Una alud de triples y una sensacional Andrea Vilaró (36 créditos de valoración) fueron demasiado para un IDK Gipuzkoa que presentó batalla durante el primer cuarto gracias al acierto de Lyndra Weaver, pero que no pudo mantener el ritmo anotador de Cadí (77-57). Si a eso se li añade una buena defensa que permitió recuperar un buen número de balones a la vez que forzaban una vez tras otra hasta diecinueve pérdidas de las vascas explican mucho de lo que pasó en la Seu.

 

El partido fue un reflejo de lo que está siendo la temporada. Las donostiarras empezaron muy bien pero fueron perdiendo fuelle, mientras Cadí se mantenía firme, sin dejarse atenazar por las rachas que permitían a las visitantes acercarse. Jugando de forma coral y recuperando piezas que en las últimas jornadas parecían tener más dudas de lo normal (Mehryn Kraker firmó cinco de los once triples catalanes). Las de Bernat Canut no bajaron nunca los brazos, más bien lo contrario, ante un conjunto, el preparado por Azu Muguruza, al que se le atragantó la tenacidad catalana. El recuperado acierto desde la larga distancia. La garra de Andrea Vilaró.

Kraker acertó el primer lanzamiento sólo empezar. Un triple. Y el segundo. Otro triple. De hecho, la tercera canasta del Cadí también vino desde más allá de los 6,75. Ahora era el turno de Yurena Díaz, todo un seguro de vida en el tiro de media y larga distancia. Con el 9 a 4 parecía que las catalanas podían empezar a abrir hueco. Nada más lejos de la realidad. Cuando Lyndra Weaver calentó la muñeca y comenzó a recibir balones (se creó espacios ella misma a la mínima que pudo, también), IDK equilibró un encuentro alocado. Intercambio de canastas. Intensidad en defensa y en ataque. Juego físico... La americana de Gipuzkoa anotaría doce puntos en el primer cuarto para desesperación de sus defensoras, que no acababan de saber por dónde cogerla.

De hecho, fue Weaver quien dio el primer y prácticamente (habría otro al inicio del segundo cuarto) única ventaja vasca: un 17-18 cuando le restaba un minuto y medio al primer periodo. Vilaró no se quería quedar atrás y con dos contraataques tras recuperación de balón permitió que las de la Seu fueran a la primera parada por delante. Un solo punto, sin embargo. Lara González, a quien Azu Muguruza dio más minutos que a la teórica base titular (Iva Brkic), situaría el 21-22 sólo iniciarse el segundo cuarto. A partir de entonces el blanco-y-azul de Cadí se empezó a imponer. Claramente. Weaver ya no jugaba tan cómoda en ataque. Y con un parcial local de 16 a 1 (con cuatro triples casi consecutivos) en poco más de cinco minutos, las leridanas pusieron los cimientos al decimotercer triunfo de la temporada. Tantos como el curso pasado cuando todavía falta media segunda vuelta por disputarse.

Cierto que el tiempo muerto solicitado por Muguruza cuando quedaban cuatro minutos para el descanso dio aliento a las suyas. Y con tres jugadoras teóricamente interiores  a la vez (Sarr, Weaver y una incorporada al parquet Vionise Pierre-Louise, que asumiría bastante protagonismo en este tramo), IDK protagonizó un parcial de 0 a 8 que pareció que le volvía al partido (37-31). La garra bajo los aros de Shereesha Richards y otra diana de Kraker sobre la bocinapermitirían a Cadí ir al vestuario con un buen colchón (42-31). En la reanudación, Canut intentó desquiciara las rivales ordenando una defensa zonal. Fue tan sólo una pequeña muestra para volver inmediatamente a la lucha individual. Con todo, las vascas habían conseguido cinco puntos seguidos y volver a reducir, por tanto, las diferencias (42-35).

Se iniciaba un tramo de partido otra vez alocado. Casi más que en primera cuarto. Y con un intercambio de canastas mucho más exagerado. Brutal. Si Kraker clavaba un triple, Weaver se volvía. Si era Nystrom, replicaba Hempe. Si el acierto venía de Brkic, Krakerse lo devolvía (otra vez). Con todo, Cadí saldría mejor parado. Y el tercer cuarto también fue favorable a las urgelenses, que terminarían con trece puntos de margen y la sensación que a pesar de la lucha que ofrecía Gipuzkoa y un arbitraje protestado por ambas partes (y que a las de la Seu sólo permitió que lanzaran tres tiros libres en todo el partido), la situación la tenían bien controlada las chicas que prepara Bernat Canut.

Dos canastas muy rápidas y seguidas -de Andrea Vilaró e Irati Etxarri- llevaron a Cadí a una máxima diferencia (diecisiete puntos, 65-48) momentánea sólo iniciarse el último cuarto. Vale que Pierre-Louise y Weaver trataban de tirar del carro. De su carro. Pero el encuentro ya estaba más liquidado que otra cosa. Ariadna Pujol pondría la lucha en el rebote para convertir una canasta con una bandeja a aro pasado  (¿o tal vez era de espaldas directamente?). Y por mucho que IDK llegara a ponerse de nuevo a doce puntos (69-57), la gasolina ya no daba para más. Sólo hay que ver que en los últimos cinco minutos de partido sólo hubo tres canastas. Todas de Cadí. Y que las vascas (vía Nystrom) incluso erraron los dos tiros libres que tuvieron.

Los veinte puntos de margen hacían justicia a lo ocurrido sobre el parqueé. Veinte puntos eran, son, la diferencia que, al menos por ahora, hay entre catalanas y vascas. Entre un Cadí que recupera el average respecto las donostiarras y un IDK que tendrá que luchar para estar en el play-off sin opciones, prácticamente ya, de poder entrar entre las cuatro o las cinco primeras plazas de la clasificación. Las urgelenses se mantienen en los puestos de honor. Por méritos propios. Para triunfos como los de esta semana. El decimotercero. Como el 13 de Andrea Vilaró. Probablemente la MVP de la jornada.

 

 

 

CADÍ LA SEU (77): Díaz 11, Vilaró 19, Kraker 15, Bahí 2, Hempe 9 -cinco inicial-, Etxarri 9, Äijänen, Richards 10, Sklepowicz, Pujol 2 y Palma. 2 de 3 tiros libres; 21 de 45 lanzamientos de dos; 11 de 23 triples; 36 rebotes (23+13); 15 faltas, una eliminada: Richards (min 40).

IDK GIPUZKOA (57): Brkic 6, Aduriz 2, Erauncetamurgil 2, Weaver 22, Sarr 4 -cinco inicial-, González 6, Olabarria, Westfeld, Nystrom 5, Iparragirre y Pierre-Louis 10. 7 de 11 tiros libres; 19 de 42 lanzamientos de dos; 4 de 10 triples; 31 rebotes (23+8); 13 faltas, sin eliminadas

Parciales: 21-20; 42-31; 61-48, 77-57

Incidencias: se guardó un minuto de silencio en memoria de la abuela de Irati Etxarri.

 

TONI SOLANELLES MOLLAR
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)