Segunda derrota en tres partidos en casa para el Spar CITYLIFT, que pasado mañana abre los cuartos al mejor de tres y con el factor pista contra el Araski

 

La mejor noticia es que pasado mañana hay partido. Será el cuarto seguido en casa en liga, contra el Araski, el primero de los cuartos de final, al mejor de tres y con el segundo el fin de semana en Vitoria. Allí, en Mendizorrotza, comenzó el descenso del Spar CITYLIFT. Desde el 3 de marzo, el 71-79 con el Avenida en la final del único título FEB que se resiste a la Uni, el equipo ha perdido su máxima anotadora (Murphy) y la que valoraba más (Colhado ), con respecto a efectivos. En resultados: 5-6 de balance con tres derrotas en casa, la de la semifinal europea y en dos de los tres últimos y intrascendentes partidos de liga. Y sin dos titulares del equipo que estableció su récord de victorias seguidas en la liga (17), la dinámica tiende a la destrucción.

 

Reisingerova ganó el salto inicial a Sarr. Con tanta contundencia que envió el balón fuera, junto a la banqueta de Azu Muguruza. De ahí que las dos primeras luchas dieran la posesión al Uni. Cuando llegó la tercera disputa con las jugadoras en el suelo, a 13 segundos del descanso (30-40), ambos hacían zona. 2-3 el Spar CITYLIFT (desde el tiempo muerto de Eric Surís a 03:37 y 25-37) y de ajustes las vascas. Una muestra del menú de degustación que se servía, ayer.

El Spar CITYLIFT, liderado por Hampton -7 de los primeros 9 puntos, triple incluido (5-0 tras ofensivo de Reisingerova) -, fue a menos a medida que el Gipuzkoa anotaba: 3/6 triples en el primer parcial ( 7-5, 9-11 y 13-16). Sin ver el aro de lejos -sólo Oma asistida por Palau tras tiempo muerto (28-37) -, en el segundo cuarto Leia y Julia aparecían, con cuentagotas y siempre asistidas por el otro interior (Sánchez 23-26 y 25-29 o Hampton 30-37). Y Ibaeta? A su: 0-8 y 25-37 de Sarr bajo el aro para dar el control a las visitantes: 30-40, triple de Olabarría antes de la tercera lucha y el paso por los vestuarios.

segundas partes

El guión en el tercer cuarto repitió la estructura inicial: de más a menos. Y en lugar de Hampton, el faro ofensivo fue Reisingerova, con 8 de los primeros 10 puntos de las gerundenses castigando la pintura vasca (el otro fue de la estadounidense). Dongue añadía a la causa (44-49 y 49-53) y Williams le daba sentido con su primer triple (47-53). El segundo fue el 57-61 a 2:59 del final. La primera canasta local en el último cuarto la había hecho Nuria, 52-61 a cuatro minutos. Rosó hacía enloquecer al público: 61-63, triple a 24,4 segundos.

Hampton, que hizo el 64-67 de ocho metros, frontal y en tablero en el último instante, quiso detener el tiempo con su segunda falta. Pero era la tercera de equipo y la siguiente y que hacía subir la bandera de bonus, de Williams a 11 segundos, la pitaron antideportiva: de 4,60 m 61-65 Brkic y 61-67 Sarr en la posterior posesión.

Borja Sánchez
lesportiudecatalunya.cat
Google Translate (sin revisar)