado (61-67)