Una triple carambola salvó al Mann Filter. Las aragonesas dependían de ellas mismas, pero hicieron un partido para olvidar. Esperaban los resultados del Bembibre y Al-Qázeres para ocupar la octava plaza. Y como las leonesas y las cacereñas perdieron, al equipo preparado por Fabián Téllez le tocó la lotería. El miércoles jugarán en Salamanca a las 20.30 y el domingo en casa a las 12.15.

 

El equipo aragonés no respondió a las expectativas, aunque es claro que el Gernika es un equipo superior al zaragozano. Solo respondió a lo esperado la afición que abarrotó el pabellón Eduardo Lastrada, hasta los pasillos y las escaleras. Fue bonito el calor de la cantera de Corazonistas que apoyó al Filter, el homenaje a Anabel Márquez, de Star Dance, y los bailes de salón y los partidos escolares de los descansos. Pero el equipo local no dio espectáculo. Como buen equipo ciclotímico, el Filter tuvo esta vez el día malo.

Fue siempre por detrás en el marcador, mientras el Gernika era llevado en volandas por Willians. En los primeros 20 minutos nadie se salvó de la quema y las locales sumaron unos pírricos 18 puntos por los 30 de las vascas. Pero la benévola afición local veía la botella medio llena. Jugando tan mal el Filter estaba en el partido.

El tercer cuarto la cosa fue a peor. Hasta de 20 puntos se fueron la vizcaínas. Entonces tiró de raza Irene Lahuerta, secundada por Vega Gimeno y una Knight que nunca falla. Pero el Filter tiró tres cuartos a la basura y la reacción del último cuarto llegó demasiado tarde.

R. Martí
elperiodicodearagon.com
foto: LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO