Cadí pegó primero en la serie que le enfrenta a IDK Gipuzkoa para obtener un billete para las semifinales. El conjunto catalán, liderado por una soberbia Andrea Vilaró, se apuntó el primer triunfo en un cruce de play-off al mejor de tres. Las leridanas mandaron casi siempre.

Y aprovecharon su mayor y mejor profundidad de banco a la par que un acierto notable producto de la paciencia y una muy buena circulación de balón. Aun con eso, las de Azu Muguruza tuvieron sus opciones, y con Tach Sarr y Lyndra Weaver al mando de las operaciones, más una Kathryn Westbeld muy efectiva también en ataque, mantuvieron el equilibrio muchos minutos. Pero un parcial de 15 a 2 a caballo del tercer y el último cuarto sentenció el choque.

Los muchos centímetros de qué dispone el quinteto de Muguruza -que durante muchos minutos, por ejemplo, hizo coincidir en pista a Sarr, Weaver y Westbeld- puso en dificultades al Cadí. Pero las de Bernat Canut disponen de una Andrea Vilaró en estado de gracia y ultra motivada. En sólo 25 minutos anotó 29 puntos con una serie impoluta de seis de seis triples. Si a ella se le añaden jugadoras con la consistencia y fiabilidad de Georgina Bahí, Yurena Díaz y Shereesha Richards más las cada vez más enchufadas Ariadna Pujol e Irati Etxarri, el Cadí, que a lo mejor no tiene estrellas pero acaba practicando un baloncesto estelar, tiene mucho de ganado.

Cierto que durante muchos minutos, Sarr y Weaver pusieron en apuros a las catalanas. Y cuando Westbeld y Onintza Aduriz coincidieron encima del parqué dando buenos resultados hasta llegaron a poner por delante a IDK (35-36 min 17). Pero Vilaró no estaba dispuesto a rendirse, al menos, de buenas a primeras. Y su carácter contagió a sus compañeras, que supieron casi siempre buscar la mejor opción. Sin prisas, pero como gota malaya buscando acciones certeras. Ahora desde la lejanía, después debajo del aro. Ya en el tercer cuarto, el Cadí cogió un cojín de entre ocho y diez puntos que aunque no era definitivo si les daba cierta calma en un juego coral y poco dubitativo.

Y una vez las de Bernat Canut supieron sacarse de encima la incomodidad que les podía acarrear la defensa vasca y con IDK yendo siempre a remolque, acabaron protagonizando un parcial de 15 a 2 que a la postre sería definitivo. Del 65-58 después de un triple de Westbeld a un 80-60 que a falta de cinco minutos para la conclusión fue la sentencia. Vendrían después minutos de cierta confusión local producto de los múltiples cambios para empezar a reservar fuerzas. Vendrían los minutos que Iva Brkic aprovechó para anotar siete de sus nueve puntos y dejó el marcador más ajustado de lo que probablemente se había visto sobre la pista.
Y que conste en acta que hubo batalla. La hubo, ciertamente. Pero el asalto, el primero de la serie, fue claramente del color blanquiazul de Cadí la Seu. Domingo al mediodía, en el Josean Gasca de Donosti llega el segundo embate. Las guipuzcoanas querrán alargar la serie. La catalanas intentaran certificar el pase a la semifinal para poder volver a casa… a descansar antes de una nueva guerra. Si pueden, aquí nadie quiere que se acaba la liga. Al menos, aun no.

CADÍ LA SEU (84): Díaz 9, Vilaró 29, Kraker 3, Bahí 12, Hempe 3 -cinco inicial-, Etxarri 6, Richards 12, Pujol 10, Äijänen, Sklepowicz y Palma. 15 de 16 tiros libres; 21 de 41 lanzamientos de 2; 9 de 22 triples; 36 rebotes (28+8); 16 faltas cometidas, sin eliminadas

IDK GIPUZKOA (73): Brkic 9, Erauncetamurgil 2, Nystrom 7, Weaver 19, Sarr 18 -cinco inicial-, Aduriz 4, González 1 y Westbeld 13. 8 de 12 tiros libres; 22 de 45 lanzamientos de 2; 7 de 17 triples; 27 rebotes (22+5); 15 faltas, sin eliminadas

Parciales: 22-18, 43-40; 67-58; 84-73

TONI SOLANELLES MOLLAR
LOKOS X EL BALONCESTO FEMENINO (LA SEU)